martes, 31 de diciembre de 2019

Relato: El arte empoderante de las letras 2ª parte

Relato escrito "Por las chicas del taller de escritura creativa"
                                   
Dinamizadora: Izaskun Rodriguez Elkoro

¿Y si para el trabajo de la academia escribiera mi propio texto?. Así uniría mis dos pasiones: la escritura y la interpretación. Esta idea le reconfortó y a sus profesores les pareció una propuesta excelente, le animaron y le dieron total oportunidad de acción.
Basada en sus vivencias y aspiraciones en el pueblo, como le nació la imagen de una muchacha con ilusiones de volar y desarrollar sus talentos. Ilusionada y valiente, escribió de corrido un texto, sobre su  imaginaria chica.  
A pesar de que lo que escribía con mucha facilidad, según iba llegando la fecha de su debut, se iba encontrando cada vez más nerviosa e insegura. 
Se vio en el escenario tras el telón. Vértigo y vacío en el estómago era lo que sintió, respiró a fondo tres veces y comenzó. Un total silencio siguió al final de si monólogo. Perpleja levantó la vista hacia el público y de repente estalló un estruendoso aplauso que duró 10 minutos. Sus profesores subieron y le abrazaron emocionados. Una enorme sonrisa se dibujó en su cara a la vez que las lágrimas de felicidad deshacían su maquillaje. 
Arrate Iturralde


Todo comenzó desde el momento después de la actuación a soborear el triunfo, fue una batalla ganada. 
Ella siguió escribiendo y actuando, cada vez le llaman más de algunos teatros y cafés, para  que actuara con sus monólogos. Alternaba la Escuela de Arte y las actuaciones en la ciudad.  De momento no se podía permitir hacer una gira por el país, a pesar de que le llovían ofertas. Se centró primero en terminar los cursos para ser la Actriz del Año y para eso le faltaban muchas cosas por aprender, preparar otros papeles y personajes.  Había logrado hacer reír con la comedia y sus monólogos, pero todavía tenía que aprender más categorías: drama, interpretación etc.  Ella siguió estudiando para conseguir lo que se había propuesto.
Desde que había perdido el miedo escénico parece que cogí confianza en sí misma, y con más seguridad, se enfrentaba a ese reto con más ilusión. Se dio cuenta que había echado a volar en las dos pasiones que me gustaban, actuar y escribir.
Trabajo duro todo el año para conseguir su fin.
Mª Carmen Píriz 

¿Esto era todo? Las clases de arte tres días a la semana. Todas las mañanas al gimnasio porque hay que estar en forma. Los monólogos y también buscar tiempo para escribir. 
Todo le iba bien. ¿Le iba bien? Sentada en la vieja butaca que compró en el rastro cuando llegó a Madrid. Miraba por la ventana mientras las lágrimas se deslizaban por sus mejillas, una vez más.
Estaba embarazada de aquel amigo de su amiga, que tanto le había ayudado a triunfar, no quería que se supiera. Tenía que abortar o su carrera se iría al traste. Claro que él estaba casado, pero ella quería tener el niño. Ya no le importaba ser la mejor actriz o escribir y hacer monólogos. ¿O sí? pero lo que realmente quería es tener el niño.
Carmen Mostaza

A pesar de la insistencia de su amigo para que abortara, estaba decidida a tener el bebé; dejaría aparcados por un tiempo sus deseos de ser la Actriz del Año y emprendería una nueva vida con la ilusión de ser madre. 
Pensando en ello recordó que siempre había soñado tener una hija. 
Era consciente de las dificultades que sufriría para hacerse cargo de la situación, pero estaba decidida a asumirla sola.
No tenía nada que ver con el padre de su hija. No estaba enamorada de él. No le interesaba lo más mínimo. La relación había sido puntual fruto de un desliz la noche de fin de año. 
Puri Lascurain


Se despertó asustada y sudorosa de un terrible sueño, corría detrás de una niña a la cual no podía dar alcance y no sabía dónde se dirigía, ¡Era un sueño! De nuevo extraños pensamientos vinieron a su mente ¡cuidar a un bebé! Cierto que nunca estuvo dentro de sus ilusiones. ¡Estaba aterrada! Sus amigas ya madres, le animaban, le decían que ellas también tuvieron que aprender. 
De pronto el sonido del móvil le sustrajo de sus pensamientos... ¿si? Era Esther García la gran directora de teatro, quería que se entrevistaran, pues tenía "in mente! montar en Buenos Aires la obra de Federico García Lorca "Yerma" y había pensado en ella para interpretar el papel principal.
¡Ay sus planes de maternidad! De nuevo el dilema...

