miércoles, 6 de julio de 2022

5º día 8 junio visitamos Mykonos 2º parte

Después de visitar una de las playas, Kalifatis fuimos a la capital de Mykonos, Chora. Allí pasamos el resto de la excursión. Desde el puerto fuimos hacia el centro de la ciudad bordeando el puerto y la playa.

La capital de Mykonos es Hora o Chora o Mykonos town– simplemente -, que se encuentra en la parte este de y otras islas griegas, Mykonos town no está construido sobre una colina, sino a lo largo de una llanura.

Su belleza se debe al hecho de ser una ciudad costera formada por edificios de forma cúbica y techos planos; un laberinto de callejuelas empedradas -las piedras son de gran tamaño y las separaciones se pintan en blanco-; casas encaladas de dos plantas con balcones de madera pintados de colores llenos de flores, y con las puertas y las persianas también pintadas (predomina el azul y el rojo); buganvillas plantadas por todas partes -parece que es una de las plantas típicas del lugar- que adornan las callejuelas; además de múltiples iglesias y capillas de arquitectura típica de las islas Cícladas: blancas con cúpulas azules o rojas.

Puerto y pequeñas embarcaciones.

A los pies de Chora se encuentra el antiguo puerto de la isla, con todo el encanto de la tradición pesquera de antaño (está claro que hoy la mayoría de la gente vive del turismo). Es todo muy caro. Un helado de dos bolas 8 €.


Aún así, en el puerto antiguo de Mykonos aún podrás ver muchos barcos pesqueros -siempre rodeados de pelícanos a la espera de su snack- que contrastan con varios yates lujosos frente a las costas.

Como curiosidad, es en el puerto antiguo donde encontrarás el ayuntamiento de la isla, un edificio del siglo XVIII que originalmente era la residencia de un conde ruso.

Roca curiosa por su forma de rana.

Es el lugar perfecto para empezar a explorar la isla, un pequeño laberinto de estrechas calles empedradas por donde se filtran los rayos del sol y el aire marino. La visión es idílica: casas encaladas con balcones, ventanas y puertas pintadas de azul, buganvilias, pequeñas iglesias, tiendas y bares súper coquetos.

Pasando el puerto vemos esta playa en  el pueblo.
En Chora se encuentra el barrio de Kastro, uno de los más bonitos de la isla, con calles como Matogianni, Enoplon Dinameon, Mitropoleos, o Agias Paraskevis… ¡perfectas para disfrutar y fotografiar! Cada tanto levanta la cabeza porque podrás apreciar los cinco molinos de viento que dominan la isla.

                        

                        

Al otro lado del puerto se sitúa la conocida Pequeña Venecia (el barrio de Alefkandra), debido al dominio veneciano de la isla en el ayer de los tiempos. Esta zona está llena de bares y restaurantes perfectos para tomarse un aperitivo antes de continuar descubriendo esta pintoresca ciudad. Sus casitas de colores al borde del mar son de lo más peculiar, igual que los famosos molinos blancos donde no hay quien no se haga la fotografía de turno.

                        

Me gustó mucho los suelos de piedra rodeados por pintura blanca en las calles.
Había mil rincones que fotografiar.

Casco antiguo de Mykonos


El casco antiguo de Mykonos llama la atención por sus casitas encaladas. Recomendamos que se pierdan por sus callejuelas para descubrir rincones diferentes y alguno de los lugares más hermosos de la ciudad, como es el caso del puerto, la Pequeña Venecia o los Molinos. Las calles angostas y laberínticas están llenas de negocios de todo tipo para ir de compras: desde tiendas con productos típicos hasta boutiques de marcas conocidas. Los turistas se pasean encantados admirando las fachadas blancas de las casitas de arquitectura típica de las islas Cícladas, en las que se refleja el sol y cuyos balcones se hallan casi siempre adornados por hermosas flores.

                                                    
La guía dando las explicaciones.

El grupo hacia adelante.


Pepe, Tina  e  Irene. 
   
Lali y Manolo.


Sin darte cuenta, estarás en las inmediaciones del famoso barrio de Kastro, alrededor del castillo de Mikonos. Es una de las zonas más llamativas de la zona antigua de la isla, perfecta para perderse por sus calles estrechas y pequeños locales en las que catar la mejor cocina de las Islas Griegas. Lo divertido aquí es caminar sin un rumbo definido, caminando por donde sople el viento.

                  

Calles y rincones muchos y todos muy bonitos. Muchas Iglesias.

