martes, 12 de julio de 2016

VIAJE A LA PROVINCIA DE HUESCA SABIÑANIGO Y JACA

El viaje a la provincia de Huesca con mis amigas fue un escape para las risas y estar relajadas, porque salidas al monte solo hicimos una  corta y el esfuerzo fue minimo. Salimos de Eibar en el bus hacia Vitoria y allí cogimos el bus hasta Zaragoza. Aprovechamos una oferta que había para  grupo, nos salió  el viaje por 80€ ida y vuelta para las  tres. A la media hora ya teníamos otro bus hacia Sabiñanigo. Fuimos a comprar los billetes Zaragoza-Sabiñanigo el precio de ida y vuelta nos costó para las  tres  79€. Así que ni nos dio tiempo a comer  el bocadillo.

                                                             

   Llegamos sobre las  4:30 de la tarde y como el hotel estaba a la otra punta del pueblo lo tomamos con buen humor y paciencia. Lo primero que hicimos fue preguntar dónde  estaba el hotel y aunque en el lugar de internet  donde se anunciaba la oferta ponía a 200 mts.  de la estación de bus y tren, pues estaba mas o menos a 2 Kms. Nosotras con el equipaje decidimos que caminando iríamos muy bien, decidimos hacer una parada en el camino para tomar el resto de bocadillo que no nos dio tiempo a comer en la estación de Zaragoza. 


   Mientras estábamos allí comenzó a caer una tormenta como la de la foto en un rato llovió y granizo. Y menos mal que nos pilló allí sino menuda mojadura nos habíamos llevado.                                     
                                                                                                                            Lloviendo y  granizando
    Preguntando llegamos al hotel después de recorrer el pueblo, una zona industrial y varios supermercados e intentar cruzar la carretera que tenia vallas medianeras. Preguntamos a un hombre que se subía a un coche como pasar al otro lado y nos dijo que era peligroso cruzar allí con maletas. (Encontramos gente muy amable en el pueblo)  él  nos  ayudó y nos cogió las maletas  en su coche y nos llevó hasta el hotel.      Una vez en el lugar nos  instalamos en la habitación. El camping estaba rodeado de árboles cabañas y caravanas. El lugar nos gustó, las vistas  maravillosas y se respira aire puro. El hotel no era muy grande pero la habitación para tres era muy soleada y estaba muy limpia. El trato del personal fue muy bueno. Nos alojábamos a media pensión y para las tres  durante tres noches nos costó  179€ 

                                                                                                              Hotel Indreans 
    Los desayunos  continental  y las cenas  estaban muy bien con un buen menú a elegir 3 primeros,3 segundos y 3 postre. La bebida no entraba en el menú pero no fue  cara. 
                                        
                                                                                               Abrazando a un árbol para recibir  su energía 
   Cuando llegamos al hotel nos duchamos, nos instalamos y dimos un paseo por el camping, aunque estaba lleno de ramas y hojas de los árboles( Dos días antes hubo un vendaval y tiró muchas ramas) Las estaban recogiendo y limpiando la zona. Sus instalaciones están muy bien para pasar unos días acampados. 
                                             
                                          Cuando llegábamos  de  una saluda  teníamos un rato para la lectura y el relax
   Al día  siguiente  fuimos a la estación de  bus para visitar Jaca. Cuando íbamos en el autobús urbano  que recorre el pueblo  vimos un mercadillo y nos bajamos a cotillear, claro siempre se pica y compramos algo de fruta, mi amiga  unos pantalones de monte fresquitos, yo un pantalón y un bolso. Después  nos tocó esperar  el bus para Jaca sobre unas dos horas. El precio del billete ida y vuelta para las tres  fue de 9´60€  Llegamos a Jaca a la hora de la  siesta. Hacía mucho calor, así que nos fuimos a la Ciudadela a  comer la fruta  y descansar un rato después hicimos la visita a la  Ciudadela.
                                             
                              
                                                                         Caminamos por el glacis  alrededor de la  Ciudadela
   Se trata de una fortificación empezada a construir en el año 1592 por encargo de Felipe II cuando se temía una invasión francesa.
Su nombre real hasta el siglo XIX fue Castillo de san Pedro. Hoy en día todos los conocen como la Ciudadela de Jaca, y a sus extensión verde  alrededor es grande. Su césped suele ser usado por los jacetanos como lugar para descansar, pasear al perro o relajarse.
 Sin lugar a duda es una construcción que impresiona, siendo una de las 2 ciudadelas que siguen enteras en Europa.