Alicia Mochales


"Yerma" era la obra elegida por Esther para su debut en América. Quizás fuera una premonición, pero le hizo reflexionar sobre su estado y su futuro profesional y personal. Aquella mujer "lorquiana" frustrada por no tener hijos, y yo ahora embarazada y dudando sobre su futura maternidad.
La verdad es que cada día que pasaba se enternecía más tener un pequeño ser dentro de ella, y se ilusionaba  con el hecho de ser madre.  
Fantaseaba con su presentación en América, y a la vez, le asustaba la posibilidad de que su nuevo estado le arruinará su carrera artística. 
Era algo que ella sola debía decidir. 
Margarita Martínez




La decisión era sólo suya, porque apenas tenía contactos con su familia. Sus padres habían fallecido y sus hermanos vivían lejos de la ciudad y bastante tenían llevando su vida laboral, sus  hijos, en  fin, con sus  cosas...
Mi trato con ellos era cordial pero no tenía la suficiente confianza como para contarles mi situación.
Su problema, se lo comentó a una amiga especial e intima, y ella fue la que le acompañó a ir al ginecólogo.
¡Es cierto! sólo se había hecho la prueba del predictor y tenía que saber como estaba. 
Al  entrar  en la consulta del médico, le  explicó sus dudas, su ansiedad, y cuando el ginecólogo le hizo la ecografía vaginal, le  dijo: aquí no hay ni embrión, ni latidos fetales, por lo tanto, no estas embarazada.
Le preguntó si en estos últimos meses debido al estado físico y anímico en que estaba, había tenido desarreglos sin más.
Laura Guisasola


Se despertó sobresaltada, empapada de sudor ¿Sería consecuencia de su embarazo?, pensó: ¿Qué embarazo? Puse la mano y su tripa plana como siempre.  No recordaba nada, creía que se estaba volviéndose loca. De repente, ya un poco más despejada, se dio cuenta de que toda la  tragedia que almacenaba su cabeza, era consecuencia de un mal sueño, una pesadilla.
Se levantó y con un vaso de agua salía al balcón para espabilarse un poco más y analizar el sueño. No estaba embarazada, de lo cual se alegró, puesto que no se daban las mejores circunstancias para criar un hijo.
Lo de la llamada de Esther García, la gran directora de teatro, que le  ofreció el papel principal de "Yerma" de Federico García Lorca le dolió más, qué bonito hubiese sido que fuera verdad. Cómo de todas las experiencias hay que sacar la parte positiva. Sí, ha sido un sueño, pero aún era muy joven, le va a servir para mejorar su voluntad y perseverancia y estudiar con más ahínco. Y algún día espera escribir sus propias obras como hizo con sus monólogos y por qué no interpretar "Yerma" en algún salón importante con éxito.
Clara Zubiaurre





sábado, 28 de diciembre de 2019

Regalos invisibles en los inocentes en el trabajo

Día de los inocentes y... yo con estos pelos, ja, ja, ja.

Hoy toca repartir los regalos del día invisible en mi trabajo. Somos más de 50. ¿Quien me hará el regalo a mi? acertará... La verdad que es un regalo que no sobrepase los 20€, y sea lo que sea y quien sea lo pasaremos bien seguro. Nos reunimos en el salón de la capilla y la casa por la ventana nos hace un ágape a las trabajadoras. Así nos despide la casa, dejamos de ser auxiliares laborales del ayuntamiento. En el nuevo año entramos a formar parte de la empresa de la Diputación Kabia.

Diana hizo esta caja para guardar los regalos.

Nos reunimos el grupo que podíamos que estábamos sin trabajar para tomar algo antes de ir. 

Edurne, Ignacio, Diana, Geli, Pili ,Yo, Beni y Beatriz
Antes de reunirme con ellos les hice la inocentada en  el grupo de Wassap. Les dije que me había caído y se me rompieron los cristales. Mientras íbamos a la residencia me preguntaron si me hice daño, pero no tienes las medias rotas, me decían. Pero si los cristales, no entendían, que era lo del regalo. 
Inocentes

La reunión con un buen ambiente y todas aportamos ayuda para poner la mesa y comer. 
Todas atentas al reparto de los regalos del amigo invisible. 
A mi me ha tocado para hacerle el regalo una buena compañera, lleva unos años menos que yo trabajando pero, nos llevamos muy bien.  Algunas compañeras las más antiguas no han entrado en este juego. Pero como son raras, ni para eso se apuntaron. Da igual, yo ya me apunté el año pasado y me lo pasé chupi con las jóvenes. Son la alegría de la casa y lo mejor que tiene esta residencia. 


Vídeo de Diana, la terremoto

Víctor, el marchoso, Amaia la inocentada
y a Amaia le dieron la inocentada con tanta caja.

Reparto de regalos  



Regalo a Fernando, el Jefe

Tengo más vídeos pero no los pongo todos.

Mi regalo para Sonia que es de León, le regalo este cuadro, una acuarela de Castrillo de Polvazares.  Espero que os guste y a ella también. No pudo venir pero irá mañana a trabajar. 


Hice este  también, pero es para el amigo invisible de con mis amigas y esta es de León. Le hice esta acuarela de Castrillo de Polvazares. 



Han salido un poco el reflejo del cristal, pero apenas se nota en la foto. 


