lunes, 29 de febrero de 2016

ARRUGAS EN LA SABANA I " Visita a Donosti" 7º Cp.


              Visita a Donosti
                                                              Donosti  playa  de Ondarreta  al fondo  monte Igueldo
  Clausurada a mediados de setiembre  con  éxito la exposición de la obra pictórica en Madrid, Carmina comenzó a preparar la exposición en Donosti. La semana anterior a la inauguración la pintora trasladó parte de su obra, en esta ocasión mostrara sus cuadros de paisajes marinos y pinturas de temas de los caseríos del país vasco.
 El día anterior a la inauguración Carmina se levantó muy temprano, miró por la ventana de su habitación, el día amaneció  oscuro estaba nublado,  quizás llueva. Hizo los trabajos  de  su casa y la comida, después de desayunar  cuando sus hijos   se fueron al colegio se vistió con la ropa adecuada y llamó por teléfono al móvil  de Salvador.

    Rim... rimm... rimm...

   —¡Diga!

   —¿Salvador...? -suena la voz suave a través del   aparato.-Soy Carmina, ya estoy preparada.-

—¡Bien, vale! sólo tengo que recoger unos papeles y enseguida voy, espérame donde convenimos ayer.

 Carmina paseaba por la acera mientras esperaba, la mañana se mostraba fresquita y las nubes  amenazaban lluvia. No tuvo que esperar casi nada, llegó Salvador unos minutos más tarde, paró su coche  y subió Carmina. Se dieron un beso y partieron hacia  Donosti. Por el camino hablaron de sus planes de trabajo, lo que cada uno tenía que hacer en la ciudad. Carmina  tenia que organizar la puesta a punto de la exposición y Salvador pasar por la redacción del periódico para entrevistarse con su jefe.
                                                                   Barra de  pintxos  en un  bar de Donosti


     Cuando llegaron a Donosti en el cielo se abrían claros que dejaba paso a tramos de cielo azul que asomaba el sol por el sur. En el horizonte del mar se escondía las nubes tras el monte Igueldo  y acumulaban agua de forma amenazadora; surgían negruzcas, de color pizarra, venían del norte y avanzaban sobre la bahía de la Concha, mientras el viento azotaba y levantaba la arena seca de la playa. No tardaría en llover. Aparcaron el coche en el aparcamiento subterráneo que está debajo del Paseo de la Concha, y se dirigieron caminando hasta la calle Zubieta donde se encuentra la galería de arte y allí se despidieron, dándose un beso.


  —¡Llámame cuando termines tu trabajo!

      —¡Si! ya sabes si puedo me reuniré contigo para tomar algo y si no más tarde nos veremos en la sala.

  —De acuerdo amor. ¡Avísame!, Si te quedas con tu jefe a comer ¡eh!.

  Carmina pasó la mañana colocando los cuadros con el comisario de la sala de exposiciones y poniendo a punto la iluminación. En la cafetería de al lado  encargó un refrigerio para obsequiar a los invitados para la inauguración del día siguiente.

                                                                       Tapa de Mejillones pintado al óleo( 5 x 5) por Mamen Píriz


  Salvador pasó poco tiempo con su jefe y fue por a la  exposición  a reunirse con Carmina. La lluvia hacía su presencia a esa hora en la ciudad, a pesar del tiempo salieron a dar una vuelta, por la parte vieja de Donosti. Disfrutaron de sus típicos rincones tomando unos vinos, degustando varios pintxos en varias tascas famosas de dicho lugar.



    La lluvia cesó, desaparecieron las nubes dando paso a claros. La brisa perfumada de salitre alivió el calor de sus cuerpos, cuando enfilaban la callejuela con pavimento de adoquines. La breve y umbría entrada nos ofreció al fondo, casi como en una visión de túnel, una naturaleza luminosa en leve contraste de tonos azules de cielo y mar. La sorda ubicación de los mástiles de veleros balanceantes se confundía con el agudo graznidos de las aves marinas en su preciso y precioso cielo alrededor de la bahía.


                                         Donosti  puerto  fondo  monte Iguedo


       A la izquierda del callejón frente al puerto, en el límite de la penumbra y la constante profusión de la luz, se hallaba el restaurante Aita Mari, que previamente Salvador había hecho una reserva. Una construcción de dos plantas y fachadas renovadas que les  hacía recordar a las austeras construcciones de la década de los cuarenta, fecha relativa en la que se construyó. Su interior es más bien austero, no le falta nada ni tampoco le sobra, tanto en la decoración como en el amueblado, a diferencia de algunas edificaciones dedicadas a la restauración y que, con el pretexto de sus proximidades al mar enjaezaban barras y paredes con doradas escafrandas de buzos, enormes manivelas de buques, quinqués y demás parafernalias extravagantes. 
    Ascendieron las escaleras de madera pulida que conducían al comedor principal con el oído y la vista avizores ante la mirada de algún casual conocido y, cuanto más, ante la que por mejor cercanía del sitio que fuere, se prestaran a buen refugio a modificar oídos indeseados. Por fortuna, nada de eso ocurría  y pudieron tomar asiento en una mesa encargada de víspera sin otro contratiempo que el de encontrarse ligeramente alejados de las ventanas con vistas al puerto. El lugar muy acogedor, la dueña les acomodó en un rincón reservado. Los dos se sentaron uno al lado del otro, al lado había una mesa dispuesta y preparada para otros dos comensales.
   Intercambiaron impresiones sobre el acogedor y reservado lugar. Carmina y Salvador mientras esperaban que la camarera les trajera la carta, rozaron sus labios por un tiempo momentáneo de haber pasado desapercibidos, en el significado tranquilizador de este término, dado su contexto de aquel lugar y situación. Una amable camarera les presentaba  el menú y les sirvía un aperitivo. El contenido del menú era variadísimo, pero ellos tenían predispuesto degustar un buen besugo.