 
            
Iglesia cristiana 
Interior de una iglesia ortodoxa
   



La Iglesia de Panagia Paraportiani  ortodoxa

La Iglesia Panagia Paraportiani es conocida por ser uno de los lugares más fotografiados de la isla. Ver el amanecer desde aquí es una preciosidad.

La iglesia en sí no tiene nada relevante, es una edificación blanca, austera, de paredes lisas y un pequeño campanario original. Pero aun así, en su sencillez, es uno de los lugares más bonitos de la isla.

Barrio de la Pequeña Venecia

Foto de Turismo.

Chora (Hora), Mykonos tiene algunos barrios de lo más pintoresco, como es el caso del barrio bajo, junto al mar: la «Pequeña Venecia» de Mykonos, con sus casas de colores de dos y tres pisos, con bonitos balcones de madera que miran al mar, y que fueron construidas sobre este, de ahí ese recuerdo a Venecia. Estas casas son del siglo S.XVIII y la arquitectura es diferente a la que podemos ver en el resto de la isla. En los sótanos había despensas subterráneas donde los piratas guardaban su botín, y en ellas había puertas que daban al mar. Esa es una de las razones de porqué estas casas se construían sobre el mar.



La Pequeña Venecia es por su belleza y originalidad, y por su situación, uno de los lugares preferidos por los turistas. Además,en los bajos de estos edificios hay tabernas, bares de copas y terrazas.



En este barrio vas a encontrar muchísimos restaurantes y bares que ofrecen vistas espectaculares... y también numerosas tiendas.
La mejor vista de la Pequeña Venecia (y también las mejores fotos), la tienes desde el sector de los Molinos de Viento.
Recorre sus callecitas o simplemente siéntate a comer o tomar algo y disfruta...no te lo puedes perder.

Los Molinos de Viento


Probablemente esta es la estampa más representativa de la isla de Mykonos, además de ser uno de los lugares imprescindibles por conocer.
Antiguamente eran utilizados para moler el grano de la isla gracias a al viento que suele haber en la isla. Siendo hace 300 años de vital importancia para la economía local.
Los barcos descargaban el trigo en el puerto y en los molinos convertían el cereal en harina para abastecer a las tripulaciones con pan.
Cuando llegó la industrialización los molinos perdieron su función, pero ahora son uno de los principales atractivos turísticos de toda la isla gracias a su aspecto tradicional.





Destacan los Molinos de Viento Kato Milli de la zona alta de Chora, con unas vistas increíbles al mar y uno de los atardeceres más bonitos de la isla. Aunque no son los únicos.



Vista desde los molinos crucero y pequeña Venecia 

Volviendo la playa ya vacía.

Detalle del puerto viejo 

Curiosidad gato dormido y al paso de la gente no se despertó.

Fuente de Información Turismo y Wakipedia

Me preguntaron si vi al pelícano y me llamó la curiosidad.

 Historia de Petros

Siempre detrás del mito y la leyenda está la historia, o al menos la que se cuenta….ya que hay tantas versiones como habitantes de Mykonos. En realidad el viejo Petros que allá por el lejano 1954 se estableció en la isla con otros tres compañeros que encontraron refugio en la isla de la tempestad,  se murió después de haber vivido «comodamente»más de treinta años junto a los isleños.

Petrus fue adoptado y cuidado por un pescador, Zeódoros y poco a poco se hizo tan célebre, incluso entre los vips que visitaban Mykonos, que la propia Jackie Onassis mandó dos pelícanos a la isla para que tuviese compañía. Tristemente no vivieron mucho.

Algunos cuentan que se enfermó de neumonía y que pese a ser llevado a Salónica no sobrevivió, mientras otros cuentan que genero envidias entre la gente de la isla cercana de Tinos, y que fue robado, frente a otros que aseveran que fue estrangulado. Sea como fuere, y si obviamos el toque dramático y hasta conspiratorio, lo que es indudable es que la memoria de Petrus sigue intacta.

El pelícano que ahora fotografían los turistas como si fuese una celebridad, a la altura de María Callas es Petrus II, un ejemplar que trajo un alemán para continuar la saga en 1986.

Suele estar cerca de la Taberna de Paraportriani y sin duda que posará si te ve llegar con la cámara de fotos.

Volvimos al barco para merendar y pudimos disfrutar de algunas de las actividades. 

En el teatro vimos la actuación de Cristi Nistor en "It's my life" 

Cantante con muchas canciones famosas que reunió mucha energía, vibración y emoción. 

Cristi Nistor.

La fiesta de la noche fue fiesta latina. 

El crucero zarpó sobre las 22:00h. hacia Santorini.