                    
                                                                                                                       Foso de la Ciudadela
   Varias son las defensas exteriores del castillo: el foso, la contraescarpa, un camino cubierto, las plazas de armas y el glacis. Todas ellas debían poner impedimento y dificultad de avance a los soldados enemigos que intentasen asaltarlo. El foso de este castillo que lo rodea en su totalidad, cuenta con un recorrido de 1.060 mts. y nunca ha contenido agua. El acceso al mismo desde el interior de la fortificación se hace a través de tres poternas (una de ellas inutilizada) y una cuarta destinada al acceso de jinetes a caballo, construidas con la finalidad de que los defensores pudiesen despejar el foso de tropas enemigas en caso de necesidad.

                                          
                                                      Los ciervos se refugiaban a la  sombra a esas horas
    Actualmente los moradores del foso son los ciervos que, magníficamente adaptados, hacen las delicias del público que pasea por los glacis de la Ciudadela.
Yo solo os he puesto un resumen de la Historia de la Ciudadela pero si queréis más información os dejo el enlace Aquí
Si queréis mas información de la historia de Jaca lo podéis ver Aquí

                                                                    Descansamos  tumbadas  sobre la hierba a la hora de más  calor                                                           
   Aunque yo ya conocía la ciudad de Jaca no me acordaba mucho ya que  fui  dos veces una con mis amiga del café y otra vez con mis  hijos y mi marido.
                               
                                                                                             
                                                                                                          Edificios  modernistas  como la casa Penarroya


                                                                                                                                  Casa  Velero





  Recorrimos sus calles comerciales mirando tiendas, mis amigas compraron unos pendientes, un colgante y un bolso en la  calle  Mayor. 



Tomamos unos vinos blancos autóctonos de la zona y unos aperitivos en una cafetería y disfrutamos del lugar.  

                                                                                           Catedral de San pedro  
    Visitamos la catedral de Jaca está considerada como uno de los templos más importantes del primer románico español. Su construcción a partir de 1077 por orden del rey Sancho Ramírez está estrechamente vinculada a la propia fundación de la ciudad y la concesión de los fueros que le permitieron crecer y desarrollarse como pujante centro comercial en la ruta del Camino de Santiago. Cuando llegamos  era el últmio día de las  fiestas  patronales, podéis ver en este enlace la fiesta Santa Orosia y San Pedro.                                                               

                                                        Torre del Reloj
    La Torre del reloj de Jaca es uno de los edificios más llamativos que integran el casco histórico de la localidad. Es una interesante muestra de gótico civil que fue construida en el año 1445 como parte de una residencia particular sobre el mismo solar en el que se edificó el palacio del monarca aragonés, destruido por el fuego en 1395. En el pasado fue también sede del Merino, torre de la cárcel y desde 1986 ostenta la condición de sede de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos.

               
                                                           Estatua del   rey "Ramiro I"
   El rey Ramiro I tiene su propio monumento en la puerta de la Torre del Reloj, aunque su original ubicación fue en el centro de la Plaza Marqués de la Cadena. La obra, realizada por el artista Ramón Casadevall, se trata de una escultura fundida en bronce, con pedestal de piedra. Es la efigie del Primer Rey de Aragón, que reinó entre 1035 y 1069 y quien estableció en Jaca su capital, vestido con cota de malla y atuendos propios de un guerrero de la época. En su cabeza se ciñe la corona distintiva de su condición. La escultura se terminó en 1973.


                
                                                                                 Iglesia de Santiago
      Enseguida llegó la vuelta el último bus  era  a las siete de la tarde así que nos volvimos de  nuevo al hotel y cenamos muy a gusto dejando tiempo para la lectura  y el descanso.  


     Para no alargar el post. Las aventuras de los  días siguientes os la cuento en otros posts. 

Publicar un comentario