              

                        Almejas en salsa pintado al óleo (20 x 20 cms.) por Mamen Píriz

     Después de elegieron los entrantes y verificaron que en la carta especificaba besugo pero según temporada, preguntaron a la camarera:


    —¿Hay besugo? 

    —¡Lo siento! Hoy no lo hemos encontrar fresco en el mercado.  Esta temporada es escaso, cuando lo hay es de fuera y muy caro, pero les recomiendo rodaballo que está fresquísimo.

    —De acuerdo! -asintieron los dos al mismo tiempo.

     Después de que la camarera hizo las anotaciones de lo que deseaban degustar, Salvador cogió la mano de Carmina, la acarició ligeramente diciéndole:


 
    —Comeremos o cenaremos besugo en otra ocasión no tendré la menor duda.

          —¡Si! cielo ya lo creo, en otra ocasión.


      A Carmina lo que más le importaba era estar con Salvador. De primer plato prefirieron marisco. Brindaron con una copa de un buen vino riojano al tiempo que, una vez más, se besaban con sus penetrantes miradas.

      Entre plato y plato la conversación fue de lo más íntima, entre  miradas,  palabras maravillosas y caricias. Cuando la camarera retiraba los platos de la mesa, les dijo  lo que podían tomar de postre. Salvador cogió un cigarrillo, lo encendió, hizo un silencio momentáneo y dijo a Carmina:

      —¡Tengo algo importante que decirte! -le cogió la mano- Ya sabes lo enamorado que estoy de ti y quiero decirte sobre todo que te quiero y creo que debemos ir pensando en vivir juntos. Estoy en un estado de mi vida que ya no tengo ninguna relación íntima con Charo, aunque mi relación con ella es de amistad y cariño por el tiempo que vivimos juntos y el amor por nuestros hijos. Esta relación es como una balsa de aceite, va pasando, va resbalando poco a poco y desde que te he conoció, tú llenas mi corazón plenamente. 
   Se hizo un silencio, que Carmina se  ruborizaba e hizo un gesto de sorpresa que no esperaba esas palabras.

     —¡Tú!, Has ocupado mi alma, eres mi todo ¡mi vida!. 
  Carmina le cogió de sorpresa, aunque esperaba que ese momento llegaría, pero no quiso darle mayor trascendencia. Tranquilamente deslizó su mano por debajo de la suya, le acarició el rostro a Salvador que mostraba un semblante serio y preocupado. 

   —Yo también deseo vivir contigo, pero no podemos permitirnos dar ese paso así de repente, tenemos que ir poco a poco y sin cometer errores, reflexionando. También tengo a mi marido y mis hijos a los que adoro y no sé si tendré el valor de abandonarlos fríamente-.

     Salvador interrumpió la conversación sirviendo un poco de vino en cada copa.

     —Ya sabes que por el contrario, -siguió Carmina- mantengo una buena relación íntima con mi esposo y nuestra relación es muy apasionada, pero nuestra relación personal está más alejada, quizás por mi trabajo, quizás por mi forma de ser, o por el contrario por el aislamiento que necesito para mi persona para crear.

                        
                                Ensalada de frutas pintado al óleo (20 x20 cms.) por Mamen Piriz
     Al llegar la camarera con el postre interrumpieron la conversación, se quedaron en silencio, se miraron fijamente y sin mediar palabra se dispusieron a degustarlo. Iban picando en el plato del postre que tenían delante. Carmina se quedó pensativa mientras desmenuzaba distraídamente migajas de pan en el mantel. Salvador levantó su copa en el aire y examinando con mirada penetrante el vino dijo:
  —Me encanta el vino de la Rioja.

      Apareció de nuevo la camarera con unas copas y unas botellas de licor y les preguntó si deseaban tomar alguna.


     —Es obsequio de la casa! ¿Desean tomar café? –preguntó-
     —¡Café solo!, Por favor -Dijo Salvador.

     —¿Usted señora? no,  gracias, -contestó Carmina

     —Por favor nos trae la cuenta,- pidió Salvador-

     —Sí, enseguida. - dijo la  camarera.
     La camarera sirvió las copas y se retiró
                                                  
                              Variación de helados pintado al óleo(20 x 20 cms.) por Mamen Píriz

      Cuando terminaron, Salvador pagó la cuenta y salieron del restaurante tan discretamente como entraron.

Continuará........



Entrega anterior

Derechos  registrados

Mº Carmen Píriz García - registro: 0910304797905




domingo, 28 de febrero de 2016

CONCURSO LA IMAGEN IMPOSIBLE I


LA BOTELLA MÁGICA






    Todos los días el matrimonio bajaban a puerto a pescar hacia la madrugada, acababan de lanzar al agua las cañas cuando algo se enganchó en un anzuelo. José miró, al subirlo era un plástico. Tiró con fuerza, lo desenganchó del anzuelo, dentro del plástico envuelto había una botella que en su interior, contenía un pueblo con calles, caminos de tierra, casas bajas alineadas, una iglesia con campanario, una escuela, un parque con árboles y un río. José hizo ademán de abrir la botella, cuando Carmen lo evitó:

  —¡José no la abras! observa... ¿No ves que tienen luces algunas casas?- 

   —¡Aiba!  fíjate en ese baño se ve a un hombre  que está afeitándose, en la cocina hay una mujer preparando desayunos. Los niños van en pijama al baño. 

     Ellos estaban asombrado,  por que motivo este pueblo estaba encerrado en la botella, además  sus habitantes tenían vida. Ya amanecía la  gente  del pueblo comenzaron a tener mas  movimiento, cada vez se ven mas luces encendidas. En las casa tras las ventanas se ven familias enteras desayunado.  En otras ventanas se repetía la misma acción alrededor de la mesa, niños iban al baño  o se aseaban. 


