martes, 5 de abril de 2016

RELATO " LOS MARCIANOS VIENEN DE TURISMO "

Para el concurso " El Marciano" de Círculo de Escritores.
   Foto yo con un marciano

Llegamos a media tarde al hotel. Nos instalamos en la habitación. Recorrimos las estancias del hotel y lo que nos ofrecía entorno. Nos asomamos al balcón de la habitación y se veía un paisaje maravilloso. Bajamos a la cafetería y tomamos unas cervezas. En las mesa de al lado, un par de parejas solas tomaban unos cafés y unos matrimonios con niños tomaban unos refrescos.


Paseamos alrededor del hotel hasta la hora de la cena. A la entrada de comedores nos recibió el Maître y nos indicó la mesa a sentarnos, era un comedor pequeño muy acogedor. De fondo se escuchaba música que invitaba al relax. Del comedor de al lado se escuchaban murmullos, gritos, silbidos y ruidos extraños. 

El camarero cerró la puerta y cenamos una cena estupenda riquísima. Antes de irnos a acostar nos dimos un paseo alrededor del hotel. Quisimos llegar al pueblo pero sólo estuvimos en la entrada. A la derecha una cuesta grande, subía al castillo. Del final de la cuesta bajaba un grupo qué
 desde allí, tenían un aspecto muy extraño. Cansados decidimos regresar al hotel y ya en la habitación fuimos a dormir.

Por la mañana temprano nos despertaron los silbidos y el murmullo de la gente. Un grupo grande siempre hace más ruido en una excursión. Después de ducharnos bajamos al comedor a desayunar, el Maître nos indicó el comedor pequeño.

   —Pueden coger del otro comedor lo que les apetezca del buffet. De momento está vacío, pronto llegará un grupo grande y sería difícil acceder a las cafeteras y los alimentos.

Desayunábamos, el ruido, los gritos, los silbidos y murmullos comenzaron de nuevo en el comedor de al lado. Preguntamos al camarero que pasaba, nos dijo que era un grupo grande que habla otro idioma. 


Visitamos el pueblo y subimos al castillo. Allí estaba un grupo de gente, tenían mal aspecto, demacrados de color verdoso, con arrugas muy marcadas, los ojos deformes y por orejas trompetillas. Nos parecieron raros, dado hoy que las modas son diversas, no debemos extrañarnos de la apariencia. 

Subimos las escaleras de caracol de la torre del castillo, bajaba una señora que enfadada que nos dijo: 

   —No hay derecho nos tratan como a borregos parecemos números en vez de personas.

Con un guía y nos mostró un habitáculo y unas tumbas de templarios enterrados. Escuchamos atentamente la historia del castillo.  

Terminamos la visita, la señora que anteriormente se quejaba bajaba a nuestro lado un poco asustada. Nos contó que en su hotel pasaba algo anormal, nos dijo que la gente que lo habitaba de noche caminaba por las paredes dando saltos. Estamos sometidos a un horario que no nos da tiempo ni a comer, ni hacer nada. No nos dejan reposar ni cinco minutos ni ante, ni después de cenar porque entra un grupo grande raro. Estaban sometidos a un estrés tremendo. Le pregunté: 

         — ¿En qué hotel se aloja? 

  —En el Spa Hotel Sierra de Cazorla-

        —Es el mismo que nos alojamos nosotros, y se descansa bien. Solo hay un grupo grande de turistas extranjeros que hablan extraño. Le dijimos.

      —Yo no vuelvo a ese hotel ni loca -nos contestó.

Regresamos al hotel a la hora de la cenar. De nuevo en el comedor de al lado se oía los mismos silbidos, murmullos y gritos. Cenamos incómodos por la incertidumbre, y lo que nos contó la señora. Le pregunté al Maître: 

      — ¿Qué pasa en el otro comedor? hay ruidos y voces extrañas allí.

   — Hay tres grupos y son extranjeros, hablan idiomas extraños. 

    
La noche era oscura y hacía frío, desde el balcón miramos hacia el castillo alumbrado, vimos la gente rara trepando por las paredes agarrados a los acantilados y dando grandes saltos, subiendo en vertical al castillo. Se introdujeron en una especie de óvalo con mucha luz. 

De pronto una nave brillante sale de la torre dando destellos y desapareció en el cielo. Los marcianos vinieron de turismo a conocer la Tierra y la naturaleza en La Sierra de Cazorla.



663 palabras 
                                 


   Foto de marcianos  de Circulo de Escritores
                
                               
               



Publicar un comentario