martes, 22 de junio de 2021

Exposición del curso 2020-21 de la escuela de pintura.

Ayer se clausuró la exposición de fin de curso de la Escuela de dibujo y cerámica. No me dio tiempo de sacar fotos y os pongo los vídeos que me ha enviado la profesora.

 

Os muestro algunos de mis dibujos que he hecho durante el curso. He faltado mucho y será el curso que menos y peor he dibujado.

Pez pintado con lápices de colores.

Caracola  con lápices acuarelables. 

Caracola con acuarela líquida.

Dibujo científico pintado a lápices acuarelable.

Dibujo científico pintado a lapices acuarelable.

Dibujos de entrenamiento de animales de granja. pintado en acuarelas.

                                               


Este año tocó dibujo ilustrativo para ambientar una fábula o un cuento yo aporté el cuento de "Al cobijo de la encina" que escribí para el concurso del Tintero de Oro. Los dibujos son rápidos y pintados a acuarelas.




                                                         
                                                    

                                                  


                                         

Y por último dos paisajes en acuarelas de campo.

Camino hacia  San Jorge de Alor
Encina  al fondo San Jorge de Alor.

Las fotos no son muy buenas sacadas con el móvil.

¡¡Espero que os guste!!













lunes, 14 de junio de 2021

Viajes a Laredo Cantabria

Viaje a Laredo después de la pandemia. He evitado viajar sin haber estado vacunada. Fuimos a visitar a la hermana de mi marido y su sobrina. El día precioso. Fuimos a caminar por el paseo hasta el final. Comimos en el Restaurante el Pescador. Por primera vez en el comedor interior con todas las  precauciones. Visitar Laredo, me trae muchos recuerdos de mi vida pasada, ya que pesé muchos veranos y fines de semana esta ciudad. 

Esta es una antigua foto del puerto antiguo sacada desde la  Atalaya.


Monumento a los  tres marineros.



Puerto nuevo desde la Atalaya.

Playa Salvé y parte del puerto viejo.

A lo largo de mi vida desde mi adolescencia hemos veraneado en Villa de Laredo. No me acuerdo si he hecho algún post de esta villa. Pero mi vida estaba vinculada a pasar mis veranos en este lugar.


En el paseo al fondo la peña de Santoña. y una riera.

Tengo muchos recuerdos de juventud y adolescencia en esta playa maravillosa y grande. Tiene unos 4250 mtros. de largo y cuando baja la marea es muy ancha. Cuesta llegar a la orilla desde la arena seca. Una arena muy fina y blanca.

Dándome un baño. Aunque el agua la noto más fría que el Deba.

En esta playa ha sido un lugar además de baño, juego de mis hijos y sobrinos. Aquí tienen sus amigos del verano y de invierno.

Muchas tardes de caminatas por la arena. 

Os muestro algunas de las fotos que tengo en digital. Tengo muchas fotos en papel desde hace muchos años que empecé a ir a Laredo.

Playa y dunas. 

Las dunas de Laredo que cubren buena parte de la playa de Salvé en el recorrido son al mismo tiempo las protectoras de la primera línea de edificaciones junto a la playa y a la vez tienen un problema de arena en el recorrido del paseo. Estas dunas como las de todo el litoral cántabro es la abundancia de plantas invasoras y intentan actuar para evitar su proliferación. He notado que las dunas ahora son mucho más altas, por el paseo se veía la playa y ahora no se ve apenas.
 

Parte del  Real Club Náutico en el puntal.

Este club se encuentra en el Puntal que forman la Playa Salvé y la de Regatón de Laredo, frente a la también villa marinera de Santoña, dominando la desembocadura del río Asón y con vistas a las Marismas y de Santoña.

Caballos del Centro ecuestre el Sable.


Túnel que nos lleva  a ver la playa de la Soledad 

Apenas a unos metros del centro de Laredo, los restos del muelle de la Soledad.  Hay un un hermoso paraje, al que se accede a través de un singular túnel bajo la Atalaya. Sólo necesitaréis 10 minutos para cruzarlo. Se encuentra la playa de la Soledad, poco frecuentada pero si bella.




Todo el Barrio de la Puebla Vieja es un Conjunto Monumental, también conocido como el Casco Viejo.


Foto desde la terraza de la Puebla nueva y Alameda. 

En el paseo por las calles del antiguo recinto amurallado nos parecerá haber retrocedido varios siglos. 

Parte de la muralla

Iglesia y camino  para subir a la Atalaya.

La iglesia de San Martín o de Santa Catalina es un templo católico de estilo románico emplazado en la Puebla Vieja.


Fiesta hippie.

Durante el verano hay muchas fiestas para el entretenimiento de laredanos o pejinos y visitantes.


La Batalla de Flores es la fiesta popular más importante de la localidad. carrozas cuyos armazones se adornan con flores y pétalos  naturales, formando motivos alegóricos, durante el cual un jurado emite una clasificación designando a una de ellas como ganadora. A lo largo de ese día se organizan en la Villa mercadillos callejeros, y diversas bandas y charangas tocan música por toda la ciudad, culminando con un espectáculo de fuegos artificiales desplegado sobre la bahía. Es una fiesta que desde sus orígenes ha destacado por su brillante combinación de motivos lúdicos y artísticos.

Carrozas vista desde la terraza.