¡¡Espero que os haya gustado!!

lunes, 4 de julio de 2022

ARRUGAS EN LA SABANA " Paseos y pintura " II entrega del 14º Cp.

         Paseos  
   Playa de Merón en San Vicente  de la Barquera. 
                                        
Sin darse cuenta anduvo durante tres Km hasta un lugar llamado Peña Negra. La marea comenzaba a subir y decidió regresar aligerando el paso. Había caminado bastante, su garganta se le secaba. Tenía la impresión de que los latidos de su corazón eran más fuertes y rápidos que de costumbre. Al llegar al paseo marítimo se sentó en un banco a descansar. Cerró los ojos y relajada, dejó que el sol le acariciara la cara. Abrió los ojos al oír las voces de unos muchachos que pasaban delante de ella bebiendo unas latas de Coca-cola. Sintió sed, fue a una cafetería a tomar un refresco. Después miró algunas tiendas y regresó a la casa.

Con el bello atardecer, el sol resplandecía desde el poniente y las sombras alargadas de los árboles dulcificaban el paisaje. Deslumbrada por el astro miró hacia la casa embellecida por la luz tamizada de las paredes. Hasta las piedras del muro cubiertas de musgo dorado por el sol y con la lluvia, el tiempo tenían un color especial. Junto al muro, las largas ramas de la higuera lanzando sus hojas recogían la sombra del ocaso del proyectándola al suelo.


Carmina aquella noche tenía el corazón oprimido y se sentía muy cansada y se fue a la cama temprano. A través de la abertura de la persiana se veía un trozo de firmamento, cuya sombría inmensidad brillaban febrilmente las estrellas de la noche de primeros de diciembre. Un profundo silencio envolvía al pueblo. Tan solo en la lejanía se oía el desvanecido ladrido de los perros y las olas del mar. Carmina pensó en su vida pasada como un sueño lejano. Recapituló paso a paso en su memoria el tiempo vivido con Joan, deteniéndose en cada día y meditando largamente.
Lanzó un fuerte suspiro, dio media vuelta sobre la cama y hundiendo su rostro en la almohada se quedó profundamente dormida.


Se levantó a media mañana. Cuando bajaba las escaleras notó un dulce aroma a café recién hecho que salía de la cocina, le recordó al olor del café que preparaba su madre. Saludó a la familia que la invitó a desayunar. Después salió de la casa con idea de emprender una ruta por los acantilados de la zona.


  Dique de la Barra San Vicente. 
  
Bajó por un sendero a mano izquierda, según le habían indicado en la casa. Después de recorrer un camino angosto se acercó a la costa. Atravesó un área de pequeñas rocas. Se asomó desde el borde de un acantilado y escuchó el tronante y majestuoso oleaje. Subió a una roca y contempló las olas golpeándose contra las rocas, en las que la erosión había propiciado una especie de cueva. Sacó unas fotografías. En el horizonte se veía un barco en dirección a San Vicente. A medida que se acercaba se divisaban a los pescadores realizando las tareas de plegar las redes. Rodeaban al barco desesperadas gaviotas graznando en círculos. Señalaban que el barco venía cargado de pescado. Carmina desde la roca los saludaba con gestos.

    Acantilados acuarela de Mª Carmen Píriz.
     
Después siguió la ruta bordeando los acantilados. El camino se desvió de la costa y se acercó a una cueva que vivía un híbrido de dragón y serpiente según la mitología Cántabra. Siguió el sendero y volvió otra vez a divisar otros acantilados desde los que cruzó una pradería donde la belleza del contraste del campo y el mar le extasiaba. Miró a lo lejos y se divisó una playa de arena blanquísima. Siguió la ruta y volvió por otro camino más alejado de la costa pero sin perder de vista el horizonte.

  Playa  de  Bedellín en Pellezo ( Cantabria )
      
Por la tarde fue a visitar Prellezo, otro pueblo cercano a San Vicente, donde Carmina con su familia habían pasado varios años de playa en ese hermoso lugar. Dejó el coche en un aparcamiento y bajó por un camino estrecho que conduce hasta la playa. No bajó hasta ella. Buscó un lugar en donde poder ponerse a pintar y sacó unas fotografías.

Se quedó recostada en una hermosa pradera sobre la hierba, disfrutaba del paisaje con colores de otoño y los contrastes del mar. La paz que sentía al oír piar los pájaros al atardecer. Se le quedaron grabados para siempre como un murmullo gregoriano. La naturaleza la dejó aletargada, por el bienestar. 

