martes, 31 de mayo de 2016

VIAJE A SEVILLA

    Hoy os voy a contar como de una amistad de un chat se puede  hacer  amigos. Entrábamos en el chat del programa la Ventana de la Comunidad de la Cadenaser, hoy desaparecida. Allí tuve mi primer contacto con internet y hice mi primer blog durante ocho años y entre  el blog y el chat  hice amistades con gente de muchas provincias gallegas, asturianas, andaluzas,Madrid,etc. No nos conocíamos lo suficiente como para poder emprender una amistad duradera. Pero en el chat nos conocíamos con el avatar, pero  las bromas y risas cuando entrábamos era para pasar un rato agradable. Mi avatar era Pintora y  el de mi marido Desnudo. 

  Pues estando de vacaciones en primavera en Extremadura decidimos bajar a visitar Sevilla  cuatro días (Sevilla la visitamos por primera  vez en verano del 90 antes de la Expo, estaba todo en obras, nada tiene que ver el verano con la primavera, hacía un calor de 50º después de salir de comer. Solo se podía pasear de muy  temprano o de noche y con niños pequeños fue un cáos). Lo comunicamos a los amigos del chat que si había algún sevillano y nos quería conocer íbamos a ir entre el 4 al 8 de Mayo del 2009, dijimos en que hotel pernotaríamos. No les faltó tiempo a algunos amigos de Sevilla para en privado pedirnos el teléfono móvil para comunicarnos cuando estuviéramos en Sevilla, entre ellos un matrimonio de Jaén.  

      Recuerdo que fue la semana después de  la feria de abril por lo que no la vimos por que no había reservas de hoteles. Sevilla estaba esplendorosa y bonita en primavera. Para cuando llegamos al hotel ellos estaban en la puerta esperándonos. Fuimos a comer juntos.


Bess, Lolito, de Jaen , Laly,  Norton, Pintora, RC , Desnudo y  el marido de RC. de Sevilla

  Comimos en un restaurante que ellos ya conocían y habían hecho una reserva. Y después de comer, fuimos a visitar los lugares más emblemáticos de Sevilla como el Barrio de Santa Cruz, La Plaza de España, La catedral, la Giralda, La torre de Oro, y el Parque de Mª  Luisa. 


 Comimos  cerca del Barrio de Santa  Cruz y comenzamos allí nuestra   visita. 
                                        
   El barrio de Santa Cruz es uno de los más visitados de Sevilla, puede que el más hermoso pero también uno de los que tiene una historia más desconocida. Donde nuestra amiga RC que había nacido allí nos contó y nos enseñó las callejuelas y rincones mas desconocidos y parte de sus  anécdotas, las historias, las curiosidades, el arte, los misterios y las leyendas de Sevilla. 

                                          
                                                          Plaza de Santa Cruz de Sevilla. Detalle de la Cruz de la Cerrajería.




     
    Judería de Sevilla, me quedé  enamorada de sus calles  estrechas y sus  rincones 

                                                            Los patios lucían esplendorosos llenos de macetas y flores
                                                                         Lo mismo  de bonitos estaban sus  balcones y terrazas con las  flores

                                                               Edificio en la  calle del Agua en el barrio de Santa Cruz


  Me gustaron mucho la arquitectura de algunas casas los rincones, las  plazas, las calles, sus  gentes.



  Las  tiendas de cerámicas preciosas, compré un reloj  para  mi amiga  que al volver  celebraríamos su cumpleaños y algunos platos para mi y recuerdos para mis hijos.
Patio de Banderas en el Barrio de Santa Cruz de Sevilla  se ve la  Giralda

Aquí  sentados ante la fuente y la  Giralda donde nos refrescamos un rato


    Visitamos la Plaza de España. En otras ocasiones que fui a Sevilla  pernotaba en una casa de mi amiga cerca de esta plaza y tenía  acceso cercano a todo el centro de la ciudad. En otra  visita os contaré más sobre esta plaza.


                                                                                    La  Torre del  Oro desde el Barrio de  Triana

                                     
                                    Desde el puente el Barrio de Triana

     Visitamos y comimos en el Barrio de Triana  al otro lado del río Guadalquivir donde cada lugar necesita un post con fotos para  explicar la cuidad de Sevilla. Para Conocer  bien la ciuda  hay que visitarla mas veces cosa que yo he hecho durante varios años seguidos y en primavera que es para mi la  estación ideal para  visitar Sevilla.


