miércoles, 28 de abril de 2021

TEATRO " Frida" de Humberto Robles. Actriz: Rosa Martinez - Alcocer

Hoy es un día triste para Eibar. Nos ha dejado una gran actriz con solo 53 años. Sirva de homenaje este recordatorio de una gran obra. Donde la vi actuar y la conocí. Se nos ha ido una persona maravillosa y valiente.  La recordaremos. Le doy mi mas sentido pésame a su familia y sus amigos.  

D. E. P.

Compañeros he vuelto a ir al teatro, en este caso una obra que me ha emocionado, sabía algo de este personaje pero, nunca me lo imaginé en una obra de teatro. La obra es Frida y es interpretada por una actriz de Eibar y hace un monólogo maravilloso y con una interpretación sublime. La actriz que la interpreta en Rosa Martinez-Alcocer. Al leer el catálogo de la obra me interesó y decidí que hoy no iba a pintar, quería ver esta obra. Me sonaba el apellido y envié un wassap a mi compañera Mª Jesús y le pregunté si su hermana era la actriz y hacia esta obra. Me dijo que sí, así que enseguida me encontré con ella y unas compañeras más y  fuimos al teatro a disfrutar del monólogo. Y amigos, me ha encantado a pesar de que durante más de una hora esta  actriz  llenaba ella sóla el escenario. Le acompañaba otro eibarrés Fran Lasuen con la música del violín. La asistencia fue casi lleno, y los aplausos al acabar la obra  fue apoteósico. Esta actriz tiene tablas, tiene que triunfar, es una artista como la copa de un pino en la interpretación.  


Panfleto de la obra


Rosa Martinez-Alcocer
Interpretación de la actriz 



Frida es ante todo un gran ejercicio de interpretación a cargo de la actriz eibarresa Rosa Martinez-Alcocer y un muy interesante espectáculo, dirigido por Paco Obregón, en el que participa, en directo, el gran músico Fran Lasuen.
En el argumento, un día de la vida de Frida Kahlo, quien prepara una fiesta en honor al "Día de Muertos" y va llevando al espectador por diferentes momentos de su biografía, desde episodios de su infancia hasta su vida como esposa, amante y pintora. Mientras cocina, evoca  a Diego, Rockefeller, Trotsky... expone su opinión sobre los artistas, sobre México, Estados Unidos, Francia y surge inevitablemente el recuerdo del accidente y la presencia de la muerte. Un monólogo entre el dolor, la pasión y el humor.
Ocho días antes de morir cogió los pinceles y escribió sobre la pulpa roja de una sandía de su óleo:
 " Viva la vida/ Frida Kahlo/ Coyoacán 1954 México".
Este bodegón es su adiós: "A mi ningún padecimiento me va a frenar las ganas que traigo aquí dentro", decía.
Drama





Ella me dijo que no tenía página web, que estaba en ellos. Su hermana compartió en mi biografia de Facebook un video de una interpretación de otra obra que hizo en el 2010 se titula " Sin Techo" y ahí demuestra su interpretación que es una buena actriz. 
Rosa Martínez-Alcocer: «El texto está escrito desde el corazón, ve más allá de la artista»
·    La actriz eibarresa regresa a su casa con 'Frida', un trabajo en el que comparte escenario con el músico Fran Lasuen.
Felix Morquecho periodista del Diario Vasco
Las Jornadas de Teatro reciben hoy una obra inspirada en un personaje universal y lo hacen con dos eibarreses en escena. No fue nada intencionado pero el proyecto que la actriz Rosa Martínez-Alcocer puso en marcha le llevó hasta el músico Fran Lasuen, alguien para quien tocar en una obra de teatro no es nada nuevo. Por ese y por muchos más apoyos Rosa Martínez-Alcocer no para de dar las gracias a todas las personas que han puesto su granito de arena para 'Frida'. «Estoy eternamente agradecida porque empecé con un proyecto particular y me he encontrado que todo han sido apoyos. Es algo que me reconcilia con la profesión». La obra se estrenó en septiembre del año pasado pero es ahora cuando comienza a rodar. Ahora llega a las Jornadas en una función programada con la colaboración de la Mesa de la Mujer y el departamento de Igualdad del Ayuntamiento. El personaje lo merece, pero la obra no es solo para fans de la conocida pintora mexicana.

DATOS
Obra. 'Frida'.

Intérpretes. Rosa Martínez-Alcocer y Fran Lasuen al violín.

Cuándo. Hoy a las 20.30 horas.

Dónde. Teatro Coliseo.

Entrada. 12 euros.

-¿Dónde nació su vínculo con el teatro?

