miércoles, 13 de junio de 2018

Mi viaje de placer, crucero por el mar Báltico

Ya  estoy de vuelta de mis cortas vacaciones que me han sabido a poco. Todavía me dura el Jet lag y no por mucho cambio, si no por el viaje: bus, espera, avión, barco. Han sido intensas y muy concentradas en el tiempo, pero divertidas. Viajar así por placer es relajante y estresante al mismo tiempo, según lo tomes. El tiempo pasa rápido y crees que te dá tiempo  de disfrutar de todo y no es así. 
Desde que salí de casa a la una de la madrugada hacia  Bilbao a coger el bus Alsa Premium que nos trasladaba a Madrid  sobre las 2 de la madrugada. El viaje fue cómodo porque nos permitió dormir un rato. Llegamos a las t4 sobre las 6:30 de la mañana y en el aeropuerto la espera se hizo un poco larga, hasta la salida del avión. Nos teníamos que reunir con un grupo que llegaba en bus desde Extremadura y al final por fin llegaron, más tarde de lo previsto porque tuvieron que cambiar de autobús.

Esperando facturar las maletas 
Esperando embarque 

Facturamos el equipaje todos juntos con Costa Cruceros que se hicieron cargo del equipaje hasta el barco, que nos lo trasladaron hasta el camarote que nos correspondía. 

En el vuelo un mar de nubes
 Bajando para aterrizar














El vuelo duró 3:30 horas fue bastante rápido más de lo previsto así  que llegamos a Estocolmo donde nos esperaba personal de Costa Cruceros y nos llevaron en bus hasta el puerto donde estaba atracado el barco Costa Mágica. El barco bastante grande, mucho más  grande del crucero anterior "Gran Mistral" que hicimos por otras ciudades europeas.

El barco  tiene unas buenas dimensiones 


  • Puesta en servicio :2004
  • N° de pasajeros :3470
  • N° tripulantes :1068
  • Peso neto :105000 t
  • Manga :38 m
  • Eslora :272 m
  • Velocidad :22 Nudos
  • Este es el itinerario por el mar Báltico

    Una vez presentada la documentación nos dieron las tarjetas que a la vez servían de llaves del camarote, tarjetas de pagos, control de salida y entrada del barco. Fuimos a ver donde nos había tocado el camarote, en la 8ª planta un buen lugar. Nos citaron en una reunión en el teatro para darnos instrucción de todo lo que nos interesaba del barco, tanto los lugares que pasariamos los ratos de diversión como de las  excursiones contratadas.

    Veronese 

      veronese
      Nuestro camarote el 8226


      Camarote interior 

         Las prestaciones incluídas
          El alojamiento en la cabina asignada durante toda la duración del crucero
      • Las tasas de embarque
      • Pensión completa a bordo
      • Espectáculos incluídos en el crucero
      • Bebidas en categorías Total Comfort y Luxe.


      Llegó la hora de cenar, escogimos la 2ª tanda y nos correspondía el Restaurante Portofino. Así que después de llegar de las excursiones nos preparábamos para ir al teatro Urbino a las 7:30. Todas eran muy buenas funciones y no nos perdimos ninguna actuación. Y después de cenar íbamos a los distintos bares y cafeterias a bailar o escuchar música mientras charlabamos tranquilos y conocimos gente estupenda de mi pueblo.

      ¡¡Hasta aquí la 1ª parte de este viaje!!









Publicar un comentario