A mi me ha tocado un regalo muy bonito, este bolso pequeño, que es como me gusta a mi, gracias a quien me lo ha regalado.


¡¡Espero que os  guste!!

viernes, 27 de diciembre de 2019

Relato: El arte empoderante de las letras 1ª parte

Relato escrito "Por las  chicas del taller de escritura  creativa"
Dinamizadora: Izaskun Rodriguez Elkoro
Era un sueño cumplido, llegar a se  seleccionada para participar en la fase final de la "Actriz del  Año"
Qué lejos quedaban los años de su niñez en el pueblecito dedicado a la siembra del cereal, con aquél calor tórrido pero, que ella compensaba con el espacio fresco de la escuela, donde se sentía feliz leyendo y disfrutando de todos los clásicos que caían en sus manos.
Pronto tuvo que trasladarse a la ciudad para ampliar sus conocimientos en Arte Dramático y Declamación, y ahora a pensar en su juventud, ya estaba seleccionada  entre muchos aspirantes  para ir a la Gran Academia de Teatro. Acudiría a duración de un  curso para luego pasar a la prueba  final. 
Dorita Egurrola 

Se incorporé al curso mencionado con mucha  alegría y responsabilidad, había sido seleccionada y no podía decepcionar ¡Cuánto trabajo! Allí estaba mucha gente  y bien preparada. 
Lo primero que hizo fue contactar con sus compañeros, tener buenas relaciones y ser lo más agradable posible. ¿Qué pretendía con todo esto? Llegar a lo más alto, se había trazado una meta a la cual no podía ni debía abandonar. 
Era duro, en las actuaciones severas, hacer papeles completamente distintos a su condición humana. Pero si quería llegar a una buena interpretación, tenía  que superarlo. 
Cori Perrino 


Sabía que tenía que enfrentarse a sí misma en cada papel, con cada personaje y en consecuencia, en cada actuación. 
No debía olvidar que de sus interpretaciones dependía el cumplir su sueño de ser Actriz del Año.
Por esa misma razón se prometió que lograría interiorizar los pensamientos y comportamientos de los personajes, de sus papeles, y convencida de que para ello debería trabajar duro y dejar a un lado su propia personalidad, comenzó a dejar de ser ella misma. 
Ainhoa Carmona


¿Superarlo? o tal vez replantearse la vida. Igual había llegado ese momento, hacía tiempo que estaba pensando si en realidad era eso lo que le hacía más  feliz. 
Desde pequeña Le gustaba la interpretación, pero en el fondo, lo que a ella le gustaba era escribir. Y aunque pensaba que era un gran cambio, tenía que intentarlo. No sabía si podía hacerlo. Lo que tenía claro es que las dos cosas a la vez  era imposible.
Un día llamó a su mejor amiga y le comunicó que dejaba la ciudad  y se volvía al pueblo, donde  creía que iba a encontrar el silencio y la  tranquilidad para escribir.  
Mariluz Moreno

Su amiga le retuvo, pues, aunque sabía que le gustaba escribir, le hizo recapacitar, ya que era conocedora de que la interpretación era para ella muy importante. 
Le introdujo por medio de un amigo suyo, en un mundo donde se sentía contenta y feliz. Se reunían por la noche en un café, donde  quedaban con unos escritores, y allí tuvo la oportunidad de compartir algunos escritos suyos.
Así, de día iba a clase de interpretación, y por otro lado estaba en contacto con un mundo que le apasionaba y ya decidiría poco a poco el camino que iba a tomar. 
Lourdes Amuchastegui

Uno de los escritores que asistía al café-tertulia con asiduidad, la última noche se acercó y le  comentó, qué uno de sus trabajos le había  gustado en especial y querría leerlo en su casa con mayor tranquilidad, por lo que no tuvo ningún inconveniente dejárselo.
Al día siguiente, sin esperar a la tertulia le llamó para decirle que le parecía muy interesante, y merecía aprovecharlo para escribir un libro. Le animó  mucho, diciéndole que si lo hacía, él estaría dispuesto a ponerle en contacto con una editorial, con la que tenía muy buena relación.

Lo pensó con calma y llegó a la conclusión de que no debía dejar pasar esta oportunidad. Llamó al escritor para agradecerle y decirle que ya estaba sobre el papel con ilusión, pero sin olvidar, las clases de la Escuela de Arte  Dramático.
Arrate Aramberri

Pero he aquí que comenzó a sentirse dispersa. cuando se ponía a escribir, en su mente entremezclaba contenidos de las sesiones de teatro, y  resultaba difícil poner cada cosa en su sitio.
Esta situación comenzó a hacerle sufrir. Se preguntaba ¿no serviría para ninguna de las dos actividades que parecían llenar su  vida?
En la medida en que en el teatro iba mostrando esa nueva personalidad que había adoptado, al ponerse delante de la máquina con un folio en blanco,  se sentía vacía, infeliz, incapaz de utilizar su imaginación que parecía haberse consumido.

