martes, 31 de julio de 2018

Visita a Vejer de la Frontera en Cádiz

Desde Conil fuimos a visitar este pueblo en lo alto de Vejer de la Frontera. Nos informamos que era un pueblo con mucho encanto y allí fuimos a conocerlo y pasar el día.

Vejer de la Frontera (Foto de Internet)


Declarada Conjunto Histórico y galardonada con el Premio Nacional de Embellecimiento, el legado árabe se plasma en su arquitectura popular y en el urbanismo de barrios como el de la Judería. Se asienta en una bella colina a cuyos pies discurre el río Barbate. Numerosos vestigios confirman el paso de fenicios, cartagineses y romanos por esta tierra. En el año 711 tendría lugar muy cerca de aquí la Batalla de la Janda, en la que los visigodos perdieron el dominio de la Península en favor de los árabes. Amurallada desde siempre, aún conserva en buen estado varias torres (del Mayorazgo, de San Juan y de la Corredera) y las cuatro puertas de la villa medieval integradas a la perfección en el conjunto urbano: la del Arco de la Segur, la de la Villa, la de Sancho IV y la Puerta Cerrada. El castillo  de los siglos XI-XVI, se sitúa en la parte más alta del casco antiguo, accediendo a él por un bello arco de herradura. Combina elementos musulmanes y cristianos.


    















La arquitectura sacra ha dejado también magníficos ejemplos: la Iglesia Parroquial del Divino Salvador siglos XIV-XV, domina el caserío desde arriba y muestra una bella evolución del arte gótico-mudéjar, renacentista y barroco; la Iglesia de las Monjas Concepcionistas con el Arco de las Monjas; el Convento Hospedería de San Francisco y, en las afueras, se encuentra la Ermita visigoda de Nuestra Señora de la Oliva. Entre sus edificios civiles sobresalen el Palacio barroco del Marqués de Tamarón y la Casa del Mayorazgo, ambos del siglo XVIII, o los Molinos de Viento de San Miguel (siglo XIX). Vejer de la Frontera cuenta a tan sólo 9 kilómetros de su núcleo urbano con una de las playas más famosas del litoral gaditano, la playa de El Palmar. Sus finas arenas doradas se extienden a lo largo de más de 4 kilómetros y contrastan con la claridad de sus aguas y un bonito entorno natural.


Paseo de la Corredera 

Entramos desde el aparcamiento y subimos a este paseo. El Paseo de la Corredera es una de las calles más emblemáticas por las impresionantes vistas de la comarca de La Janda desde su paseo mirador. La avenida conecta con el casco antiguo y es ideal para contemplar al atardecer el embrujo paisajístico de la localidad.

Arco de Sancho IV 
Calle típica  con escaleras   



















Es uno de los principales reclamos y una actividad muy reconfortante para aquellos visitantes que huyen del ruido y del estrés de la ciudad. Sus calles, empinadas y recogidas con las fachadas encaladas características de los pueblos blancos, conservan aún toda la belleza de siglos pasados. Dando un paseo por las calles de Vejer y perdiéndote en ellas te impregnarás de toda su armonía y sus efectos relajantes.



En la parte más alta y centrada dentro del recinto amurallado de Vejer de la Frontera, se encuentra el castillo de construcción islámica y que fue declarado en el año 1931. El Castillo de Vejer fue construido por los musulmanes en el siglo X y reformado por los cristianos en los siglos XIV y XV. Es de planta rectangular con tres torreones, conservando la única puerta de acceso del siglo XI con un arco en herradura.

Fuente del pescaito en la plaza de España
Plaza de España 
Arco de la Villa
Plaza de España y la fuente 






Iglesia Parroquial del Divino Salvador
Puerta del museo

Barrio judío


Habitada desde época paleolítica, la mezcla de culturas es bastante evidente. Desde el barrio judío a la famosa ”tela de araña” musulmana. Evidente también es la remodelación de antiguas mezquitas a iglesias como la del Divino Salvador una vez reconquistada la ciudad por los cristianos al mando de Sancho IV son pruebas concluyentes que demuestran el asentamiento musulmán que tuvo Vejer durante 5 siglos.

Sobre los restos de la mezquita se construyó la iglesia gótico–mudéjar, aprovechando el alminar para construir la torre del campanario.


         


Callejeando y descubriendo lugares y rincones preciosos. Pese al calor, las calles estrechas protegen del sol al paseante, a la vez que huelen a las flores de los patios de sus casas.



Arco de la Segur

Arco de Puerta Cerrada



















Se sitúa en la Judería,  fue  edificada en el siglo XIV sobre los restos de la muralla musulmana.

Muralla
           
Más callejuelas y rincones con sombras para paliar el calor y beber agua continuamente.


Monumento a  la mujer cobijá



Terminamos nuestra visita y regresamos a Conil. Con muy buena imagen de uno de los pueblos blancos mas bonitos.





     


¡¡Espero que os haya gustado!!






Publicar un comentario