-Primero fue en el Instituto, con José Luis González 'Poxpolo' y Jesús Cimarro, que promovían un grupo. De ahí pasé al 'Taller de teatro Eibar-Ermua', algo que organizaron entre los dos ayuntamientos en las escuelas de Ongarai, en Ermua. El profesor era Paco Obregón y por eso tuvimos muchísima suerte, porque al acabar teníamos vía directa a un grupo profesional como Geroa. De ahí salió muchísima gente que hemos seguido haciendo teatro. Por eso yo soy muy defensora de los talleres de teatro. Más allá de que te desarrolles profesionalmente o no, es algo que aporta mucho a las personas que acuden, a muchos niveles.

-¿Y qué es Iris Teatro?

-Iris es mi idea, es una empresa que formo yo con el objetivo de hacer aquellas cosas que me interesan, sin ningún tipo de presión a priori. Una de las cosas en las que me he empeñado es tener la libertad de hacer las cosas que quiero. Esta es una profesión que la amas o la amas. Si estás supeditada a otras presiones puede que termines por dejar de sentir eso. Por eso Iris nace tras una etapa fuera de la primera línea del teatro.

-¿Cómo llega esta 'Frida' a sus manos?

-Uf, el proceso es largo. Hace diez años yo estaba trabajando en Lisboa con una compañía de Albacete. Allí vi un cartel de una exposición sobre Frida Kahlo, y me dije «algún día voy a hacer un personaje sobre ella». El director Claudio Hochman me dijo «hazlo ya», pero yo le dije que no estaba preparada. No sabía desde dónde enfocarlo y dejé aparcada la idea, pero hace un año y medio estaba en duda sobre qué hacer en esta profesión, me puse a buscar si había algo escrito sobre Frida y me encontré con este texto de Humberto Robles, dramaturgo mexicano reconocido nacional e internacionalmente.

-¡Un monólogo!

-Pues eso es lo que me frenó porque yo siempre he trabajado con un grupo de actores. Pero lo leí y el texto me enamoró desde el primer momento. La forma de enfocar el personaje, cómo está narrada la historia... yo digo que este texto está escrito desde el corazón, es capaz de ver más allá de la artista. Pone el acento en la capacidad de Frida de ser consciente de sí misma en todos sus aspectos, en los claros pero también en los oscuros.

-Lo más conocido son sus autorretratos y su imagen.

-Y de ahí nos hacemos toda una fantasía. Ella misma dice «yo cuando pinto, pinto desde las tripas y no pinto sueños, pinto mi realidad». Se pinta a sí misma porque pasa mucho tiempo sola y es lo que mejor conoce. Pero el autor va más allá.

-¿Cómo se lleva eso hasta el público?

-Frida tiene muchas biografías, cartas reales y hay frases que se recogen textualmente. Pero nuestro trabajo es llenar de vida el texto. Yo intento transmitir y llegar, no al oído o a la cabeza, sino a la emoción de cómo vive Frida su vida.

-Es la única actriz en escena pero no está sola, sino que se encuentra con otro eibarrés.

-Tengo que agradecerle su generosidad absoluta. Desde que vio un ensayo general, el músico Fran Lasuen se entregó incondicionalmente.

-¿Qué papel juega en la obra?

-Él dice que lo suyo son unas pinceladas y efectivamente está así concebido, pero su personaje forma parte de la fantasía y del imaginario de Frida. La obra empieza en un 'Día de muertos', ella está despertando de un sueño y hace que el público sean sus invitados, Trotsky, Picasso, etcétera, y el músico es también una creación de Frida en su ensoñación. Por eso el violín suena cuando ella lo necesita o lo demanda. De hecho Fran está mucho tiempo en el patio de butacas.

-Llega con una obra especial, a una plaza especial.

-Claro. Todo lo que he hecho ha venido aquí, hay entendimiento y conforme pasa el tiempo más, por eso estoy muy agradecida. Dirigí 'Un loco de desatar' con Sardo Irisarri, y se estrenó aquí, el anterior trabajo con La Papa Antzerkia que era 'Rosas rojas' también vino, y ahora llego con esto. Y Eibar es muy especial porque nací aquí y aquí me entró ese veneno del teatro.

-¿Qué le dice que las Jornadas de Teatro cumplan 40 años?

-Me dice que detrás hay un trabajo muy bien hecho, sin lugar a dudas. Es algo que sale adelante con mucha dedicación y mucho amor. Además este festival ha sabido crear un público y eso no es nada sencillo. Tiene un público fiel, incluso hay personas que solo van al teatro en las Jornadas, pues ya es algo. Cuando un festival así se sostiene en el tiempo y crece, eso solo se explica en una confianza ciega en lo que se está haciendo.