Rosa Ecenarro 



miércoles, 25 de diciembre de 2019

"LA NAVIDAD"

                  La Navidad vista desde niña.
                                           
Cuando eramos niños la Navidad la vivíamos en familia con padres, tíos y primos. Íbamos al caserío donde vivían mis tíos. Nos juntábamos todos los primos e íbamos a buscar musgo al monte y poníamos el nacimiento. En Nochebuena por la tarde solíamos cantar villancicos por los caseríos de los vecinos Arrazola, nos daban el aguinaldo o caramelos. Por la noche cenábamos una sopa de picadillo, un pollo relleno del corral, que lo cocinaba mi tía. Después de cenar nos íbamos a la cama con la ilusión que nos visitaba el Olantzero y nos traían los regalos. Nos levantábamos temprano para ver lo que nos había dejado debajo de la ventana y jugábamos con los juguetes que nos había traído.
Relato copiado de los ejercicios de la escuela con 12 años
Foto de Autor   desconocido, podrá su autor  retirarla si lo precisa 

                    HISTORIA DEL OLANTZERO                                    




En los bosques de Euskal Herria, hace muchísimos años, vivía un hada muy bella de cabellera amarilla y ojos muy brillantes. Como todas las hadas cuidaba de la gente y estaba acompañada por criaturas como duendes llamados Prakagorri (pantalones rojos) que la ayudaban en todo su trabajo.

Un día que el hada estaba viajando a través de las montañas.  Se paró en la fuente de los prakagorri. Mientras peinaba sus cabellos le anunciaron que algo había moviéndose entre los helechos. Los duendes gritaron para llamar la atención del hada. Ante la sorpresa de ella, entre las hierbas había un niño. Ella que no entendía, como los humanos había podido dejar abandonado a un bebé humano. Por ello el hada le dijo al bebé: "tu nombre será Olentzero, porque es una cosa maravillosa haberte encontrado. Y por este acto te daré los regalos de Fuerza, Coraje y Amor, por todo el tiempo que tú vivas". Entonces ella cogió al niño y lo llevo a una vieja casa, en el limite del bosque. En la casa  viven un hombre y una mujer que no tenían hijos. Así que sabiendo el hada que serían muy felices de recibir el bebé, lo dejó enfrente de la puerta para que ellos lo encontraran. 



                         

Muy pronto, al amanecer, cuando el hombre se levantó a ordeñar las vacas encontró al bebé y corriendo llamó a su mujer y se lo enseñó a su esposa. Muy contentos de haber recibido a ese niño, rápidamente lo taparon con una manta, le dieron de comer. Lo adoptaron como su hijo. A Partir de ese momento, Olentzero creció entre los bosques y se convirtió en un fuerte, amable y saludable hombre que, nunca tuvo la preocupación de como había llegado a ser encontrado por sus padres. Olentzero trabajaba todos los días del año ayudando a su padre haciendo carbón. Pero lo inevitable sucedió después de muchos años, los que habían sido sus padres murieron y Olentzero se quedó muy solo en su casa del bosque, haciéndose viejo según pasaban los años.
Durante el paso de los años Olentzero fue entristeciendo, se fue dando cuenta de lo que quería, era ayudar a otras personas que lo necesitaban. Recordó, que en el pueblo había una casa donde viven los niños que no tienen padres. Ellos vivían de lo que la gente del pueblo les daba. Esos niños están muy solitarios como yo pensó, el Olentzero trato de hacer algo para que esos niños fueron más felices.
Como Olentzero era muy hábil haciendo cosas con las manos, se dispuso a hacer juguetes para los niños y muñecas para las niñas, con la idea de regalarles los juguetes cuando fuera al pueblo a vender carbón. Cuando acabó de hacer las muñecas y los juguetes, los metió todos en un saco y cargo el saco en su burro junto al carbón. Marchó al pueblo muy contento pensando en lo que iba a hacer.
Olentzero les repartió los regalos a los niños, ellos se pusieron muy contentos. Él estuvo jugando con ellos todo el día, contando las historias que había aprendido de su padre cuando era pequeño. Los niños y niñas a partir de ese momento amaron mucho al Olentzero y ya no se sintieron tan solos como antes. Olentzero fue muy bien reconocido en el lugar, cada día cuando llegaba al pueblo a vender su carbón, le rodeaban todos los niños.
Esto sucedía durante muchos años, hasta que un día hubo una tremenda tormenta. En el bosque y las montañas destruyó muchos árboles y en el pueblo muchas casas. Los truenos, rayos y el frío dejaron muy asustados a las gentes del pueblo y especialmente a los niños.
Un día Olentzero estaba de camino hacia el pueblo y vio un rayo que caía en una casa. Se acercó y vio a unos niños en la casa en peligro y pidiendo ayuda, la casa estaba en llamas. Cubrió a los niños con una manta para protegerles del fuego y los saco de la casa a través de una ventana del primer piso. Mientras él estaba tratando de salir, una gran viga cayó sobre el Olentzero, provocando que su fuerte y gran corazón se parara. Cuando se enteraron las personas del pueblo, lloraron por lo sucedido dándose cuenta de que no había nada que ellos pudieran hacer.