Estanque de Mercurio de los Reales Alcázares    
  
      El resto de los días mis amigos cuando podía nos acompañaban y lo demás hicimos turismo viendo los interiores del Real Alcázar, también conocido como Reales Alcázares. Me voy a centrar en esta visita para mostraros fotos y estancias.

    Este conjunto de palacios fue declarado Patrimonio de la Humanidad junto a la Catedral y el Archivo de Indias en 1987. Situado en los márgenes del Casco Antiguo, junto a la antigua judería (Barrio de Santa Cruz), recibe más de 1 millón de visitas al año. En nuestra opinión, ningún viajero que se precie debe perderse la visita al Real Alcázar de Sevilla, testigo de la historia de la ciudad desde hace más de mil años. No se trata sólo de un lugar de gran relevancia histórica, sino que además constituye uno de los más bellos y curiosos conjuntos arquitectónicos del país, mezclando estilos que van el mudéjar al renacentista.

Breve historia del Real Alcázar de Sevilla recogida de internet.

   En el año 913 el califa omeya Abderramán III mandó construir un nuevo centro de gobierno en Sevilla sobre el lugar de un antiguo asentamiento visigodo que antes había sido romano. Esta curiosidad “multi-cultural” sobre su fundación parece un anticipo de los muchos vaivenes históricos que irían dando forma a su apariencia actual. Tras la desintegración del Califato de Córdoba, el Real Alcázar pasaría a manos de los abadíes (Taifa de Sevilla), los emires almorávides y, en la última etapa islámica, los almohades. Las sucesivas reformas de aquella época ya habían convertido los Reales Alcázares en un gran complejo palaciego rodeado pormurallas a mitad del s.XIII.  

         
                                                              Parte de las murallas  en el interior desde los jardines
                   
                                                      Patio de la Montería 
   En el Patio de la Montería ubicado frente a la entrada tras superar los arcos almohades, destacan la fachada del palacio mudéjar de Pedro I y la galería lateral. También cerca de la entrada, a mano izquierda, se encuentran la Sala de la Justicia (o de los Consejos), con techo mudéjar de madera y, acto seguido, el Patio del Yeso, superviviente de la época almohade, donde sobresale un lateral porticado con bella decoración. En el Cuarto del Almirante, a la derecha del Patio de la Montería, se ubicó la famosa Casa de Contratación de Indias. Hoy sólo se conservan un par de salas en las que podemos contemplar diversos cuadros, con mención especial para el retablo de la Virgen de los Navegantes (Alejo Fernández, entre 1531 y 1536), primera pintura sobre la temática de las Américas.


             
                                                           En una de las salas en la puerta acceso al jardín 

    Tras la conquista de Sevilla en 1248 por parte de Fernando III, el Real Alcázar se convertiría en Palacio Real (estatus que mantiene en nuestros días) y viviría una nueva etapa de ampliaciones iniciada por su hijo Alfonso X, quien respetó las estructuras existentes y mandó construir el Palacio Gótico. En 1364, Pedro I sería el precursor del Palacio Mudéjar, una de las zonas más espectaculares del conjunto. Los numerosos toques renacentistas del Real Alcázar provienen en su mayoría de reformas realizadas durante el s.XVI bajo los reinados de los Reyes Católicos primero y de Carlos V y Felipe II más tarde. Y aún continuarían las ampliaciones y cambios durante los siglos siguientes, siendo algunos de ellos fatídicos a nivel artístico. En 1931, en el contexto de la II República Española, el Real Alcázar fue entregado al Ayuntamiento de Sevilla, quien desde entonces ha garantizado que una parte del recinto siga siendo de uso exclusivo para la Familia Real.

                      
                                                                                  Palacio Gótico

En la zona del Palacio Gótico las dos estancias principales son la Sala de las Bóvedas, con toques renacentistas y manieristas en su decoración, y el Salón de Tapices, que alberga enormes tapices flamencos representando la conquista de Túnez en 1535.