-Si alguien le pide que le explique qué es 'Frida'...

-Le diría «conozcas o no a Frida, ven». Es cierto que es un personaje muy específico del que más o menos todos podemos tener una referencia. A quien le interese el personaje no se va a ver decepcionado y posiblemente descubra aspectos de su vida que no conocía. Y habrá quien no conozca el personaje o ni tan siquiera le atraiga, pero no importa porque lo más interesante es que la obra no habla de la artista, habla de la persona humana, de una vida en la que difícilmente no se puede ver reflejada una en algún momento. Fue una vida tan intensa, sin dejarse nunca nada, con su capacidad de superación, cómo afronta todas las dificultades con el ingenio, con la inteligencia, con el sentido del humor... solo eso ya te conecta con algo. Por eso si me preguntan qué me supone interpretar a Frida yo digo que es una lección de vida. ¡Ojalá se me pegue mucho de cómo afronta su vida Frida Kahlo!



viernes, 23 de abril de 2021

EL SOLSTICIO TEMPLARIO 1ª parte

Hoy es el día del libro y como regalo voy a volver a subir este relato que escribí hace un tiempo. Quizás algunos de vosotros no lo habéis leído. Esta historia  la escribí en dos capítulos aquí en el blog y la  envié al concurso de Ediciones Alzeifer  donde  fue seleccionada.  La publicaron en el libro con los ganadores y seleccionados.
Como ya no tengo en los antiguos escritos comentarios que se borraron al cambio de Google pues no se quien pudo leerlo. Espero que os  guste. 



  Representación  templaria  imágenes de la red si el propietario quiere la retirará 

   

Jacinto, catedrático de Hª Medieval en una universidad extremeña, ha agotado casi todos sus argumentos para que Azucena abandone la pretensión de doctorarse con una tesis acerca de los Templarios. Le previene de la habilidad de un proyecto que o bien puede discurrir por cauces oficiales, suficientemente trillados por la historiografía, o bien profundizar en archivos esotéricos en cuyo caso se expone a la chanza de los miembros del tribunal.

Azucena, a pesar de las evidencias provenientes de otros campos del saber, la Ciencia mira hacia otro lado cuando ciertos postulados amenazan con socavar los contenidos religiosos o morales, firmemente asentados en la tradición cultural.

Jacinto se quita las gafas, impregna de vaho los cristales y dirige una mirada miope a su alumna mientras frota los cristales con un pañuelo.

La muchacha, recién licenciada, muestra la bien alineada blancura de sus dientes en una sonrisa pilla que rivaliza con la expresión de sus grandes y oscuros ojos.

—¿Acaso te crees que los investigadores omitimos la cuestión relativa de dónde procedieron las inmensas riquezas que, en un relativamente corto período de tiempo, trasformaron en auténticos magnates de la sociedad medieval a aquellos sencillos monjes-guerreros de Tierra Santa?


El despacho del profesor se ha impregnado del olor balsámico que la brisa del atardecer transporta desde los cercanos eucaliptos, mitigando el calor de la víspera de San Juan.

—¡Claro! no hay otra convincente explicación que la que nos proporcionan los textos esotéricos, esto es, los Templarios descubrieron en Jerusalén algo que inquietó, algo que atemorizó sobremanera a la iglesia…


Azucena, sin abandonar la sonrisa, extiende su brazo hacia Jacinto invitándole a que concluya la revelación que acaba de dejar en suspenso.

— Habían hallado la tumba de Cristo, es decir, no había resucitado, - el profesor hizo una pausa recuerda el texto de San Pablo: Si Cristo no resucitó, vana es nuestra fe.


La iglesia les colmó de honores y riquezas a cambio de su silencio.

—Sí, querido profesor, elaboraré y defenderé con tu ayuda mi tesis doctoral sobre los Templarios. La decisión es firme.



El catedrático se dirige a la ventana e inspira el aroma del verdor que preside el campus universitario. Conoce lo suficiente a Azucena como para temer su impulsividad y, a su vez, confiar en su inteligencia

—De acuerdo, te dirigiré la tesis. Mas aún, si todavía imaginas la posibilidad de que la lanza, enterrada junto al templario desconocido, sobrevuela esa iglesia de Olivenza a partir de las doce de la noche del veinticuatro de junio, en coincidencia con el solsticio de verano, como asegura el alquimista medieval von Eschenbach en este fragmento del Parzival.

Agita un pergamino amarillento ante el rostro de Azucena.