En ese mismo momento fueron sorprendidos por una brillante luz que salia de la casa. Mientras nadie pudo ver lo que sucedía en el interior de la casa. Dentro apareció el hada que había encontrado al Olentzero cuando era un bebe en el bosque, muchos años antes, está le llamo por su nombre con su dulce voz. El hada le dijo al Olentzero: "Olentzero, tu has sido un buen hombre, lleno de fe y de buen corazón. Has dedicado toda tu vida a hacer cosas para los demás, y has dado hasta tu propia vida, para salvar a otras personas. Por lo tanto no quiero que te mueras. Yo quiero que vivas para siempre. De ahora en adelante tu harás juguetes y otros regalos para los niños que no tienen padres. Y en todos los rincones de Euskal Herria", al oír esto los prakagorris se apresuraron a decir que ellos le ayudarían.

A partir de ese momento, así sucedió. En la mitad del invierno, al final de cada año, Olentzero, va por todos los pueblos de Euskal Herria repartiendo juguetes, a los niños que no tienen padres, ni abuelos, que les hagan regalos. Los niños de todos los pueblos celebran la llegada del Olentzero cantando canciones y esparciendo mensajes de amor.

Muchas personas no creen que el Olentzero exista pero, por contra otras, sostienen que entre los vascos existe todo lo que tenga un nombre y realmente queramos que exista.


Recopilado de mi otro blog para vosotros.

¡¡felices fiestas!!

¡¡Espero que os  guste!!

domingo, 22 de diciembre de 2019

Hoy es mi 4º cumpleaños del blog tengo que celebrar junto con Emerencia este homenaje

No me  acordaba que Emerencia  había  escrito este homenaje de mi primer viaje. Visualizando en su blog me encontré mi nombre y encontré este bello homenaje. Qué mejor post para celebrar mi 4º cumpleaños  de mi blog. Porque lo mejor de tener un blog, es encontrar en el camino gente tan maravillosa como la que tengo entre mis compañeros que me visitan. Por eso os pido que entréis en esta dirección y visitar el  blog de Eme, donde ella nos deleita con sus maravillosos relatos con su forma tal personal de escribir.  

PRIMER VIAJE DE MARÍA DEL CARMEN PÍRIZ



¡Hola! Un nuevo periplo de esta sección de viajes hechos con la brújula imantada de tiempo y nostalgia. Para los que no seguís estos viajes comentaros que es una sección abierta a cualquiera que le apetezca participar con crónicas de su primer viaje, esas anécdotas y momentos inolvidables, y esas fotos de antaño. Ya han participado algunos blogueros que nos han contado sus anécdotas, añoranzas, sueños y confidencias (podéis pinchar el nombre para ver sus viajes). GRACIAS A TODOS!!!





Este nuevo primer viaje es de una entrañable y generosa compañera que en mi caso ha trascendido más allá de este mundo virtual puesto que tengo la suerte de poseer un par de pendientes elaborados por ella, sencillos, pero que guardo con mucho cariño. Las manualidades es una de sus pasiones entre otras muchas. 

A María del Carmen no es casualidad que le gusten las peonías. En el lenguaje de las flores, ésta simboliza la honestidad en actos y maneras, la veracidad. Quienes conocemos un poquito a Mamen sabemos que ella es así. Espejo de alma y reflejos de corazón. Es muy difícil que no la pilles con la sonrisa puesta y su vida enmarcada en la ilusión. Su blog es como esas enciclopedias de antes: la “Enciclopedia Álvarez” de la editorial Miñón con sus lecciones, ejercicios, lecturas y nociones. “Intuitiva, sintética, práctica”. Así es Mamen. Yo conocí este libro, de pequeña me fascinaban sus dibujos, sus mapas, la simplicidad de los textos, tal vez sea por lo que me viene ahora a la memoria (dejando al margen cualquier otra instrucción a la infancia de entonces).



 


El blog de Mamen Alguien con quien hablar es multifacético. Y es que ella tiene tanto que decirnos y contarnos... En él recoge todos sus escritos breves y relatos, sus pinturas y fotos, recuerdos de ayer y de hoy, sus viajes, sus idas y venidas a exposiciones o a teatros... Es abierta a contarte lo que el día a bien le trae. ¡Tenéis que visitarlo!



Este viaje que nos regala es muy especial para ella, no es la primera vez que va, ya fue, nació en él. Es un viaje entrañable, un recuerdo que trasciende mucho más allá del tiempo, puesto que es la primera vez que vuelve después de dejarlo a los 7 años. Un reencuentro maravilloso en blanco y negro y esos positivos en color; contado y enseñado con la grandeza del corazón con esas letras, las suyas, que están escritas con alma de recuerdo. 



Viajemos con Mamen por su Olivenza (Badajoz), su cuna, su esencia de arte.




