lunes, 28 de febrero de 2022

ARRUGAS EN LA SABANA " Un baño por la mañana III entrega del 8º Cp.

Un baño por  la mañana 
  Foto de la Playa de Ondarreta.
 
Luce un día hermosísimo- dijo, contemplando el cielo despejado, sin asomo de la más leve nubecilla -en ese instante salía del baño el periodista-

—¿Sabes lo que me gustaría hacer? Bajar a la playa para nadar y estar solos tú y yo.

—Podemos ir, a estas horas no habrá nadie, nos bañaremos y después tomaremos un buen desayuno.

—Pero, si no tengo bañador. -dice Carmina-

—Yo tampoco, nos bañaremos desnudos o en ropa íntima, -con una leve risita-, al menos que encontremos una tienda cerca en la que vendan bañadores.

Era un día laborable por lo que la blanca curva de la Concha, con su franja multicolor de casas alineadas en toda su extensión, se hallaba casi desierta. Sólo caminaban por la calle las personas que se dirigían a sus respectivos trabajos. Vestidos con los albornoces de baño del hotel bajaron una escalera que abría paso a la avenida de la Concha, en ella encontraron una pequeña tienda que su madrugadora dueña la estaba abriendo. Le preguntaron si vendían bañadores, y compraron uno para cada uno.

 Donosti con  el mar   embravecido.
 
El mar estaba embravecido y había resaca; cuando las olas rompían y agotaban su ímpetu contra la playa, retrocedían peligrosamente para deshacerse en blanca espuma al chocar contra la próxima ola 
que avanzaba. Decididos se metieron en el mar, a pesar del oleaje. Se remojaron a la vez, tirándose de cabeza al agua. Salvador siguió nadando con uniforme brazada introduciéndose una y otra vez bajo las olas. Carmina seguía tras él sin conseguir alcanzarle, no podía avanzar, la resaca se apoderó de ella y se quedó estancada precisamente donde las olas se lanzaban con toda su violencia hacía la costa. De pronto logró deslizarse sobre una ola que la arrojó a la playa y pudo ponerse en pie, pese a que el agua le llegaba hasta la cintura. Salió y se secó con el albornoz. Oteó el horizonte y buscó a Salvador, no muy lejos divisó la cabeza de su amado subiendo y bajando sobre las olas. Salvador agitó su mano en ademán de saludo y siguió nadando, ella levantó la suya y se tumbó sobre una toalla decidida a secarse al sol, que empezaba a calentar. Llevaba un bikini sumamente ligero de color rosado que resaltaba su piel levemente tostada.

   Mujer  bañándose en el mar  pintura digital de Mamen Píriz.

Salvador salió del mar con los ojos ligeramente enrojecidos por el agua salada. Se frotó la frente de manera meditativa, alborotando con la mano su pelo ralo y rubio, pegajoso por la sal del mar, hasta dejarlo erizado, buscando al mismo tiempo donde estaba su amada. Salvador se puso el albornoz y lo ciñó a su cuerpo. Se quedó asombrado de lo bien que le sentaba el bikini, lo estilizado de su cuerpo, lo que le favorecía, como siempre que la veía en prendas reveladoras, ante la firmeza de su cuerpo y ante la robusta belleza de sus líneas.

En la playa soplaba un viento recio del Norte, y una neblina alta palidecía la luz del sol. Guardaron silencio y se pusieron a contemplar unas gaviotas que se posaban inmóviles sobre las rocas cercanas y otras se deslizaba sobre las olas con ayuda de sus alas. A lo largo de toda la bahía:

—Sin duda tendrán alguna razón para dedicarse a esto todos los días, -observó Salvador señalando a las gaviotas con un gesto con la cabeza- pero a mi parecer, sólo se están exhibiendo, y están declarando: <No somos gran cosa quietecitas, pero en la cresta de las olas somos únicas>.

Recordaron que no habían desayunado, volvieron al hotel enfundados en los albornoces. Tomaron el desayuno sentados en la terraza del pequeño balcón que daba al jardín. El limonero desprendía un aroma agradable en la mañana apacible de Donosti.

Carmina se levantó y se acercó para imprimirle un beso en la coronilla, alborotándole el pelo entre sus dedos.

—Para mi gusto -murmuró Salvador, hace una maravillosa mañana ¿no crees?

—Para mi gusto también -manifestó Carmina-, volvió a besarle antes de sentarse nuevamente y acabaron de desayunar. Salvador se quedó pensativo, Carmina le dirigió una súbita mirada.