     La pareja de pescadores no salían de su sombro, como el pueblo tiene vida propia en el interior de la botella. No se atrevía abrir la botella por si se les escapaba la magia que hay en el interior. Dieron por terminado su mañana de pesca y fueron a su casa. Dejaron la botella sobre la mesa, se dispusieron ellos a desayunar, mientras miraban como voyeur a las gentes, que según avanzaba la mañana  se veía mas  gente en las calles del  pueblo.
    Observaron a hombres saliendo de sus casas montados en bicicletas, se dirigían hacia las afueras del pueblo al campo. Alguien estaba abriendo la puerta de la escuela y en el  exterior había niños con su cartera en las manos esperando a entrar.

     La pareja se devanaba los sesos y no entendían como un pueblo entero estaba en el interior de una botella. Decidieron llamar a un  vecino profesor de universidad y quizás él les podría ayudar a resolver el enigma.

     El profesor llegó a la casa y ellos le enseñaron la botella.

      —No se que podrá ser este fenómeno, ya que en la mar se ha encontrado botellas con mensajes, pero encontrar una botella que contenga un pueblo entero y con vida propia, me  parece imposible e inexplicable. -dijo

    Buscó en libros de todo tipo para hallar alguna explicación de porqué este fenómeno, que todavía no tenía explicación. Comenzó a pensar y lo único  que se le ocurría era, que la naturaleza se revela cada vez más con fenómenos atmosféricos. Por nuestro afán que tenemos los humanos de consumir y destruir el planeta. Quizás por alguna razón, alguien de este mundo se diera cuenta de lo que ocurre y decidiera ponerse a salvo. No sabemos por que motivo alguien los metió en la botella, quizá para salvarse y poder  continuar la especie.

 Consultó la  Biblia,  allí encontró  respuestas:
"Verdaderamente terrible  su  simplicidad son las palabras con que en la Biblia se anuncia el Diluvio Universal,  duro castigo al que Dios  recurrió cuando los hombres llenaron la tierra de pecados".

     El profesor  dijo:
  —Sugiero que  la naturaleza está a punto de naufragar, por degradación a su debido arrasamiento tecnológico, pero que, aun que sea a duras penas, este pueblo emerge y se resiste a ser sacrificada por los intereses económicos.

















sábado, 27 de febrero de 2016

TEATRO : " ÉDIPO" Compañia Do Chapito de Portugal

Más simple, más directo, más cómico
       Estuve viendo esta obra con cierto miedo que me iba a aburrir por el estilo de obra terrible que es. Salí con una cierta sonrisa y contenta de la buena obra y bien interpretada  por estos artistas. Me dio el tiempo justo para llegar a mi trabajo en la noche.
             La compañía portuguesa Chapitô presenta hoy en la Complejo Educativo una versión diferente de "Edipo"
    DATOS
Obra. "Edipo"
Compañía. Companhia do Chapitô (Portugal).
Intérpretes. Jorge Cruz, Nadia Santos y Tiago Viegas.
Cuándo y dónde. Hoy, 20.30, en Teatro Complejo Educativo.
Duración: 75 minutos
Entradas. 12 euros.

      En Eibar tuvimos el privilegio de ver nacer a la Companhia Do Chapitô en una de las primeras salidas de Portugal, representado "Tal vez Camoes". En esta dos décadas de vida, sus espectáculos se asientan en el trabajo físico del actor, en un proceso de creación colectiva y constante desarrollo que, a través del gesto y de la imagen, traspasa las barreras lingüísticas afianzando su vocación universal. 
    La evolución de esta compañía se ha podido apreciar en las Jornadas cuando han acudido con sus espectáculos "O grande criador" y "Perros que muere no ladra". Todos ellos con gran fuerza gestual y en los que se ha ido incorporando de forma sutil la participación de texto.

      En cuanto a la versión de "Édipo" que ahora nos presentan, lo más extraordinario es que optaron por el humor para contar una historia terrible en la que las desdichas y los infortunios conducen irremediablemente a la muerte. Y es que el humor tiene poder para cuestionar todos los aspectos de la realidad física y social. De modo que el público no podrá parar de reír a pesar del trasfondo oscuro y trágico, sutilmente omnipresente.  

                                                                                                          Teatro  complejo  educativo 




      Llega la segunda obra de las Jornadas de Teatro y es nada menos que una tragedia de Sófocles. Pero quien espere encontrarse túnicas blancas y facciones rígidas va desencaminado. 'Edipo' es el título que presenta la portuguesa Chapitô, una obra reconvertida en comedia, una historia llevada a lo básico de si misma y presentada con el oficio de una compañía acostumbrada al teatro gestual y físico. Se podrá ver hoy en el Teatro de la antigua Universidad Laboral.

  Lo primero que choca en esta obra es un escenario completamente limpio de escenografía. «Para hacer teatro lo primero que necesitas es un espacio vacío, y ahí pueden acontecer muchas cosas», explicaba ayer, aún desde Portugal, Nadia Santos. Ella protagoniza la obra junto a dos actores más, Jorge Cruz y Tiago Viegas, que a falta de adornos llevan todo el peso de la función. «Es una versión muy física. Hemos utilizado solo lo esencial de la tragedia para hacer una historia más simple, más directa y más cómica».
    En ese afán por llevar la obra a un tono distinto del que marcó Sófocles, el equipo puso en marcha un proyecto basado en el trabajo con el cuerpo. La voz, las expresiones y las emociones, son ingredientes añadidos para unos actores que dan vida en escena a más de veinte personajes. «Son cambios muy simples, muy directos, pero el público los entiende muy bien», explica Santos. Esa buena acogida por parte del público ha hecho que la compañía lusa mantenga la gira de una obra que estrenó en el año 2012 y que ha llegado a distintos países. «Creo que es la obra de nuestra compañía que mejor acogida ha tenido por parte del público. Hemos hecho muchas funciones y gusta mucho, recibimos muy buenas palabras al acabar», señala. La gira les lleva ahora a las Jornadas de Teatro de Eibar, un festival que no es nuevo para ellos y al que acuden cargados de ilusión. «Incluso tenemos un grupo de amigos de Amorebieta», destaca la actriz.