Quiero contaros el encuentro y la impresión que me causó ver el pueblo donde nací. Enfrentarse con los recuerdos y las sensaciones. Lo que me causó ver cómo mis recuerdos de niña cambiaban mucho al ser visualizados con otros ojos. 

Un pueblo muy cuidado ahora para el turismo, pero cuando nos vinimos ni se apreciaban sus valores. Los lugares históricos no se cuidaban como ahora. Su castillo amurallado, sus baluartes, las iglesias de estilo portugués…esos templos por dentro ahora los aprecio, son unas iglesias fantásticas. ¡Todo es tan impresionante!



Olivenza fue ciudadela medieval del siglo XIV. Murallas y puertas, un conjunto monumental de 14 torres macizas. Dos puertas la de Alconchel y la de Los Ángeles con torres semicirculares. Fue tierra castellana que a finales del siglo pasó a ser portuguesa por el tratado de Alcañices. Sus iglesias-salón, como las llaman, son del renacimiento tardío y tienen esa azulejería tan característica portuguesa. Paneles de azulejos en las naves laterales del siglo XVII del tipo “maçaroca”.




Se ha notado mucho los cambios pero la esencia del pueblo no ha cambiado. Hay también comercio, y por supuesto, agricultura.
Cuando me fui las calles estaban sin asfaltar,
muchas casas no tenían agua en casa, las mujeres iban a lavar a los lavaderos. La gente vivía del campo. Menos los que tenían comercio.

Os comparto las fotos entrañables en blanco y negro de todos estos lugares y las dos fotos en color que son como están actualmente. Aquí abajo estoy en la casa donde nací. 





Los paseos donde nos íbamos  pasear  los domingos al salir de misa…
Aquí no pude resistir llorar de emoción al encontrarme de nuevo bajo las palmeras y recordar a mi abuelo… Escribí esta poesía:


OLIVENZA, MI ESENCIA

Salí de mi casa a tu encuentro 

Té vi a lo lejos, la torre me guió 

Se erguía esbelta sobre el manto blanco de tus casas 

Paseé, miré, contemplé, palpé y acaricié 

Te recorrí toda y entre tus calles me perdí.

El asfalto que pisé, me guió y me empapé de ti.
Una ráfaga de aire, movió las palmeras de tu paseo, el suave polvo me trasladó nostálgica a mi infancia. 

Vi un anciano sentado en un banco con su gorra y su chambra, era mi abuelo, con el cigarro entre sus labios. 

Me vi sentada sobre sus débiles piernas.
Un soplo de aire trajo a mis oídos los cánticos del rosario, rezaba D. José Párroco de la Farrapa.

Mis lágrimas afloraron a mis ojos y lloré emocionada.
Bajé caminando por la calle de las Flores y entre las rejas de una casa, vi a mi madre planchando.

Doblé la esquina a la calle Jurmhena cuna de mi vida.

Un soplo de brisa transformó el asfalto en tierra, me vi jugando en las lanchas de la acera al truqui, cantando canciones de antaño. 

Vi las cilindras y las rosas de mi patio
adornando los altares de Maya
Oí las ovaciones en la plaza de toros. ¡Olé! ¡Olé! 

Me vi de la mano de mi madre cuando íbamos a la plaza de abastos
Sentí las caricias de esas manos desgastadas por el jabón y el agua cuando vi los lavaderos abandonados 

¡OH, Olivenza! tu recuerdo es mi esencia.






¡¡¡Gracias Mamen!!! 

Por este corset bordado, medido y cosido puntada a puntada entre fronteras. Ese ceñido y agarre a las raíces; la memoria verde que llamo yo. Esas ramas que se abrazan al corazón para seguir creciendo, para sentirte más presente si cabe. Un legado que une, un abrazo que ciega límites, edades, pueblos, ciudades y países.

Para los que andan lejos de sus lugares siempre hay una esperanza de volver. 




Diego Torres. Color esperanza

Sé que hay en tus ojos con solo mirar
Que estás cansado de andar y de andar
Y caminar girando siempre en un lugar.


Sé que las ventanas se pueden abrir
Cambiar el aire depende de ti
Te ayudara vale la pena una vez más

Saber que se puede querer que se pueda
Quitarse los miedos sacarlos afuera
Pintarse la cara color esperanza

Tentar al futuro con el corazón

Es mejor perderse que nunca embarcar
Mejor tentarse a dejar de intentar

Aunque ya ves que no es tan fácil empezar

Sé que lo imposible se puede lograr
Que la tristeza algún día se irá
Y así­ será, la vida cambia y cambiará

Sentirás que el alma vuela
Por cantar una vez más


Saber que se puede querer que se pueda
Quitarse los miedos sacarlos afuera
Pintarse la cara color esperanza

Tentar al futuro con el corazón




Un abrazo para todos y en especial a Mamen, Gracias !!!



Copio aquí cada entrada que tuvimos en su momento y me comprometo a deciros que los visiteis uno por uno. Debo decir que son todos los que han comentado aquí, mis fieles compañeros que me han visitamos y deleitamos con sus entradas. Y muchos más que han ido faltando desde el principio.  Y con ellos quiero cumplir mis 4º cumpleaños de mi blog.