—¿En qué piensas? -le preguntó-

—Pienso... -respondió- en lo que pasó anoche, en cuán maravillosa eres y cómo me siento entrelazado, embelesado, en pecaminosa sensualidad;  yo no he estado a tu altura, te he fallado.

— No, cielo no, eso pasa alguna vez.

Chica de espaldas mirando al mar pintado a pastel  por Mamen Píriz.


Continuará...

Derechos  registrados

Mª  Carmen Píriz García - registro: 0910304797905

sábado, 26 de febrero de 2022

HOY ES MI CUMPLEAÑOS Y RECUERDOS DE UNA VIDA


Hoy  es  mi cumpleaños, otro año más y mi primer año de jubilada cumplo 67 años. Ha pasado el año lento, sufriendo otro año de pandemia, pero de vez en cuando nos hemos reunido la familia algún domingo que otro a comer.  Os  pongo una foto de familia y un video apagando las velas de la tarta que hice ayer para la celebración de hoy.


Mi familia, la niña Noa sobrina de mi nuera Nuria.

Tarta de Zanahoria.

Pastelitos de belén.


Continuará...

Hoy es mi cumpleaños, y este año  cumplo 66 años. Ya estoy jubilada. Con mi familia lo celebraremos el sábado junto con mi marido que cumple el día 1 de Marzo. 

Recibiendo el regalo de mi familia.

Apagando las  velas. 
Con mi nuera Nuria.

      
Este post lo voy sacando según  he ido cumpliendo años.  Con un continuará...

Hoy es mi cumpleaños y esta mañana me ha dado por mirar mis álbumes de fotos. Mirándolas nos vemos desde niños, a la edad de hoy como vamos cambiando. Es una barbaridad toda una vida en unas pocas fotos. 

Tarta que he hecho  para celebrar mi cumpleaños con mis hijos


unos meses 
Cuando eres pequeña no eres consciente de tu vida pero, ya sabemos que recibir mimos y caricias por los padres y abuelos siempre es lo mejor. 
 
Con mi primo Pedrito
          
1 añito. 

 2 años 

Esta fotografía digital la recogí en una página del fotógrafo que nos sacó la foto en la calle

Esta foto la tenemos en casa en papel

Esta foto es una joya encontrada en la página de lo que nosotros éramos y en una exposición de Las Escuelas del Sagrado corazón de Olivenza. La niña sentada arriba a la izq. de la monja creo que soy yo. En este lugar  del colégio nos daban leche en polvo a los niños que no teníamos recursos. 

Foto sacada aproximadamente en 1957

Vas creciendo y tus padres te llevan al fotógrafo para hacerte unas fotos, para que tu vida y tu niñez se quede reflejada. Recurren a fotógrafos de calle en las ferias, no tenían máquinas de fotografiar como tenemos hoy en día.                                                                                                        
  En la escuela de  La Farrapa  en  Olivenza 6 añitos.
     
Te llevan a la  escuela para que aprendas, para que el día de mañana sepas leer, escribir y te hagas una persona completa en sabiduría y educación. Que maravillosos años y cuantos recuerdos. Pero los contaré  en otros  apartados.                                       
Con mi hermana Julia. 6 y 3 años
                                                                                                                         
Mi primera comunión 7 años

El día de mi comunión con 7 años fue un día especial. Aunque hubo una muerte en la familia materna y mi madre no pudo almidonar mi vestido. Un vestido que nos prestaban en el colegio a las familias que no tenían recursos para comprarlo. Mi abuela paterna fue la encargada de llevarme al colegio para hacer mi primera comunión. Que la hice en Olivenza. 
Este año en junio viajamos a vivir a Eibar. 

En la escuela de Urkizu con 11 años soy la segunda  a la derecha.

Acabo de subir esta foto ya que ha sido una sorpresa para mi ya que no la tenía. La subieron en una página de Eibar de fotos antiguas y la subo aquí para no perderla.
         
Con mis padres y mi hermana  aquí unos 12 años. 

Con mis padres ya llevábamos unos años viviendo en Eibar.  Éramos felices con poco. Mis padres con pocos recursos, siempre hacían que no nos faltara nada necesario, y eso que en esos años, a mis padres les tocó trabajar mucho para salir adelante.                                 

Paisaje al óleo (40 x 30 cts.) pintado por mi, con 13 años.

Ya en el colegio la señorita Lolita, era nuestra profesora, nos orientaba a cada niña hacia lo que nos gustaba en mi caso el dibujo y la pintura. Ella descubrió lo que a cada una nos gustaba y nos sacó partido con sus enseñanzas. Tengo un recuerdo maravilloso de este Colegio Urquizu. Estaba enfrente de mi casa, solo tenía que pasar un puente para cruzar el río.

