miércoles, 24 de enero de 2024

El día que nací yo, retomado para ejercicio de Creando escritos. 24-1-24

  El día que nací no fue un día normal, sino más bien un día muy especial. Nací un 26 de Febrero de 1955 sobre las 9 de la noche. Ese día, un invierno intenso, hacía mucho frío y soplaba un aire huracanado. Probablemente ese día era sábado o domingo, mi padre estaba en casa porque no había ido al trabajo, y en el pueblo había funciones de teatro y cine. 

  Mi madre por la tarde rompió aguas y comenzó a tener dolores de parto. Mi abuela puso agua a calentar y preparó la cama y sábanas para el parto. El alumbramiento era eminente y llamaron a la médico y éste avisó a la comadrona para ayudar a mi nacimiento.

 Mi madre aguantando los dolores pacientemente mientras las contracciones eran cada vez más seguidas. Ya al anochecer llegó la partera quejándose del vendaval que había en la calle que cada vez era más  fuerte.
  Al poco tiempo llamó a la puerta una vecina  portuguesa muy amiga de la familia, la llamábamos "Sesa".  Venía  asustada y avisando que en el pueblo la guardia  civil había suspendiendo  el teatro y el cine y avisaron a los oliventinos que se irían a sus casas y se encerraran en casa, cerraran bien las puertas y las ventanas y que se aproximaba algo imprevisible. No se sabía si era un huracán o un terremoto.

 La comadrona al oír tal noticia, se acordó de sus hijos que los había dejado en el cine y se fue en su búsqueda. Mi padre enfadado le dijo: Cómo iba a irse en ese momento sí ya su mujer estaba de parto y próximo  el nacimiento.  Ella hizo caso omiso y se fue dejando a mi madre con mi abuela. Mi padre salió tras ella. Cuando regresaron, mi madre ya me tenía entre sus brazos. Nací muy pequeñita y muy morena.

  Las circunstancias de lo que acontecía en el pueblo, dio momentos colectivos de histeria y a la población con el caos de confusión, contravenian las indicaciones más sensatas que informó la guardia civil. Algo de eso debió de ocurrir en mi pueblo según me han contado a lo largo de los años. Hubo gente que cargaron con todos los enseres y pertenencias que pudieron y salieron a los campos. Otros se dirigieron al cementerio, a saber con qué finalidad y, no faltaron quienes sacaron a sus mayores enfermos e inválidos. Otros se ataron en el parque a los árboles y otros obedeciendo a las autoridades, se quedaron en casa, cerraron puertas y ventanas. Como mis padres que al nacer yo, con la alegría de mi nacimiento se olvidaron de que algo malo pasaba  en allí fuera. 

 En los días siguientes la guasa y las bromas salpicaron de obligados comentarios entre los habitantes del pueblo, ya que afortunadamente, no hubo ni terremoto, ni huracán. Estoy segura que un huracán de alegría llenó de felicidad a mi humilde familia del primer nacimiento de la hija de Antonio y Maria. 


 Quizás ese día marcó mi personalidad inquieta y revoltosa sea deudora de la agitación y revuelo que me acompañaron en mi venida al mundo. Toda mi familia me ha contado esta historia a lo largo de los años.


registrado en Safecreative  - registro: 0910234740538

6 comentarios:

  1. En primer lugar, he comprobado que ese dia era sábado.
    Yo también nací un sábado, el 17 de junio de 1950. Qué coincidencia, pero en mi caso no hubo ninguna alarma meteorológica, je, je. Además, yo no nací en casa sino en una clínica barcelonesa que ya no existe. Aun así, mi nacimiento no estuvo exento de problemas, pues me dieron por muerto, estaba amoratado y no respiraba por mucho que me azotaban. Pero cuando ya me creían muerto, resucité sin ayuda de nadie, ja, ja, ja.
    Volviendo a tu caso, que me estoy yendo por las ramas, menuda historia para no dormir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja Josep, casi todos tenemos una historia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bonita manera de recordar un día tan especial para cada uno. Yo también tuve esa idea de contar mi nacimiento acudiendo a los recuerdos de quienes estuvieron presentes y lo publiqué en el blog (Crónica de un nacimiento anunciado). En mi caso, el nacer también vino con complicaciones pero de otra índole a la tuya, porque mi madre necesitaba cesárea y el médico de guardia no tenía ni puñetera idea de cómo hacerla.
    Leo que también Josep Mª pasó lo suyo.
    En fin, creo que cada nacimiento es único y digno de contarse. Me ha gustado saber del tuyo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu comentario, creo que ya lei en tu blog el tuyo. Si los nacimiento cada madre lo cuenta como único. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Un acontecimiento con intriga que al final salió bien , el parto es algo que antes se hacía en casa y eso podía acarrear problemas pero en tu caso todos contentos .
    Un abrazo Mamen
    Puri

    ResponderEliminar
  6. La verdad que tu llegada al mundo estuvo rodeada de incertidumbre. Primero por si llegaba la partera, después que se fue, por cómo iría el parto. Aunque con la rapidez que llegaste, poco tiempo le dieron a la desolación de tal abandono. Mientras en le resto del pueblo, les acuciaba la idea de un desastre meteorológico. Por suerte todo se quedó en un susto, un susto que creo que tu familia amortiguó con tu llegada a la familia. Bonita anécdota para recordar.
    Saludos

    ResponderEliminar