30 comentarios:

  1. ¡Olivenza, qué preciosidad! Ay, no puedo evitar recordar la jota:

    Las mujeres de Olivenza
    no son como las demás
    porque son hijas de España
    y nietas de Portugal.

    Con nostalgia de Extremadura, que hace tiempo que no visito, os mando un par de abrazos fuertes, Mamen y Eme.
    Responder




    1. Carmen esa canción que me la cantaba mi madre y por eso me decía que yo era distinta a las niñas vascas. A veces llegaba enfadada porque me llamaban maqueta, por ser castellana. Pero eso ya pasó a la historia. La gente quiere ser de donde nace y de donde vive. Y las dos regiones se complementan. Un abrazo
    2. ¡Hola! Es que Olivenza y Extremadura en general son para morir de amor. Me gusta mucho el blog de Mamen y ella es encantadora. Besos.




    1. Muchas gracias Marigem es que realzar Olivenza mi tierra de nacimiento y ser tan compañera y amiga no tiene precio, ya ves que maravilla de viaje me ha preparado Eme tienes que animarte y que te haga a tí tu primer viaje. Un abrazo
    2. Muchas gracias Eme no lo has podido bordar mejor, me ha encantado tu post. Estoy emocionada con la poca información que te envié has hecho un viaje grande. Un abrazo, mejor dos, tres, cuatro, cinco bueno hasta el infinito...
  2. Hola Eme, hola Mamen.
    Un viaje hacía el eterno regreso, hacia el encuentro de los recuerdos más puros e inocentes. Un viaje hacia la memoria y un reencuentro encantador.
    Y que decir de Olivenza....
    Una población encantadora, bellísima y magníficamente cuidada. Puro sol de Extremadura, a veces portuguesa y otras española, siempre ibérica, siempre nuestra.
    Gracias a las dos por este recuerdo en forma de letras, música y estupendas fotografías.





    1. Muchas gracias por tus palabras Miguel. Es que Eme es una poeta en todo lo hace y este es un homenaje a mi persona y a mi pueblo, porque se que lo has visitado y sabes que es una maravilla. Un abrazo
  3. Me ha gustado mucho cómo mamen relata su experiencia personal. Cómo cambió, no solo su Olivenza natal sino su forma de apreciarla.
    Yo también he experimentado esta sensación del antes y del después, cuando, tras muchos años de ausencia, he vuelto a algún lugar donde, de niño, acudía cada verano. Los cambios, a veces espectaculares, no son siempre bien recibidos. Se han restaurado viejos edificios, iglesias y monumentos, pero echas en falta otros que te procuraron momentos de felicidad: el cine que ya no está, la plazoleta donde jugabas con tus amigos tiene una modernidad que ya no la hace tan entrañable, los modernos comercios han sustituido el estanco de don Miguel, la mercería de doña Rosa, la pastelería de aquel matrimonio tan simpático que de vez en cuando nos regalaba un merengue; las higueras de las que tomábamos aquellas brevas tan deliciosas dieron paso a un solar que ahora está ocupado por bloques de pisos demasiado altos, etc, etc, etc,
    Lo moderno y lo antiguo deberían coexistir de forma ordenada, en paz y armonía. Lo viejo no tiene porqué ser feo y lo moderno no debería ser (a veces) tan insustancial, si no horroroso.
    Disculpad las dos esta disquisición tan larga pero me la ha provocado la lectura de esta estupenda entrada.
    Dos abrazos.




    1. Josep, es que es lo que pasa cuando faltas mucho tiempo de un lugar. Que todo cambia, pero la esencia queda aunque sea dentro de nuestros corazones. Ver como ha cambiado la vida donde has vivido con apenas siete años te impacta la primera vez que lo vives. Un abrazo

  4. Hola. Qué entrañable respuesta al viaje de Mª del Carmen. Gracias Carmen, Marigem, Miguel, Josep Mª. No conozco Olivenza pero esa entrecruzada de caminos, de culturas me apasiona, tengo que ir y más después de este viaje compartido con Mamen. Un abrazo a todos!!!

  5. Hola Emerencia Y Mamen
    No conozco Olivenza ni tampoco mucho Extremadura y desde luego después de leer y ver estas imágenes se despiertan las ganas de visitarla, aunque creo que no en verano.
    Me ha gustado ese antes y después que también destacaba Josep Mª porque se mira el hoy con ojos del ayer y una se acaba dando cuenta que lo importa es lo que nos llevamos de los lugares y de las personas, eso nunca cambia, siempre es nuestro.
    Besos a ambas