      Ritmo diferente
   A pesar de que el programa de mano de las Jornadas anuncia la obra como gestual si que tiene texto, «aunque no será ni el 10% del original», aclara Santos. «Es un texto que está adaptado, planteado de una forma sencilla porque la comedia tiene que trabajar en un ritmo diferente, más inmediato». Eso no impide que el público reconozca la historia, «hay un complejo que conoce todo el mundo y que da una pista sobre la relación del hijo y su madre». Por ese motivo este Edipo llega abierto a todo el público, con una historia terrible, tanto que el público no podrá dejar de reír.

Escrito por  Felix Morcacho  del Diario Vasco

jueves, 25 de febrero de 2016

ARRUGAS EN LA SABANA II " En otro lugar de vacaciones " 6º Cp.




En otro lugar de vacaciones

       Fotografìa de Guetaria de Mª Carmen Píriz 


     Un camino en cuesta en el asfalto desgastado abre a la izquierda la entrada a una avenida antes de perderse en sinuosas curvas hacia una ruta vecinal de montaña. La avenida de construcción rectangular está flanqueada a derecha e izquierda por casas de tres pisos que le conferían una perfecta simetría arquitectónica. Al fondo un desvencijado caserón de ladrillo ocre, que a modo de palacete albergaba en el estío el permanente ocio de algún conde, duque o qué sé yo qué especie de parásito social, continua aún erguido, a pesar de su cochambroso estado, en un descuidado jardín donde la maleza y las hierbas trepadoras marcan los límites temporales de la fenecida sociedad gobernada por el paternalismo.



     Salvador, acostumbrado a transcurrir la última quincena del mes de agosto en este pacífico pueblo costero, ha salido a pasear a la avenida en una medianoche de agradable temperatura. Escoltado por dos hileras de farolas amarillentas a ambos lados de la plazoleta, observa los guiños de la luna llena que aparece y desaparece entre el ramaje y las hojas de los altos álamos del jardín. Más allá de este, en la plaza baja del pueblo, la enigmática figura alada profusamente iluminada por imperativos del reclamo turístico recorta su silueta contra la baja playa de aguas mansas. ESTA ES LA VERA FIGURA DE NUESTRA BUENAVENTURA reza al pie del monumento circunvalado por misteriosas cruces templarías cuyo significado ha despertado la curiosidad del periodista, si bien su afán de investigador ha tropezado contra la desgana e ineptitud de la concejalía de cultura del ayuntamiento.
                                                       Fotografía de Guetaria de MªCarmen Piriz    

      Tic-tac..., tic-tac..., Salvador escucha el sonido de sus recios pasos en el silencio de la noche, roto de vez en cuando por el maullido de un gato hambriento o por la efusión de la popular celebración de un gol, que estalla con estrépito en la calle a partir de algún tardío noticiario televisivo. Busca la soledad, el rencuentro consigo mismo y en sus reflexiones tras una jornada de algarabía, ruido y gente.

       La imagen de Carmina irrumpe en su mente con la velocidad del rayo y la claridad de un relámpago. Hace días que se despidió de ella y desde entonces no ha dejado de acumular una sensación de desazón y de creciente ansiedad. Ha llegado a amar profundamente a esta mujer, desearía estar con ella y abrazarla. Querría susurrarle que no es feliz sin ella, que no hay más bálsamo para su entristecido corazón que sus palabras y sus labios. Dirige la mirada al cielo estrellado y pregunta a las constelaciones, con cierto rubor racionalista dónde está y que destino han trazado para los dos.
Una joven pareja se ha acercado a la avenida y han tomado asiento en un banco. Ella con pantalones vaqueros y él con bombachos. La chica se ha sentado de cuclillas y roza con sus rodillas los muslos de su amigo. Cuando Salvador se acerca a ellos bajan la voz y al tiempo que el muchacho observa furtivamente al periodista, ella no aparta su mirada de los ojos de su compañero. Es morena como Carmina y la expresión de sus ojos le recuerda al de la pintora cuando están a punto de besarse. Salvador enciende un cigarrillo, algo que nunca sucede cuando pasea, aspira el humo un par de veces, lo arroja al suelo y aplasta la llama con el tacón. Una suave brisa asciende desde la playa, la luna continua con sus juegos de escondite entre las altas ramas. Los muchachos acaban de despedirse con un beso. El periodista abre con una llave la puerta de entrada al portal de su casa que se cierra a sus espaldas con un ruido sordo.
   La avenida ha quedado vacía. Las luces van desapareciendo de las ventanas. Solamente el recuerdo de Carmina aletea entre la brisa y los rayos de luna.                                   


             
                                              De la colección Galaxia pintado al óleo( 65 x 54 cms.) por Mamen Píriz



Continuará.....

Entrega anterior

Derechos  registrados

Mº Carmen Píriz García - registro: 0910304797905

miércoles, 24 de febrero de 2016

PASTEL DE PIÑA Y JENGIBRE DE CHARI


   Hoy he  enredado en la cocina y he  hecho  el pastel que el otro día nos dio la  receta Chari. Me ha salido con muy buena pinta. Le he dado forma ovalada, no se  como  estará de  sabor por que todavía está caliente. Pero no llegará al viernes que es mi cumpleaños. Si  sale  rica  la  volveré  a hacer incluso mas grande para la  familia y amigos. Aunque a mis hijos la  tarta  preferida es la de Manzana. Pero a ver el resultado. No le puse guindas por que ayer fui al supermercado a ultima hora y cerraban. En Eroski no tenían y las demás  tiendas ya estaban cerradas. pero  me imagino que sabrá  igual. 