Desembarco de Carlos V foto e información  tomada de Wikipedia


La fiesta de El último Desembarco de Carlos V es uno de los festejos más espectaculares que tiene lugar en Laredo durante la segunda quincena del mes de septiembre.
Así, la villa se convierte en un pueblo renacentista donde se cita la Corte Imperial del Emperador antes de su retirada al Monasterio de Yuste. El ambiente es increíble: decoración, edificios adornados, estandartes…
Además, el Ayuntamiento organiza un amplio programa de actividades donde destacan los Torneos de Época, el desfile y, por supuesto, la recreación de la llegada de Carlos V. No te pierdas este evento que
te hará viajar en el tiempo.

En otro post, os pondré más información de Puebla  Vieja. 

¡¡ Espero que os haya  gustado!!

miércoles, 26 de mayo de 2021

Mis trabajos durante mi vida laboral

Ya se ha comenzado a derrumbar el taller de Manufacturas "El Casco" taller clave en la industria en Eibar. En su lugar se va a construir una urbanización de pisos. En este fábrica trabajé mas de durante más de una década.




Mi vida laboral trascurrió durante 35 años de trabajo, más o menos. Comencé a trabajar a los 14 años nada más salir de la escuela. Aunque sacaba buenas notas, en ese tiempo solo hice los Estudios Primarios, con notas de 10 en  casi todas las asignaturas.

Viendo la necesidad de ayudar a mis padres, quise trabajar, en vez de estudiar.  Comencé de recadista en una sastrería. Más tarde como vendedora en otra tienda hasta cumplir 16 años. Después fui a un taller de baños de níquel, pero no me sentaba bien el ambiente de los baños y tuve que dejar ese trabajo.

Pronto encontré otro trabajo en Manufacturas "El Casco" donde estuve más de 10 años. Se fabricaba objetos de escritorio y oficina.  El trabajo consistía en verificar las piezas pulidas y antes de llevarlas baño de  níquel y cromo, preparadas para el montaje de los piezas que se fabricaban para componer los productos. Mas tarde pasé a montaje de grapadoras, sacapuntas y productos de oficina. Se modernizaron y hicieron productos de plástico, yo los marcaba y una máquina de tinta la marca del Casco.

Productos de plásticos expuestos en el Museo Industrial. 

Por aquel tiempo trabajábamos más de 200 empleados, entre ellos mujeres y hombres. El ambiente de este trabajo era muy bueno, tuve grandes compañera/os.


Con algunos de mis compañeros y se pueden ver las grapadoras.


Tengo muchos recuerdos de ese lugar. Cuando entrábamos y salíamos lo hacíamos por esta puerta. El portero de la fábrica marcaba el número del operario con una máquina digna de un museo. Creo que está en el Museo de Eibar. Si consigo una foto la añadiré.

Puerta de entrada de los operarios.

Hoy en día están tirando el edificio ya que van a hacer pisos. Hace tiempo la fábrica se fue a Elgueta y el edificio lo vendieron a una constructora.


Fachada principal y entrada a las oficinas.

Trabajando en este lugar me casé y Trabajé durante varios años, en total  trabajé  más de  12 años.

Fachada de carga y descarga

Después de salir de esta fábrica me dediqué a criar y educar a mis hijos. No volví a trabajar hasta 18 años después.

Pero durante el tiempo que estuve en casa, no perdí el tiempo. Había prometido a mis padres que algún día estudiaría. Estudié en clases nocturnas FP2 Administrativo, durante 5 años, en la Universidad Laboral. Cuando terminé, no me pude incorporar a trabajar ya que, tuve que cuidar a mi madre que enfermó de Alzheimer durante unos nueve años. Y en ese tiempo saqué el título de FP1 de Auxiliar de Enfermería.

Trabajé  mediante una ETT  durante unos  tres meses en un garaje de aparcamientos, pero no podía compaginar el cuidado de mi madre con el trabajo y no  pude seguir.  

Cuando avanzó la enfermedad de mi madre, tuve la oportunidad de entrar a trabajar en la residencia San Andrés de Eibar y allí trabajé cuidando a los residentes durante más de 21 años, hasta el fin de mi vida laboral. Me jubilé en diciembre.

Fundación Residencia de San Andrés

Al principio la residencia estaba regida por unas monjas mercedarias y las trabajadoras eramos Laborales del ayuntamiento. Con el paso del tiempo, fue absorbida por Kabia una empresa de la Diputación. 
Hemos pasados muy buenos años, eso si, trabajando siempre muy duro, y dedicando y dando todo lo que una podía al cuidado de los residentes. El ambiente  fue muy bueno entre compañera/os y residentes, aunque a veces había controversias.


Me ha tocado trabajar muchos domingos y festivos, pasar días de cumpleaños, e incluso trabajar en Nochebuena o Año Nuevo.

Cenando en Nochebuena en el trabajo.

Me tocó trabajar durante la pandemia unos meses y la verdad es que ha sido duro y triste este periodo. Me ha costado mucho no poder abrazar a los residentes, pero yo me las arreglaba para darle todo mi cariño.



Antes de entrar en  habitación sospechoso de Covid

Cuando llegó el día de mi jubilación no lo pudimos  celebrar con mis compañeras. Pero ellas me regalaron una sudadera  firmada con todos  sus nombres.  

Esa es la sudadera que me regalaron. 

Aquí se aprecian los nombres bordados.


Ramo de flores regalo de la jubilación.

Ahora  comienza  otra etapa de mi vida más ociosa, pero espero poder dedicarme a lo que más me gusta, escribir, pintar y viajar, cuando esta  pandemia pase.


¡¡Espero que os haya gustado!!