lunes, 16 de septiembre de 2019

Microrrelato: Vuelan por la atmósfera



Comienzan a acumularse en la superficie del planeta muchos cohetes, y mucha basura de cosmonautas. Los humanos solo sabemos dejar basura a nuestro paso. Los micro-plásticos vuelan por la atmósfera, ya llueve plástico, respiramos plástico, comemos plásticos. Los bosques y el Amazona se queman y respiramos humo. Nada nos quedará para ofrecerles a las futuras generaciones y nos cargamos el planeta. O hacemos algo para impedir que se destroce o, aquí no hay quien viva ¿Será por eso que no se traen hijos?

76 palabras 






viernes, 13 de septiembre de 2019

Visitamos Támara

Terminaremos en este pueblo de la última visita y  nos ha gustado muchísimo. La pequeña localidad palentina de Támara de Campos se encuentra situada en la extensa llanura de Tierra de Campos, a escasa distancia del Camino Francés a Santiago y del Canal de Castilla. De rico pasado histórico se cree que en esta villa tuvo lugar en 1037 la Batalla de Támara, hecho que dio origen a la unión de los Reinos de Castilla y de León.

Iglesia de San Hipólito el Real
La villa, de apenas 80 habitantes, aún conserva su antiguo esplendor, un casco urbano de trazado medieval, una plaza porticada y varias casas señoriales blasonadas acompañan a buenas muestras de arquitectura popular. En la parte alta se encuentran las bodegas subterráneas. En Támara también encontramos restos de antiguos palomares, tan típicos del paisaje castellano. Gracias a su rico patrimonio, en 1998 fue declarada Conjunto Histórico Artístico.

Puerta del Caño y muralla

Entrada a la villa por la puerta del Caño 
Interior de la Puerta del Caño 




En Támara de Campos aún se pueden contemplar restos de la antigua muralla medieval del siglo XI. Las cuatro puertas de acceso a la villa: la de San Miguel, San Roque, del Caño y del Monte. Destaca por su buen estado de conservación la Puerta del Caño, formada por un doble arco apuntado al exterior y rebajado en el interior, separados por el rastrillo o antigua puerta levadiza.




 
En la Plaza Mayor se alza la Iglesia de San Hipólito el Real, sus enormes dimensiones son más propias de una catedral. Según apuntan los historiadores, su construcción se iniciaría a finales del siglo XIV siendo finalizada a principios del siglo XVI, en la época de transición del gótico tardío al renacimiento. En 1931 fue declarada Monumento Nacional, la dejadez estuvo a punto de convertirla en ruina pero afortunadamente fue restaurada en la década de los ochenta del siglo XX.


No están claras las razones por las cuales se patrocinó un templo de estas características en una población tan pequeña, lo cierto es que muchos reyes de Castilla otorgaron privilegios, en forma de ingresos, a la iglesia de Támara.
El elemento más destacado en el exterior es su grandiosa torre. Esta torre se encuentra adosada en la zona de los pies de la nave central. La torre primitiva se vino abajo en el siglo XVI y fue sustituida por la actual, correspondiente al siglo XVII y de influencias herrerianas. La torre tiene forma cuadrada y está compuesta por cuatro cuerpos. En el segundo cuerpo se hallan los escudos de los Reyes Católicos. La parte superior está rematada por una balaustrada y pináculos piramidales terminados en bolas, elemento propio de la decoración del Escorial.


A los pies de la iglesia se encuentra el coro alto. Se accede a él a través de una bella escalera de caracol. Fue construido a finales del siglo XV, pero la sillería gótica original se perdió con el derrumbe de la torre y fue necesario realizar un nueva de estilo renacentista. El coro bajo se cubre con bóveda de crucería estrellada, sustentada por unos bellos arcos rebajados ornamentados con motivos propios de este último gótico. Los dos muros laterales se encontraban originalmente decorados cada uno con seis apóstoles, bajo doseles rematados con chapiteles y tracerías góticas. Actualmente, en la parte de la nave de la Epístola, sólo aparecen cinco apóstoles.

.
 



































En la zona del altar se encuentra el Retablo Mayor de estilo churrigueresco realizado a finales del siglo XVII. El retablo consta de dos cuerpos y cinco calles. En este retablo se narran varios episodios de la vida de San Hipólito. El altar está cerrado por una enorme reja de principios del XVI; en el remate aparece el escudo de Felipe el Hermoso. En los ábsides laterales se colocan dos retablos, uno dedicado a San Juan Bautista y el otro a la Virgen del Pópulo.

 

















Junto al coro se encuentra un órgano barroco de gran calidad que se sustenta únicamente por una columna. También destaca la pila bautismal que se localiza en una capilla junto al coro, en el lado de la epístola. La pila bautismal es de mármol y posee una traza gótica que recoge varias escenas de la vida de Cristo bajo arcos conopiales.