                                                                  pastel de  piña y Jengibre 

      Os dejo la  misma  receta de Chari  yo utilice un huevo mas , 50g. mas de harina,el  jengibre era fresco  lo puse rayado y mas  piña al ser el molde mas  grande.

PASTEL DE PIÑA Y JENGIBRE (para 4-6 personas) –Si no sois muy golosos da para seis. En casa nos lo comemos entre cuatro, jeje.

INGREDIENTES:

125 gr. de harina de repostería
½ cucharadita de levadura en polvo Royal
125 gr. de mantequilla
100 gr. de azúcar blanquilla en grano (si podéis conseguir azúcar glas sale mucho más suave, vale la pena)
2 huevos grandes
1 cucharadita colmada de jengibre molido (en polvo). Yo lo pongo un poco a ojo, no sabría deciros exactamente cuanto pero creo que más o menos es eso.
Un poco de mantequilla para engrasar el molde

PARA LA  COBERTURA:


25 gr. de mantequilla
75 gr. de azúcar morena (con blanco también sale, pero no queda tan bonito)
225 gr. de rodajas de piña en almíbar, ya escurridas
Guindas en almíbar (yo las pongo de dos colores porque queda más mono) 

ELABORACIÓN:

1. Precalentamos el horno a 170º. Se engrasa con mantequilla un molde hondo de unos 20 cm. de   diámetro y se forra con papel de aluminio.

2. La cubierta se prepara fundiendo la mantequilla con el azúcar moreno. Cuando esté fundido, se extiende sobre la base del molde del pastel.

3. Cortamos las rodajas de piña por la mitad y las colocamos haciendo un dibujo sobre la cubierta que acabamos de poner. Decoramos también con las guindas partidas por la mitad.

4. Preparamos la masa. En un bol, tamizamos la harina con la levadura. Se añade la mantequilla (siempre a temperatura ambiente), el azúcar glas, los huevos y el jengibre. Batimos todos los ingredientes con una cuchara durante unos 5 minutos, hasta que quede una mezcla homogénea de color pálido.

5. Extendemos con cuidado la masa sobre la piña y la aplanamos con una espátula o un cuchillo de untar. Hay que hacerlo con cuidado porque la masa es muy espesa y hay que extenderla bien cuidando que no levante la piña y las guindas.

6. Horneamos durante 70 minutos (en mi horno, que es nuevo y tira un montón, tardé 65 minutos, así que vigilad la cocción), a 170º, hasta que el pastel quede esponjoso al tacto en el centro y se haya separado un poco de los bordes del molde.

7. Se enfría el pastel dentro del molde durante 5 minutos y se desmolda con cuidado. Quitamos el papel de aluminio y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

     Este pastel puede guardarse durante 3 días (en mi casa no dura ni uno, pero bueno) en un recipiente hermético, pero es mejor servirlo el día en que se prepara.

Espero que os guste si ha hacéis

martes, 23 de febrero de 2016

POESÍA " A TI "




                                                                               Flor azul pintada al óleo ( 40  x  40 cms.) por  Mamen Píriz

A TI
No lo puedo evitar
La mano se me va hacia ti
¿Será la costumbre?
Escribo y me regocijo
En mis propios pensamientos,
Los creo, los mastico y los deshago.
Cuanto más pienso en ti,
Más cerca te siento
Más fácil me resulta
No dejarte de pensar jamás,
No dejar de escribirte en segunda persona.
A ti, al único que escucha mi grito
Y las demás voces
Al único que entiende por qué
Me gusta la palabra tesoro,
Al único que puede callar junto a mí
Durante horas habiéndonos dicho
Tanto sin mirarnos siquiera.
Y es que sólo tú entiendes
Mis poesías,  mis pinturas y  mis escritos
Que nunca son mías, sino nuestras.
Sólo tú cuando estoy contigo puedes
Derretir todo mi miedo,
Toda mi angustia,
Con el calor de tus palabras,
De tus ojos acariciándome el rostro.
Y sólo tú sabes que mis labios
Aunque sean de gominólas,
Solo saben a fresa.
  
               Fresas pintadas al óleo ( 20 x 20 cms) por Mamen



DERECHOS  REGISTRADOS
 Carmen Píriz García - registro: 1102038411977

ARRUGAS EN LA SABANA I "Las vacaciones " 6ª Cp.


 Las  vacaciones

        
                                                                 Chalupas en el mar pintado al óleo (61 x 50 cms.) por  Mamen Piriz
     Las vacaciones de agosto en una ciudad bañada por el mar Cantábrico, son para Carmina una de las más relajadas que puede imaginar. Días de playa sin demasiado calor, unos días nublados y otros cálidos, que le dejan disfrutar de buenos paseos por las tardes. En la primera quincena, los días se le hicieron demasiado largos sin tener ninguna noticia de Salvador. En sus paseos diarios continuamente le tenía en su pensamiento. No verlo aunque fueran cinco minutos cada día, era lo que más la inquietaba. Una tarde paseando por malecón del puerto, a Carmina le dio un vuelco el corazón, unos metros delante de ella iba una pareja, el hombre tenía la fisonomía de su amado, le pareció que podía ser Salvador, pensar que podría ser él. La manera de andar de aquel hombre, similar a la del periodista, corpulento, más bien alto, con el corte de pelo parecido, al pintora no hizo más que acelerar el paso y al acercarse a su altura se percató de la confusión. Quedó asombrada de su error. Aquella tarde de agosto a Carmina se le humedecieron los ojos y los tenía tristes, por la añoranza.

    En la luminosidad de la luz en el puerto quedó mirando un barco pesquero que salía hacia alta mar en dirección a nordeste. En su partida dejaba tras él, una línea de espuma blanca en forma de oleaje. La pintora se imaginaba que el pesquero navegaba hacia el lugar donde se encontraba Salvador, o quizá pescarían por noche en algún banco de pesca, con otros barcos del mismo puerto pesquero donde veraneaba el periodista.