                                   
15 años.
                                                                                           
Cuando llegas a la pubertad y mi madre me confecciona un vestido, recuerdo que era de flores amarillas con puños y cuellos blancos. Ya te crees que eres mayorcita, pero todavía eres una niña
                       
Sales con amigas, te vas independizando de tus padres, eres mas autónoma y te diviertes, vas al cine, al baile, conoces chicos y salen en cuadrillas. Tiempo aquellos que recuerdos muy bonitos.

  Con  mis  amigas Chelo y Elena 14 años.

Vas de boda y unos meses mas tarde tu vecino se declara por que se enamora de ti, y quiere ser tu novio. Ya no te deja ni sol ni a sombra.                                   
                                                                       
 Con Pepe mi vecino 16 años. 
         
El amor llama a tu puerta tu te enamoras, te haces novia de él, salimos juntos y nos compenetramos. A él le llaman a hacer la mili y se tiene que separar de ti. Estamos un año y medio de separación donde cada día recibes una carta, cuando no eran cuatro juntas y escribes otra y otra. Todas de mucho amor, con dibujos de corazones, postales que aún conservo. Tuve guardadas muchos tiempos las cartas unas 4000 recibidas.

 18 años.
Cumples 18 años y sacas una foto para tu novio que está en la mili te guarde en su cartera y te mire por las noches. ¿Cuántos besos recibiría esta foto?.

 Con 19 años. 

Nos invitan a otra boda de la familia, y a mi novio le dan permiso. Te acompaña a la boda, te daba un beso y como de una boda sale otra mas tarde es la tuya.                                                                                                                                                                                                          
Tenia 20 años cuando me casé.

Siempre hablábamos de casarnos en el año 75. Cuando mi  novio terminó la mili nos casamos en el año planificado, con mucha ilusión. Mientras, preparaba el ajuar, que en esa época las chicas bordábamos sabanas y toallas, y poco a poco íbamos comprando la vajilla, cristalería, cubertería, etc...
Eramos muy jóvenes para casarnos, pero nos queríamos mucho. Con el matrimonio llegó mucha felicidad, mucha responsabilidad  por que llegaron los hijos.

Con mi 1º hijo Alberto recién nacido. 

Cuando nació mi hijo mayor Alberto, justo un día después de hacer nuestro primer aniversario de boda. Que maravilla después de pasar el parto es lo mas bonito de una mujer puede sentir "ser madre".

  25 años.  
Cumples 25 años y la vida te deja un sabor de que al tener el primer hijo tan joven, te quiere divertir y con ayuda de tus padres algún día nos vamos de fiesta. 

 En una 2º parte con otros 25 años.

 Continuará...






Tarta de piña y jengibre. 

Por mi cumpleaños siempre le he hecho alguna tarta, la que más nos gustan son las de manzana y que es lo que más me piden que les haga. 


 Tarta de almendras 


Pastel de calabaza.

Y cada año que pasa un año más de vida vivida. Un año más de experiencias y un año que pasamos con nuestras familias.

De vez en cuando le hacia hacía otro tipos de dulces para cualquier celebración o comida familiar.

Azubias.

Flanes de queso.

Buñuelos de calabaza rellenos de crema.

Cuando llega la felicidad con la maternidad de mi segundo hijo Sergio.


Aquí en la maternidad con 26 años mi 2º hijo Sergio recién nacido.

Sin darnos cuenta seguimos cumpliendo años. Con el cuidado y el cariño de los padres van creciendo nuestros hijos.


   Retratos Alberto y Sergio  cuando tenían 1 año pintado  a la técnica de pastel. 

Con los niños viajamos por distintos lugares de España, recorridos culturales o de naturaleza. Nos acompañaron hasta que se hicieron mayores.

En Segovia. 
Camping de Royal en Tánagos Cantabria

Con mis hijos celebrando cumpleaños es una forma de reunirnos.





Me regalan flores.


 
Me regalan un centro.

Tarta de manzana con hojaldre.

 Celebrando con mis hijos y Marijose.

Y la vida sigue y vamos creciendo todos juntos, disfrutando de la familia y de celebrarlos cumpleaños juntos.






Otro año más y me estoy haciendo mayor. Ya cumplo un año más, 65 y me queda unos 10 meses para poder jubilarme.  Deseando que este año pase pronto para poder descansar. Espero poder cumplir mis sueños de seguir viajando y poder pasar mis  cumpleaños con mi marido y mis hijos.



Con mi nuera Nuria

Seguiremos celebrando mi cumpleaños en familia como cada año.

Continuará...