Bajo la hilera de los apóstoles aparecen dos ángeles portando los escudos de los Reyes Católicos. Sobre el arco de la parte central se coloca una escultura de Dios Padre y, bajo él, el símbolo de la Anunciación. En los extremo del arco aparecen el Arcángel San Gabriel y la Virgen María.


Hospital del Peregrino 



Muy cerca se sitúa la Iglesia del antiguo hospital de los Peregrinos, también denominada la Iglesia del Castillo. Fue construida por la Orden de San Juan de Jerusalén en el siglo XII. Constaba de un hospital para atender a los peregrinos que caminaban hacia Santiago de Compostela. En la actualidad alberga el Ayuntamiento del municipio y el museo etnográfico. Se accede al interior por una puerta formada por varias arquivoltas de medio punto. Bajo la espadaña se levanta un arco de medio punto que aún conserva parte de la decoración original.

 

Después de visitar este pequeño pueblo con esa tan gran Iglesia, volvimos contentas a Eibar y recordando lo que hemos visto hasta la próxima excursión.




La información obtenida de turismo Palencia

¡¡Espero que os haya gustado este viaje con amigas a palencia y su provincia!!


martes, 10 de septiembre de 2019

Visitamos Frómista





Esta visita a Frómista nos descubre el gran patrimonio monumental y artístico que atesora esta pequeña localidad situada en la comarca palentina de Tierra de Campos. Población marcada durante siglos por el el Camino de Santiago.



Iniciamos la ruta en la Iglesia de San Martín de Tours. San Martín de Frómista fue la iglesia románica de un monasterio benedictino fundado en torno al año 1066 por doña Mayor, viuda del rey Sancho de Navarra. De aquél primigenio monasterio no queda nada, la necesaria reconstrucción fue llevada a cabo por el arquitecto Manuel Aníbal Álvarez entre los años 1895 y 1901. El resultado final no estuvo exento de polémica.En el exterior, la cabecera está formada por un gran ábside central y dos laterales de menor tamaño. Destaca el cimborrio, tanto por su verticalidad como por su forma octogonal, lo normal en otras iglesias románicas palentinas es que este elemento, en el exterior, sea cuadrado. Todas las portadas muestran una gran sobriedad. La más decorada es la de la fachada norte, que está flanqueada por columnas decoradas por capiteles, aunque éstos están deteriorados al ser la zona que con más crudeza sufre las inclemencias del tiempo.





















Destacan también las torres cilíndricas de los pies, elemento algo extraño en el románico, pero no exclusivo de San Martín, pues las tenía la Iglesia del Monasterio de la Trapa en Dueñas y también posiblemente las hubo en la Iglesia románica de San Zoilo, aunque desaparecieron con las sucesivas ampliaciones de este monasterio.



En el interior, nos encontramos con un templo con planta de cruz latina, si bien ésta se queda inscrita en un rectángulo. Está formada por tres naves longitudinales, de las cuales la central es más alta que cualquiera de las dos laterales, y todas ellas, incluida la nave transversal, están cubiertas con bóveda de cañón, divididas en diferentes tramos -las naves longitudinales- por los arcos fajones o perpiaños. Estos arcos tienen una función muy importante, por cuanto son los encargados de recoger el peso de la bóveda y a partir de su forma de medio punto, trasladan ese peso hacia los lados, yendo a descansar a los pilares en el caso de la nave central y al pilar y al muro en el caso de las naves laterales. Es fácil observar tanto en el pilar como en el muro la fortaleza de ambos elementos, necesaria para soportar todo el peso de la parte superior de la iglesia.



          

                           







La iglesia de San Martín de Tours es un templo católico erguido en la segunda mitad del siglo XI en Frómista, en la provincia de Palencia, y situado en el Camino de Santiago. Pertenece al estilo románico y está considerado como uno de los principales prototipos de románico europeo.

Maqueta   antes de la reforma
                      

 

Enfrente del parque esta la Iglesia 

Después de comer y visitar esta Iglesia nos fuimos a ver el Canal de Castilla. Comimos unos entrantes, ensalada, bonito y una buena chuleta, regado con un buen vino y postre helados.


 
          

Frómista es una de las emblemáticas localidades del Camino de Santiago. La villa atesora un impresionante conjunto de esclusas, pertenecientes al Canal de Castilla y encargadas antaño de abrir y cerrar las corrientes de agua, con el fin de facilitar el tránsito de las barcazas en los desniveles del terreno. De hecho, es curioso observar algunas flechas amarillas pintadas en el canal, que orientan al peregrino hacia la dirección que debe tomar para continuar su ruta.



La información obtenida de turismo Palencia

Seguimos hacia el último pueblo que visitaremos esto en otro post.

¡¡Espero que os guste!!