     La pintora se quedó fija mirando el mar, en él se reflejaba el color de los ojos de su amado. La imagen confundida de los ojos sin rostro se perdió entre las brumas invisibles del horizonte. Su hijo le sacó del letargo en la que estaba inmersa.

   —¡Mamá! esta noche saldremos a pescar con papá, mi hermano y yo, vendremos aquí.

   
—¡Me parece estupendo hijo! -espero que pesquéis la cena de mañana -les contestó sin ni siquiera volver la cara.
     La cálida tarde invitaba a dar un largo paseo, después de los chaparrones que habían caído a la mañana, en el puerto todavía quedaban charcos de agua en el suelo. Carmina y sus hijos recorrieron todo el espigón antes de regresar a casa para cenar.

     Después de la cena, sus hijos y su marido se fueron a pescar. Ella salió a la terraza, sentada en una hamaca miró al firmamento estrellado. Había algunos cirros fragmentados, muy altos y los primeros rayos de la luna plateaban los bordes.

    —¡Una noche perfecta! -dijo en voz baja - ¿Quieres decir que el cielo es perfecto, a pesar de cambiar cada segundo? - Se contestó a sí misma, ¡Sí! agregó- y el mar es perfecto, las nubes son perfectas a pesar de moverse constantemente y dejar paso a ver las estrellas.

     Carmina se fijó en Venus(lucero del alba) que brillaba con más intensidad. Se imaginaba y deseaba que Salvador desde su terraza estuviera mirando la misma estrella. La miraba, titilaba como si le hablara. Se quedó mirándola como si quisiera que se acercara a ella, cada vez más y más. Allí en la serenidad de la noche, lo sentía muy cercano. Cerró los ojos, se sintió abrigada y lúcida bajo el cielo y bajo varios millones de estrellas que tal vez fueran ilusiones, pero bellas de verdad.

      Se estremeció sintió frío, se quedó destemplada y decidió ir la cama. En ese mismo instante sonó el movil:

      —¡Hola!, ¿Carmina podemos hablar?

      —Si, si en estos momentos estoy sola, mi familia han ido de pesca, ¿que tal, como van tus vacaciones?

     —¡Vamos bien!, tranquila, hace un verano como me gusta a mi, no hace demasiado calor y es el clima perfecto. ¡Amor! cuánto te hecho de menos, necesito verte pronto. Pero bueno enseguida llega setiembre.

    —Sí, pronto nos vemos, como me gustaría que estarías hoy aquí, estaba mirando las estrellas y está el firmamento tan hermoso, pesaba en ti, mirabas al cielo y viendo a Venus, pensaba si tu la estarías mirando.

     —Si , ahora mismo veo esa estrella, al verla me acordé de ti, bueno me acuerdo de tí en todo momento. Salí un momento solo y estoy dando unos de mis paseos, ya sabes que en vacaciones pocas veces puedo estar solo. Por eso aproveche a llamarte, lo que no sabia que tu estuvieras sola. Llamé con dudas, y ¿que tal, como llevas esta vacaciones?

     —Bien, solo me faltas tu, amor... pero bueno, ya solo falta una semana. Nos vemos cielo, estoy muy cansada y me iba a la cama cuando llamaste. ¡Te amo cielo!

      —!J´aime!, agur.

      Carmina se arrebujó debajo de la sábana y apagó la lamparilla de la mesilla y sintiendo el calor bajo la manta. Estaba contenta por la llamada.

     En las paredes blancas del dormitorio vio reflejado mil veces el rostro de su amado, que aparecía y desaparecía. De todas las esquinas de la habitación le parecía oía su voz que la llamaba, era la voz grave, penetrante, recordaba la llamada de teléfono, le decía que acudiese donde ella estaba.

        La pintora no pudo dormir, cogió la radio de la mesilla, la melodía Balada para Adelina de Richard Clayderman sonaba suave, la transportó al centro de una sala de baile pequeña, en ella, sólo ellos bailaban al compás de la música. Él la sujetaba delicadamente por la cintura y ella se dejaba llevar suavemente, los movimientos acompasados del ritmo lento, la mirada altamente sugestiva de ella, la atracción de los labios de él, se sellaron con un beso que la volvió a la realidad. Movió la aguja de emisoras de aquí para allá, sin saber lo que hacía, sólo buscaba el dial de su programa favorito para poder oír algún mensaje que le podría enviar su amado. Mientras esperaba, besaba los dibujos imaginarios de su rostro en las paredes en penumbra del dormitorio.

      Ya amanecía. El reflejo del sol entraba entre las rendijas de la persiana a medio cerrar. Despertó entre un resplandor rosado y sombras de oro, recordó a Salvador que estaba por lo menos a cien kilómetros de distancia de aquel lugar, más allá del horizonte.

      Sintió una presión en el costado debajo de ella, era la radio que se había quedado encendida. Ofuscada, la guardó en el cajón de la mesita. Sintió hambre y se levantó, en la cocina calentó un poco café con leche en el microondas y tostó unas rebanadas de pan. No tenía prisa para desayunar le gustaba hacerlo despacio, cuando terminó se puso a preparar la comida del mediodía.

       En la salita su marido dormía plácidamente en el sofá, como una marmota. Miró en la habitación de sus hijos y también dormían. Volvió a la cocina, preparó el desayuno para su familia y puso la mesa para que desayunaran en la terraza.