— te acompañaré a esa iglesia. No quiero perderme semejante prodigio aunque me cueste la cátedra, - apostilla con amarga ironía.



La chica, que no ha apagado su sonrisa ni un solo instante, le arrebata de las manos el documento con un gesto afectuoso en su semblante y, a continuación, le señala unos fragmentos que traduce del texto latino: El alma de fe henchida, a los ojos prestará profundidad debida. No ose el necio con su burla contemplar la buenaventura.

—¡Jacinto, cuando quieras! ,- agita en la mano dos llaves de diferentes tamaños.

—He logrado que me las prestarán hasta las doce y media de la noche, a condición de que se les restituya a esa hora a una persona amiga mía y emparentada con el sacristán. Cuando le he expuesto mi interés por fotografiar el interior de la iglesia, sirviéndome de la especial tonalidad que procura la noche de un solsticio de verano, para mis trabajos de la universidad, ha adoptado una expresión idéntica a la que hubiese configurado si le llego a confiar que voy ha viajar por la galaxia a bordo de un ovni.

Afortunadamente.
Bebe un trago de agua de un botellín que ha extraído de su bolso,- no me ha preguntado nada.


El coche de gran cilindrada, conducido por Jacinto, devora kilómetros en las llanuras recalentadas por el sol cuyo ocaso enciende las nubes con matiz púrpura por encima de las hileras de encinas que, a ambos lados de la carretera, se suceden a gran velocidad. Azucena ha encendido la radio desde la que una emisora pre-programada está ofreciendo la sinfonía nº 9 de Mahler. Poco familiarizada con la música clásica está tentada de pulsar otra tecla pero desiste al recordar la melomanía de Jacinto por los autores clásicos.


El viaje está a punto de finalizar. El trayecto de unos escasos cien kilómetros los han cubierto en una hora.

—¿Estás convencida de que a medianoche va a surgir de esa tumba la lanza del templario, como asevera Wolfram Von Eschenbach?

La respuesta firme y escueta de la alumna.

— ¡Sí, yo sí! - configuran el único diálogo que han mantenido a lo largo del trayecto.

     Castillo e iglesia  templaria de Olivenza pintado al óleo por Mª Carmen Píriz
                        
                          


Continuará.......

  Si quieren leer la 2ª parte pinchar en el enlace:Aquí

lunes, 5 de abril de 2021

Cocina: Torrijas enrolladas con crema

Hoy os voy a poner una receta de torrijas que he hecho estos días. Otros años  las hice con pan duro del día anterior. Estas son hechas con pan de molde y rellenas de crema pastelera.


Ingredientes:

Un paquete de pan de molde sin corteza. 
4 huevos.
3 cucharadas de harina de maíz, Maicena.
300 ml. de leche para la crema.
500 ml. de leche para mojar.
Trocitos de cáscara de limón.
Estrato de vainilla líquida. 
Canela en rama y canela en polvo. 
Azúcar para la crema, la leche y envolver. 
Aceite neutro  para freír.


Preparación

La crema pastelera:

Se mezcla los 300 ml. de leche en frío, dos huevos, la harina de maíz y dos cucharadas de azúcar a gusto de cada una. Se mezcla todo muy bien batiendo para que no queden grumos. Se pone al fuego al fuego medio sin dejar de remover hasta que se espese. En ese punto se le mezcla un chorrito de vainilla. Se deja enfriar en un bol y se  pone un film pegado a la crema para que no se haga costra. Y se reserva hasta que esté fría.

Leche para mojar:

Se pone el resto de la leche con una canela, pieles de limón sin el blanco y dos cucharadas de azúcar. Que hierva durante cinco minutos y se deja  enfriar. 

Como se  forman las torrijas:

Mientras que se enfría todo, se estira con un rodillo las rebanadas de pan de molde y se reserva. 

Se pone la crema en una manga pastelera y se  forma una tira en una esquina y se van enrollando  como un tubo y se aplasta bien la orilla para que no se suelten.

Después de enrollar todas se mojan  una a una en la leche fría y se dejan reposar un rato en una bandeja.

Se pone bastante aceite en una sartén y se baten los  otros dos huevos y se van mojando en leche y huevo. Se fríen en aceite caliente cuidando que no se quemen. Se sacan a un papel de cocina para que absorban el sobrante de aceite y se dejan en una parrilla para que se enfríen.  

En un plato se mezcla azúcar y canela para envolver y están riquísimas.



Esta receta la vi en un vídeo que  lo ha  hecho Loli Domínguez. 


¡¡Espero que las hagáis y os gusten !!