viernes, 21 de octubre de 2016

POESÍA " Dedicado al Dr. Yerobi "

Dedicado al Doctor Yerobi




Por mirar hacia atrás,
Me viste llorando
¡Esos ojos! ¡ Me dijiste
¿qué le están pasando?

Añoraba lo que más quería,
Y angustiaba mi pasado.
A la vez me prometía
Tengo que seguir luchado.

Te prometo que muy pronto
Esto se me estará curando
Y derramaré alegría
Por esos pasillos largos.

Caminaré contenta
Por esos pasillos largos
Derramaré sonrisas
A todos los que por ellos
Están todo el día pasando.


Solo fueron promesas, no era mi deseo luchar, no tenía ganas. La enfermedad que me había diagnosticado era para toda la vida. No quería vivir así, era demasiado joven para estar atada a unas medicinas y a unas botellas de oxígeno. Estuve derrotada todo el  tiempo, aunque en esos momentos paliaron mi enfermedad, no se cura. Tenía que acostumbrarme a llevar un tratamiento. Quería morirme, llamaba a la muerte, pero ella no me hacía caso. Solo a veces le aparece  de repente a quien no quería morirse. A los que están enfermos la muerte los persigue, a otros los llama, a otros  los invita a que se tiren por alguna ventana, desde a los áticos o al tren. Pero yo seguía derrotada. Cuando hable con el doctor, el me dio un poco de luz y me dijo que la vida como las enfermedades había que afrontarlas. Que unas llegaban y se curaban y otras había que vivir con ellas. De esto ya hace más de 25 años y aquí estoy, cada vez más luchadora. He afrontado la enfermedad, he tenido recaídas y me he levantado. Me he vuelto a caer. Pero mi vida sigue, hoy en día estoy acostumbrada al tratamiento y la verdad que lo llevo bien. Solo me tengo que cuidar del frío, de la humedad, del polvo, de no coger catarros y seguir tomando el tratamiento que normalmente es de mantenimiento. Cuando se agudizan las crisis, tengo que tomar otros medicamentos  pero  son llevaderos. Hace tiempo que el oxígeno no lo necesito, lo tomo pocas veces. Y aquí sigo intentando hacer lo que siempre soñé. Escribiendo y contando estos relatos y lo que  mi corazón y mi mente me dicta. 

                                      

Publicar un comentario