       A media mañana ella bajó a la playa. Acomodó la toalla sobre la arena y se fue a tomar un baño, después de cambiarse el viquini, dio un largo paseo por la orilla del agua. En el reflujo de la marea baja aparecían conchas de varias formas y tamaños. A Carmina le gustaba recoger caracolillos pequeños y conchitas diminutas, que guardaba celosamente para Salvador. Recreaba mentalmente su historia con él. Le parecía que no podía vivir sin el periodista, le aterraba la idea de no volver a verlo. Sabía que éste era su primer alejamiento de un periodo mínimo, significaba mucho pues se dio cuenta que el amor que sentía por él no era un mero entretenimiento, sino que salía desde el mismísimo corazón.

      Cuando regresó al lugar donde había dejado la toalla, ya se habían añadido su marido y los niños, ellos se fueron al agua a tomar el baño matutino, mientras Carmina permaneció tumbada en la toalla. Su pensamiento era para su amado; la ausencia de no verlo le producía pena, pero tenia que ser así:

        Notar su sonrisa con los ojos lo empapaba todo; Poder ver su cuerpo le excitaba, poder besar sus manos, era como besar el cielo en una noche de luna llena, el recuerdo de su presencia sin él. Le agolpaba la sangre en las mejillas, sin comprender lo que pasaba. Hasta que el sol le quemó los brazos y le obligó a darse un chapuzón.

    En este mes de agosto el sol no calentaba lo suficiente como para derretir sus pensamientos.

                                                     Pintado desde la Atalaya al óleo (46 x 38 cms) pintado por Mamen Píriz


<Estas  pinturas  las pinté  sin ir  a la  escuela de arte,   en un verano de  vacaciones al natural>


Continuará.....
Derechos  registrados

Mº Carmen Píriz García - registro: 0910304797905


domingo, 21 de febrero de 2016

CARTA A MI COMPORTAMIENTO

   
                                De la  colección Nubes de  Colores  pintado al óleo  con los  dedos por Mamen Píriz

     Tres meses, cuatro  premios y una  penalización. Te ha hecho falta eso para ser feliz. Poco camino recorrido y ya la has  armado. ¡Si mujer!  ¿que  te pensabas?. Te dieron libertad y tu al libertinaje.
¿Y que pensabas, pues? ¿que todo era  miel sobre hojuelas? ¡Ná!
      Contra más de prisa, mas despacio, que las prisas no son buenas consejeras mujer. Tu en cuanto te dan confianza ¡Ale! Te crees que todo es orégano ¡Ya te vale! ¡Piensa un poco mujer!. Que tengas buenos amigos, no te da  derecho al acelerón. ¡Ea!
¿Ves? por  correr quince días de penalización y no creas te  pueden echar ¡eh!. En  cuanto estés  libre de nuevo, ¡no  corras!  se paciente ¡piensa!  de eso se trata. 
 Un abrazo, tus amigas  las  Comunidades

VIAJE A MERIDA


Hoy os voy a hablar sobre un viaje que hice a Extremadura en el 2006 tenia muchas ganas de conocer el circo y teatro romano de Mérida y ese año fui con mi prima y una amiga de ella. Mis recuerdos me llevan a mi viaje de novios en 1975 que estuve en Mérida pero no tengo fotos de esa visita en ese lugar. Posterior en el año 2012 visité de nuevo esta lugar con mi marido, pero en el traslado de fotos a otro ordenador no las copié y espero poder recuperár algún dia, Así que voy a contaros un poco mi visita a la ciudad con las primeras fotos a las ruinas romana.


El Teatro romano

Teatro romano  foto de Internet si si dueño lo desea la puede  retirar

Es un teatro histórico levantado por la Antigua Roma en la colonia de Augusta Emérita hoy actual Mérida. Fue creado por Marco Vipsanio Agripa. Según la fecha inscrita su inauguración fue hacia los años 16 - 15 a.C. El teatro es Patrimonio de la Humanidad desde 1993 como parte del Conjunto arqueológico de Merida. El teatro ha sufrido varias remodelaciones la mas importante en el año 105 en época del emperador Trajano. El frente escénico actual y otra época de Constantino I, entre los años 333 y 335. El teatro fue abandonado en el siglo IV d. C. tras la oficialización en el Imperio romano de la religión cristiana, que consideraban inmorales las representaciones teatrales. El edificio fue cubierto de tierra y durante siglos su única parte visible fue la summa cávea, las gradas superiores les llamaron por los emeritenses "Las Sietes Sillas". Las excavaciones arqueológicas en el edificio comenzaron en el siglo XX y desde 1933 en el teatro se celebran Festivales Internacionales de Teatro Clásico de Mérida.

La zona más espectacular del teatro es el frente de la escena, con dos cuerpos de columnas de mármol. Entre ellas, una serie de esculturas completaba la decoración: Ceres, Plutón, Proserpina y estatuas, con togas unas y con corazas otras, que se han interpretado como retratos imperiales.
Yo  en Diciembre del  2006  en mi visita  al Teatro Romano 


Anfiteatro Romano

 Anfiteatro Romano
Construcción más del gusto popular que el teatro, fue inaugurado en 8 a. C. Este edificio estaba destinado a las luchas entre gladiadores, entre fieras o entre hombres y fieras. Es un edificio formado por una arena central de forma elíptica rodeada de un graderío capaz para 15.000 espectadores divididos, al igual que en el teatro en tres zonas. De estas tres zonas solo se conserva en la actualidad la inferior ya que las dos superiores fueron utilizadas, tras su caída en desuso, como cantera para las construcciones adyacentes.                                                              

