martes, 9 de mayo de 2017

FERIA DE SEVILLA

¡Hola compañeros! una vez os mostré un viaje que hice a Sevilla para conocer la ciudad y unos amigos que había conocido por internet. Pero ahí no quedó la cosa, al año siguiente, y varios años más fuí en primavera, dos coincidiendo con la Feria de Abril. Por supuesto que me gustó mucho. La primera vez fui sola y la siguiente con mi marido. Pero hoy os voy a hablar de mi experiencias en la feria. Me alojé en casa de Maite, que vive en Sevilla, tenía a su padre con Alzheimer en la residencia donde trabajo y hoy en día a su madre. Se casó con un sevillano y formó su familia en Sevilla.

Viajé un viernes en bus por la noche y por la mañana me estaban esperando un matrimonio amigo y Marga que me iba a conocer ese día, me había invitado a la feria. El sábado estuve con mis amigos sevillanos y el domingo comenzaba la feria con una cena y el encendio. Ese mismo día otra pareja amiga Lali y su marido me tenían preparado varios vestidos de gitana para elegir el que mejor me quedara.

El Domingo fui con Marga, la amiga que me había invitado a la feria, pudimos disfrutar de la cena y ver el encendido. El lunes fue mi estreno a vestirme de gitana. Fui a casa de mi amiga Lali y ella me ayudó a ponerme el traje elegido. 

La cena del pescaito frito y el encendido a las 12 de la noche. Las normas para esa cena son ir a la fiesta, las mujeres bien preparadas y los hombres de corbata.  La caseta que pertenecía  a mi amiga como socia era la de los pintores. Tuvimos una buena cena. Solo pueden ir dos personas por socio, en este caso fui yo la invitada. Fué una casualidad que la caseta era de los pintores, pues mi amiga es socia cómo fueron sus padres,(el padre era pintor) no lo llegue a conocer. Allí me presentaron a buenos pintores sevillanos.

100 años del primer avión por los cielos de Sevilla 


Portada de dia 

Encendido de las bombillas en la portada  y de la feria (370.000 bombillas) vimos el encendido desde la Caseta "Zona Cero" Asociación de Pintores y artistas la calle Ignacio Sánchez Mejías.




Posé para una fotógrafa francesa
 
Me compré esta toquilla
Asomada a la puerta

El lunes me vestí de gitana, en casa de mi amiga Lali. Me probé tres trajes y elegí el que mejor me quedaba, el más ligerito. Pedro y su hijo me acercaron hasta el centro, en coche y cuando me baje una turista japonesa y una fotógrafa profesional fancesa me sacaron unas fotos. Con mi amiga Marga me fui en autobús a la feria a almorzar. Antes nos dimos un paseito por el ferial. Las Calles tenían nombres de toreros. El ambiente era alegre muy con mucho colorido por las casetas y los trajes. El calor iba haciendo mella en nuestros cuerpos. Entramos en la caseta y nos refrescamos tomando unas cervecitas sin alcohol.

Mesas puestas para la cena 
Detalle del decorado
Bailando de caseta en caseta
Disfrutamos de la cena del pescaito frito, riquísimos y platos típicos. El menú constaba de: Jamón, queso, lomo y carne, gambitas de Huelva, salpicón de marisco, variedad de pescaito frito, solomillo con guarnición verduras y papas fritas. De postre: Variedad de pastelitos. Toda la cena regada con manzanilla, cava y rebujitos.
Las paredes decoradas con carteles 

La música y las sevillanas sonaban y bailábamos al compás sin parar. Íbamos de caseta en caseta donde estábamos invitadas. Cansadas regresamos a casa sobre las tres de la madrugada.

                                                            
Me gustaba mucho ver pasar a las calesas y caballos llenas de gente muy guapa.

Maribel y yo en la feria al año siguiente vino desde Huelva



    








                
Los jinetes montados en caballos iban parando frente a las distintas casetas, tomaban cerveza, manzanilla y rebujitos más que para  refrescarse. Los caballos tenían su lugar para comer y beber en un sitio de la feria.

                                   
El ambiente en todo Sevilla y en la feria era un ir y venir de calesas, caballos, gente vestida para la feria dispuesta a lucirse, comer y baile juerga y más música y baile. La verdad que se rezumaba alegría por todos los rincones.  Durante la semana fuimos casi todos los días. Menos el dia final que vimos los fuegos artificiales desde la Plaza de España.

Con Marga descansado 




Las dos en el tranvía 

  
Comiendo pescaito con Marga
                                                       
                                               Con un grupo de amigos que nos conocidos eses día 





Vinieron de Cádiz y de San Fernando amigos para conocernos, comimos y fuimos a la feria todos. 

Tras el almuerzo se escuchaban los sonidos de las castañuelas. Las mesas se retiraban y dejaban sitio para la algarabía y el jolgorio. las sevillanas sonaban en todo el ferial. 

En cada rincón de Sevilla está preparada para recibir turismo y la gente por la mañana, tarde, noche a la feria.
Puesto de venta de chucherías y helados de azúcar 
          

El recinto estaba lleno de lugares para tomar helados frescos y helados de algodón, churros y variedad de chucherías.

Fuegos artificiales
La noche fue bonita, le acompañé a casa a mi amiga y volví a descansar a casa de Maite, que vivía muy cerca de la Plaza de España tuve un contratiempo que me dio miedo. Presencié un robo, podéis leerlo pinchando Aquí

Espero que os guste, me ha costado mucho subir las fotos. 



Publicar un comentario