                                                                                    Detalle del Palacio Gótico



Bóvedas 

Bóvedas 

Patio de las Doncellas

   Precioso Patio de las Doncellas rodeado por dos niveles de arcos lobulados sobre columnas de mármol y cruzado por una coqueta alberca. Una de las principales salas que lo rodean es la Alcoba Real, donde podemos admirar tres arcos de herradura con una increíble decoración mudéjar. Por una de las esquinas del patio central podemos acceder al pequeño Patio de las Muñecas, con bonitas columnas y capiteles de Medina Azahara y cubierta de cristal. Pero quizá la sala más conocida es el Salón de Embajadores,donde quedaremos boquiabiertos a cada paso. En especial, no debemos perdernos la impresionante bóveda de 1427.


                                                                                    El Patio de las  Doncellas 

   A estas alturas de la visita ya estaréis notablemente cansados, así que os alegrará encontrar a continuación los famosos Jardines de los Reales Alcázares, por donde podréis pasear tranquilamente. Los jardines, eso sí, podrían dar para otra jornada de visita. Las zonas más destacadas son el Estanque de Mercurio, con la Galería del Grutesco, el Jardín de la Danza (o de las Damas) y el pequeño Pabellón de Carlos V. Con esto (ahí es nada) habríais cumplido con el recorrido básico, pero hay salas que no he nombrado y la visita, de hecho, puede ampliarse con un ticket extra que incluye visita guiada a la zona llamada Real Cuarto Alto, donde se visitan algunas dependencias usadas hoy en día para actos oficiales.

                                           Parte de los Jardines 
  Los Jardines del Real Alcázar configuran un auténtico compendio de la historia de la jardinería, en una ciudad como Sevilla cuyo clima favorece la fertilidad de las plantas y las flores, haciendo brotar un mundo de luz, sentimientos y aromas variados.

             
         Los  Jardines  y exteriores  una maravilla para un buen descanso a la sombra de árboles milenarios
                           
Íntimos y silenciosos patios de delicada vegetación conforman los núcleos palaciegos. Las antiguas huertas, con el transcurrir del tiempo, se transformaron en exquisitos jardines gratificantes a los sentidos: flores para la vista y el olfato, fuentes y pájaros para el oído… siempre acompañados por el agua con su susurro, frescor, reflejos y movimiento. Esta naturaleza de incontables colores es un grandioso espectáculo, donde cabe lo infinitamente pequeño y lo infinitamente grande, la emoción.


                             
                                                        Una bonita  foto de estos patos en el estanque que capté en ese momento


   Los postulados seguidos en la restauración y conservación de los jardines son la fidelidad al origen, el respeto del tiempo, la valoración de los aportes, la anulación de las disonancias y la aportación coherente de nuestra época.



                       Visitamos los  Aljibes  de  los Reales  Alcázares
        Bajo el Alcázar de Sevilla, originalmente un fuerte musulmán, se encuentra una singular cisterna. Conocida como los baños de María de Padilla (mujer de Pedro el Cruel), este espacio diseñado para acumular agua se encuentra bajo el patio del Crucero. Esta construcción se fecha en la época de Alfonso X quien construyó un palacio gótico al que se conocía como Cuarto del Caracol. Dicho palacio quedó sepultado por la construcción del nuevo palacio, de forma que quedó convertido en sótano a partir de 1755 cuando un terremoto dañó definitivamente la estructura previa.

    Para  finalizar esta  visita os pongo horarios y precios orientativos: 

  • Horarios:
    • Abierto de lunes a domingo.
    • De octubre a marzo: de 09.30 a 17.00 h
    • De abril a septiembre: de 09.30 a 19.00 h
    • Cerrado: 1 y 6 de enero, Viernes Santo y 25 de diciembre.
  • Precios:
    • Entrada general: 9,50€
    • Entrada Cuarto Alto: 4,50 €
    • Jubilados y estudiantes de 17 a 25 años: 2 € (acreditándolo en taquilla).
    • Gratis: minusválidos, menores de 16, nacidos o residentes en Sevilla capital y los lunes de 18.00 a 19.00 h (de abril a septiembre) y de 16.00 a 17.00 h. (de octubre a marzo).
    • Audioguía: 5€ / Guía oficial para grupos: 5€ (dato de 2012)
    • Comprar entradas online en la web oficial (1€ de recargo)


 Espero que os haya  gustado esta visita











Publicar un comentario