  Circo Romano 
Yo en el Circo Romano 
Con sus más de 400 mts. de longitud y 100 mts. de anchura era el mayor de los edificios de espectáculos de la ciudad y, junto con el anfiteatro, era el que gozaba de los favores de un público más dado a emociones fuertes que a cultas obras teatrales. Debido a sus grandes dimensiones se encontraba fuera del recinto amurallado, Al lado de las calzadas, este monumento es totalmente visitable. Tenía un aforo de unos 30 000 espectadores distribuidos en un graderío con la ya clásica división en cáveas marcada por las diferentes procedencias sociales de sus ocupantes.
Su construcción data de principios del siglo I. Posiblemente durante la época de Tiberio. El recinto posee una arena central donde se efectuaban las competiciones. En medio de ésta se encuentra una valla central llamada spina de una longitud de 223 m. y una anchura de 8,5 m. y decorada con monolitos y otros motivos. Uno de los espectáculos favoritos eran las carreras de bigas (dos caballos) y cuadrigas (cuatro caballos). Los conductores de los carros, llamados aurigas, eran personajes muy populares, y muchos de ellos fueron inmortalizaSe puede considerar, de algún modo, como el origen de la ciudad y, en todo caso, el que marca su trazado siendo prolongación de una de las arterias principales de la colonia, el Decumanus Maximus. La situación del puente está cuidadosamente seleccionada en un vado del río Guadiana que ofrece como punto de apoyo una isla central que lo divide en dos cauces. La estructura original no ofrecía la continuidad de la actual, ya que estaba compuesto por dos tramos de arcos que se unían en la isla, donde había un gran tajamar. Éste fue sustituido por varios arcos en el siglo XVII, después de que una riada fechada en 1603 derribara parte de la estructura. En época romana se amplió en longitud varias veces, añadiéndose por lo menos cinco tramos de arcos consecutivamente para que el camino no se cortara en las periódicas crecidas del Guadiana. Eso ha hecho que esta obra llegue a los 792 mts. de largo, uno de los mayores que se conservan de ese momento.


Puente Romano
Yo sentada en petril con el puente Romano y río Guadiana atrás

El puente romano de la ciudad española de Mérida es considerado el más largo de la antigüedad.​ En los tiempos del Imperio Romano la obra se elevaba sobre el río Guadiana a lo largo de 62 arcos con una longitud total de 755 mts.


Acueducto de los Milagros

 Foto tomada de internet si su autor quiere puede retirarla
Formaba parte de la conducción que traía el agua a Mérida desde el embalse de Proserpina situado a 5 km de la ciudad. Data de inicios del I d. C. La arquería se encuentra actualmente bastante bien conservada, sobre todo el tramo que salva el valle del río Albarregas. Se le conoce con este nombre, debido a que parece un milagro que aún siga en pie. 


Templo de Diana
Foto subida de Internet si el autor lo desea lo puede  retirar 
Edificio perteneciente al foro municipal de la ciudad. Es uno de los pocos de carácter religioso que se conserva en un estado satisfactorio. A pesar de su nombre, erróneamente asignado en su descubrimiento, el edificio estaba dedicado al culto imperial. Su construcción data de finales del siglo I a. C. o principios del I d. C, en la época augústea.  De planta rectangular, y rodeado de columnas, tiene el frente orientado al foro. Este frontal estaba formado por un conjunto de seis columnas rematadas en un frontispicio. A la conservación actual del edificio contribuyó el haber estado incorporado al Palacio del conde de los Corbos, de estilo renacentista y cuyos restos pueden apreciarse aún en la sala interior del templo. En su construcción se emplearon principalmente materiales graníticos.

Casa del anfiteatro
  • Foto  subida de Internet si su autor  quiere la puede  retirar 

 Denominada así por situarse junto al anfiteatro. Convendría destacar que en realidad lo descubierto es un conjunto de dos casas: la denominada "Casa de la Torre del Agua", y por otro lado la propiamente dicha "Casa del anfiteatro".

Casa de Mitreo
 Con mi prima y su amiga en la casa de Mitreo

Después de comer fuimos a visitar la Casa de Mitreo, algo alejada del resto de bellezas de la Mérida Romana, pero no por ello menos bonita. Casa señorial romana distribuida en torno a tres patios.  De hecho, en ella reside uno de los mosaicos más hermosos, el llamado Mosaico Cosmológico. En él se puede ver la evolución del Cosmos, así como su creación y las figuras humanas que lo representan, todas ellas con sus nombres. Lo más llamativo son sus colores, especialmente las distintas tonalidades de azul que dibujan el cielo, el mar.

Basílica de Santa Eulalia
     Yo ante la  entrada de la Iglesia de Santa Eulalia
                               

La basílica martirial de Santa Eulalia es un edificio religioso que se encuentra en la ciudad Se podría considerar un núcleo muy importante del nacimiento del cristianismo en la península. Según los investigadores, fue el primer templo cristiano erigido en Hispania tras la Paz del Emperador Constantino; esta iglesia fue por tanto edificada como basílica martirial en memoria de Eulalia de Mérida; por ello se convirtió, durante los albores de la edad media en lugar de peregrinaciones que llegaban desde el Occidente Europeo y desde el Norte de África; al mismo tiempo la noticia del martirio de su titular se divulgó por todo el imperio romano y con sus reliquias se erigieron numerosas iglesias especialmente en la Europa occidental.


A su vez la historia de este templo se enmarca en la historia de la Iglesia emeritense y en su singular relación con los Papas; además esta iglesia, martyrium o basílica desde el siglo XIII, eregida entonces por la Orden de Santiago como su Iglesia Capitular, hasta finales del siglo XIX formó parte del Patrimonio Petri, es decir el Patrimonio del Vaticano.
Forma parte del lugar Patrimonio de la Humanidad » en concreto con el código identificativo. 

    Restos encontrados en el subsuelo de la Iglesia de Santa Eulalia

                   Museo de Arte Romano 
Visita al Museo de Arte  Romano

En su interior podremos admirar una de las mejores colecciones de escultura romana y de mosaicos de la península. A través de la visita a sus salas comprenderemos cómo funcionaba una gran ciudad romana y cómo desde ésta se administraba una vasta provincia, la más occidental del Imperio Romano. También visitar este Museo nos permite acercarnos a los más variados aspectos de la vida diaria de los primeros emeritenses.

¡¡ Espero que os haya  gustado!!