viernes, 16 de septiembre de 2016

MICRORRELATO " Conversación del móvil "

Ramo pintado al óleo (65 x 54cms.) por Mamen Píriz
                  
   Ayer a mediodía cogí el  tranvía de la una. Me senté al lado de una joven. Con buena educación le saludé,  ¡hola!. Hizo caso omiso a mi saludo, estaba  convulsivamente tecleando en su teléfono móvil. Lo tenía sujeto con la mano izquierda, con el dedo pulgar de esa mano  tecleando y su dedo índice en movimiento. Mantenía sus ojos con una expresión fija, ni siquiera pestañeaba. Solo de vez en cuanto  los  abría  manifestando sorpresa. Su mano derecha la tenía entre las piernas. De pronto cambió de postura y sujetó el móvil con la mano derecha.   Tecleando con el dedo  pulgar de la mano  izquierda.

    Había pasado  diez minutos y el tranvía se paró en un apeadero, la chica balbuceó unas inteligibles palabras, mostrando es su rostro una leve sonrisa. Miró a través de la ventanilla y siguió  tecleando más  deprisa. Se acercó el móvil a la oreja derecha. La conversación que mantenía con la persona al otro lado de la línea, era de lo más sorprendente:

     —¿Qué pasa  tronco, no te ha gustado mi mensaje?

      —Bla, bla, bla...... - se oía por el auricular-

     —¡Eh, Eh! Yo solo quiero tu pirulí ¿No me decías que es  grande?

      —Bla, bla, bla......

     —¡Ah! ¿Qué pasa  tronco, que ahora que ya  estoy llegando,  no estás  dispuesto a  enseñármelo?

     —Bla, bla, bla......

     —Espera que ya llego, ¡ No te vayas! ja, ja, ja....

   Me imaginé que tendría un encuentro sexual con algún chico, por lo que escuchaba.

   El tranvía llegó a la estación. La chica se levantó del asiento sin decir ni adiós. Seguía con el móvil en la mano colocado en su oreja.

   Salí detrás de ella, en el andén un joven la esperaba con un ramo de flores. Del ramo colgaban unas guirnaldas rizadas y de ellas  unos caramelos en forma de  pirulís.



Publicar un comentario