    1. Conxita pues si tienes ocasión de ir algún dia la mejor época para visitar Olivenza o Extremadura es a finales de abril o mayo en primavera. Ya que está todo tan bonito de verde y no hace tanto calor como en verano. Un abrazo
  6. Qué agradable paseo, volviendo la vista atrás, con esas fotos de antes y ahora, ¡original el post de Mamen! Tengo el placer de conocerla y estoy de acuerdo con lo que dices de ella. Además, dice las cosas como las siente, ni más ni menos.
    Olivenza la desconozco pero no me extraña que a ella le emocione recordar cosas, sobre todo, a su abuelo.
    El poema es precioso, y la canción de Diego Torres genial para terminar, Eme.
    Un besazo a las dos.
    Maria del Carmen Píriz14/6/17



    1. Es que Eme es maravillosa captando a la persona y ha realizado un posts emocionante. El lugar lo visité después de pasar muchos años y me enganchó que tengo unos años que voy en primavera, este no he podido ir pero ya lo estoy echando de menos. Así que si tienes ocasión visita Olivenza te encantará. Un abrazo

  7. Una hermosa entrada que nos invita a un viaje en el espacio y el tiempo; entre las emociones y el recuerdo. La verdad es que siento sana envidia cuando leo la emoción que muchas personas sienten por determinados lugares. Yo soy un poco desapegao como dice mi madre para estas cosas.
    Pero si me emociona leer estos sentimientos de otro. Enhorabuena y un fuerte abrazo a las dos!





    1. David seguramente eses sentimental lo que pasa que tu estás en otra onda entre mundos extraterrestres y ciencia ficción posiblemente en esos escritos manifiestes claramente tus sentimientos. Un abrazo

  8. Preciosa entrada la de Mamen. El viaje a otro lugar, pero también a los recuerdos de la infancia, al sitio donde se nace. Me han encantado las fotografías que muestran la situación de Olivenza antes y después, cómo cambian los pueblos, aunque sigue la esencia...
    Y me ha encantado el poema del final, realmente hermoso.
    ¡Un abrazo muy fuerte para las dos, Mamen y Eme!






    1. Cuando una desde niña le hablan del pueblo que nació y no ha viajado desde hace tanto te creas un clima de lo que dejaste atrás muy diferente de lo que te encuentras al volver con el tiempo y eso me enamoró, desde entonces he vuelto casi todas las primaveras.Este año no he podido ir y ya lo hecho de menos. Un abrazo
  9. Gracias por vuestra visita Conxita, Chelo, David, Ziorza es un gusto teneros fieles a los recuerdos y a la nostalgia de estos viajes y vivirlos como si fueran vuestros. Viajes donde se hace propio lo ajeno, y no es económico (que para eso están otros) es lo sincero, lo que no tiene precio. Un abrazo a los cuatro

  10. Qué entrada más bonita, :)
    Un viaje en blanco y negro que termina por convertirse a color.
    Qué sensaciones tiene que sentir uno cuando regresa al hogar.

    Mismos ojos, diferentes emociones.





    1. Son sensaciones del pasado y entras en el presente. A mi aparte de provocarme recuerdos, lloré y 
  11. Un viaje muy ilustrativo en el espacio y en el tiempo. Y esas fotos en las que se ven los mismos lugares antes y después resultan muy nostálgicas.
    Un beso a ambas.






    1. Nostalgia,lágrimas y alegría a la vez es lo que sentí al volver por mi pueblo. Hoy voy siempre dispuesta a descubrir algo restaurado y nuevo. Un abrazo Rosa.

  12. Qué viaje más bonito, ver cómo un lugar se transforma con el tiempo y evoluciona es muy conmovedor. Felicidades a las dos, ya sea por crear el apartado o por realizar la entrada sobre este viaje maravilloso. Un besito.





    1. Con Eme es fácil que un post tan sensible para el recuerdo se haga ameno y agradable. Un abrazo Maria.
  13. Hola Irene, Rosa y María sí que es bonito ver los viajes con esos ojos, los mismos y con diferentes emociones que las acompasan la edad. Como ellas misma, así es Mamen, viajera que no para. Últimamente nos sorprende con los lugares que visita, creo que era un museo de títeres. ¿Mamen donde estás ahora? Un abrazo a las tres.






    1. Pues recién llegada de León de nuevo, una visita que siempre se descubre lugares nuevos o a personas maravillosas. Un abrazo Eme

  14. «Olivencia, tu recuerdo es mi esencia» Creo que llevas mucha razón, Carmen. De alguna forma, aunque una se vaya a vivir lejos, la tierra se lleva en el alma.
    Dice Lluís Llach en una de sus canciones que su país es tan pequeño que siempre lo lleva en el corazón aunque la vida lo lleve lejos y que se convierte en contrabandista mientras no descubran detectores para los secretos del corazón.
    1. Hola María José, gracias por la parte que me toca y por si se le olvida a Mamen comentártelo ¡que frase más original! en la aduana, en las fronteras, en cualquier lugar que intentes ver podrán cachearte, podrán exigirte, pedirte, exigirte, pero nunca nada ni nadie te destapará estos secretos del corazón. Gracias. Un abrazo
    2. Eso es Milano el recuerdo es la esencia de lo que una dejó tras de si. De lo que pudo ser y de lo que ha sido. Un abrazo