Cerró los ojos y se imaginó allí sentada con Salvador, los dos juntos. Lo echaba de menos aunque intentaba no pensar en él. Recreaba mentalmente la historia que estaba viviendo. Pensó en qué sería de ella con Salvador y le aterraba imaginárselo. Sintió unas sensaciones extrañas que nunca ha sabido explicar. Ignoraba la verdad de lo que le pasaba a Salvador y no había vuelto a pensar en ello, hasta que abrió la fuente de los recuerdos. Estuvo allí tumbada durante largo rato hasta quedarse fría. Ya hacía tiempo que el sol se había escondido y el firmamento empezaba a cubrirse de nubes. Del mar soplaba una fresca brisa del norte.

             Se va  a pintar

Playa de Bedellín  Prellezo un paisaje de ensueño.

Al día siguiente cuando se levantó miró por la ventana, hacía una preciosa mañana de otoño. La brisa era cálida, la luz propia del final del otoño pero un poco más apagada. Decidió pasar el día pintando. Cogió el coche y cuando se dirigía al lugar, el sol ya había salido. Su disco purpúreo se levantaba por encima del horizonte. Se desvió de la carretera general a una carretera comarcal estrecha en dirección a Prellezo. En el camino las sombras de los árboles le parecían más cortas. Bajó con el coche hasta el prado en el que estuvo ayer y abrió el caballete, colocó el lienzo sobre él y preparó todos los utensilios.

Comenzó a dibujar el paisaje y mientras una bandada de gaviotas se posaba en la orilla de la playa. Levantaron el vuelo todas a la vez atravesando los rayos de la luz solar. El sol bañaba en sus cuellos grises y las destellantes alas blancas relucían. Aquel alborear de otoño constituía una rica gama de colores que se reflejaban desde el azul del cielo hasta los colores ocres verdosos y rojizos de los prados hasta el mar y una sinfonía de gorjeos de las gaviotas mezcladas con el ruido de las olas al golpear las rocas formaban una sonora melodía. Carmina mezcló los colores en la paleta y fue plasmando lo que veía y pintando los trazos de colores en el lienzo.

      Pintado al óleo  al natural  por  Mª Carmen Píriz.


El tiempo pasó rápido. La tarde llegaba a su fin.  Carmina estaba casi terminando el cuadro cuando una ráfaga de viento hizo caer el caballete y el lienzo se cayó al suelo pegándose unas hojas y hierbas en la pintura. Lo recogió todo y volvió a casa. En la sala de la TV  comió un bocadillo que se hizo con un filete que le había sobrado del mediodía. Después salió al umbral del mirador, contemplando en silencio el patio, solamente iluminado por la luz de las estrellas. Una sensación se apoderó de ella de un modo claro y preciso. Pensó en Salvador y aa idea de separarse de él le atormentaba. Se fue a la cama.

 Desde lo alto de  Boria  en  Santillán.
                          
Eran las nueve de la mañana, y sin embargo, el sol no había asomado entre las nubes ni siquiera, un instante. El cielo aparecía cubierto por una pesada capa de niebla y el aire se llenó de una notable humedad. El viento arrastraba de vez en cuando alguna que otra hoja. Carmina había recibido para hoy la invitación de la hija de la casa a pasar un día de excursión por las montañas. Así que se dirigían en grupo en coche por una carretera angosta y con muchas curvas hasta Poncebo. Bajo las viseras de las rocas, todos los ojos escrutaban el inmenso paisaje que les ofrecía el desfiladero, sin embargo la niebla en el alto permanecía completamente inmóvil. Cuando llegaron a Poncebo se dirigieron a la cantina y tomaron el desayuno. Desde la ventana, Carmina observaba a cinco montañeros que cruzaban el pequeño riachuelo y comenzaban a subir el angosto camino lleno de piedras que conducía a Bulnes, hasta que los perdió de vista al alcanzar un recodo entre los peñascos.
 Camino de  la  Ruta  del Cares.
                
La niebla comenzó a desaparecer dejando paso a los claros donde la luz otoñal se llenaba de una luz amarillenta que les permitía observar el paisaje de las montañas que estaban ya nevadas. Carmina comentó al grupo que cuando estuvieron allí en verano los picos que estaban hoy cubiertos de nieve, tenían los colores plateados de las sombras y dorados del reflejo del sol. Después de desayunar siguieron el curso del Cares, río arriba En las laderas del río se notaba ya que el otoño dejaba paso al invierno. De los castaños caían los frutos maduros al suelo. Los árboles que rodeaban el cauce desprendían un aroma que Carmina respiraba con agitación mientras paseaba por debajo de sus frondosos ramajes.
    Caída de  agua  en la ruta del Cares.

