lunes, 27 de noviembre de 2017

Visita a Benidorm

Estando en El Campello, me propuso Nines visitar Benidorm. A ella le hacía ilusión, le traía muchos recuerdos de cuando iba con su marido y yo acepté la propuesta. Así que nos cogimos el tranvía sobre las 12 del mediodía y allí fuimos. En menos de una hora llegamos. Yo ya había estado varias veces en Benidorm, en verano cuando pasábamos nuestras vacaciones en Calpe y no hace muchos años, y en otra ocasión fuimos por noviembre una semana. También conocí a Rafael marido de Nines (Wolf en la comunidad). En esa ocasión hicimos una quedada para conocernos, junto con un matrimonio de  Benidorm, una chica de Santa Pola, otra chica de Calpe y Rafa marido de Nines. En esa ocasión Nines no pudo venir a esa comida. Quedó pendiente siempre una visita para conocerla. Rafael murió de cáncer dos años más tarde de esa comida. Desde entonces cuando la llamé para darle el pésame, afianzamos  nuestra amistad. 

Foto de los compañeros de la quedada en Benidorm, Rafa sacó la foto y no tengo ninguna de él 
Viajar en el tranvía fue muy agradable y por el camino iba haciendo fotos. Pasamos por Villajoyosa y saqué  estas fotos. 




Pintoresco pueblo de Villajoyosa

Cuando llegamos a Benidorm habíamos quedado en tomar algo con Mercedes y su marido. Fue agradable verlos después de unos años. Son mayores y ella tenía dificultad de caminar, se había operado solo hacía un mes de las caderas y se ayudaba con un andador. 

Mercedes y su marido en los extremos , en el centro Nines y yo 

Después de despedirnos de los amigos, bajamos a la playa de levante en el rincón de Loix, comimos en el restaurante Román. Lugar que le gustaba ir a Nines con su marido. A ella le trajo recuerdos agradables. Fue una comida rica y sabrosa y con muy buena conversación. Sin movernos de allí en el paseo marítimo de Benidorm es una fiesta, no te aburres  mirando lo que pasaba por ese rincón de Loix. 

Rincón de Loix
Pasaba el trenecillo
Chicas del cabaret






A media tarde se me ocurrió llamar a Blanqui, la vitoriana. Al rato allí nos juntamos las tres para tomar unos combinados, mientras disfrutamos de una velada de tarde de música y baile. Mi amiga Nines está por circunstancia de salud limitada e hizo un esfuerzo de bailar. Para ella fue una tarde de alegría y recuerdos y eso fue mi objetivo que se lo pasara bien. 

Blanqui, Nines y Yo
Nines y yo bailando, la foto no es muy buena

Llegó la noche enseguida y el atardecer fue  maravilloso, saqué  fotos en varias fases. 








Al lado del casino a una hora prudente, cogimos un bus hasta la estación del tranvía para volver a El campello.



Las luces cambiaban de color 

¡¡Y hasta aquí esta visita a Benidorm!!





Publicar un comentario