Al cruzar el río por un viejo puente de hierro, Carmina se detuvo. Miró al sol y después descansó su mirada en la superficie del río. El agua formaba una balsa, era tan cristalina que la corriente en aquel punto del río le permitía ver en el fondo la arena y los guijarros entre las grandes piedras lisas. Tan sólo en el espejo que el agua formaba en un movimiento tan repetitivo en círculos saltó con fuerza un salmón.
Qué distinto era el recuerdo de niña, cuando atravesaba el puente de hierro por encima de la vía del tren y ella le gustaba refugiarse bajo un árbol que tenía su tronco hueco. En el hueco guardaba una caja con gusanos de seda. Y cada día llevaba unas hojas de morera para alimentarlos.

Un sendero sinuoso y estrecho entre viejos árboles de ramajes salvajes con rocas cubiertas de musgo conducía hacia la montaña. En un punto donde era preciso pasar con cierta precaución por lo estrecho de lugar, una cascada cristalina caía monótonamente desde un acantilado rocoso. Arriba, en la loma de la montaña se partía en dos, y la muralla corría abrupta hacia el valle. En la punta de una roca se erguía un árbol que al borde mismo del precipicio parecía que se iba a caer.

Cuando alcanzaron Cain el valle, el camino era más llano y cubierto de polvo blanco, que rodeado por una alambrada, separaba una campa donde cabalgaban unos caballos. Los crines de los hermosos animales; caballos pardos, salvajes de color castaño, brillaban como la seda a la luz del sol otoñal. Unos corrían a galope sin hacer ruido sobre la blanda pradera y otros cabizbajos con sus cuellos bellamente arqueados comían la hierba verdeante. Al pasar del camino angosto a la llanura del descampado, la vista paseaba tranquila en las rocas violáceas en contraste con las ocres. 
   Grandes  rocas  en el camino del Cares.

Desde el sendero, que cada vez era más ancho, comenzó a asomar a sus lados árboles que rodeaban unas cabañas que se separaban unas de otras formando un grupo. Se acercó Carmina a una de ella para sacar una fotografía.  El olor a heno cortado que salía por una ventana  flotaba en el aire, la regocijaba haciéndola olvidar por un momento el sabor a salitre que le hacía volver a los recuerdos de Salvador.

Carmina no dejaba en todo momento de sacar fotos al paisaje que reclamaban los pinceles de la pintora, con su salvaje belleza natural. Se dejaba empapar por la luz que la verde pradera emanaba en contraste con la negra selva de pinos que quedaban iluminados por los dorados rayos del sol y el resplandor de la nieve de las montañas.

          
                                                            Cabaña en la  ruta del Cares 


El aire frío de la montaña azotaba aquella pradera. El aire de las lejanas cimas nevadas invitaba a refugiarse. Ya en la primera hora de la tarde los estómagos vacíos les indicaban que tenían que parar para el refrigerio y la pitanza. Se refugiaron detrás de unas rocas al amparo del aire y descansaron dando cuenta de los bocadillos.

Después de descansar un rato volvieron el camino de retorno, bajaron a la orilla del río era menos sinuoso y era más espectacular todavía.

                                  
Al entrar en el patio de la casa Carmina se detuvo bajo la higuera. El patio estaba ya sumido en la oscuridad. En la cocina situada en la planta baja de la casa resplandecía la luz fluorescente de la lámpara. Miró desde el muro y se adivinó la marea alta a través de las luces del puente que se reflejaban en el agua.

Al entrar en casa se quitó las botas y subió las escaleras con ellas en la mano, las colocó en la repisa de la ventana. Tomó una ducha. Una nueva sensación se apoderó de ella de un modo claro. En todo el día había logrado no acordarse de Salvador. Se metió en la cama y se le ocurrió la idea de que poco a poco podría alejarse de Salvador y olvidarlo. Trató de dormir pero ese pensamiento le seguía llenando de inquietud. 
No lograría disminuir el cariño que le tenía, si no se alejaba de él. Salvador se alejará de ella, a causa del trabajo se tendría que ir a vivir a Donosti y la distancia logrará lo que el corazón no puede. Esta intuición femenina no le resultaría fácil, como quería convencerse a sí misma, sino que era a modo de reflejo que ocurría silenciosamente bajo su mente.



 Continuará...






derechos registrados

ª  Carmen Píriz García - registro: 0910304797905Entrega anterior