domingo, 13 de marzo de 2016

VISITA A LA FERRERIA DEL POBAL EN SOPUERTA VIZCAYA

Ayer  hicimos una salida  cultural con área de la  Casa de la Mujer  de Ermua a visitar  La ferrería del Pobal en Sopuerta. Camino de Pobeña, playa del Arenas y  Museo de  la Mineria de Gallarta. En este  primer post os  voy solo a mostar  la ferrería para  evitar  que sea largo.
                                     
Cartel anunciador de la  ferreria 

El visitante que se acerca a El Pobal podrá disfrutar de tres ámbitos diferenciados, pero en estrecha relación: por un lado, las salas que integran el edificio ferrón, que es la principal construcción del conjunto; por otro, el habitáculo del molino harinero, que está completamente equipado y en disposición de funcionar y, finalmente, el testimonio de carácter residencial que representa la que fue casa-palacio de los Salazar, de estilo tardo-gótico, construida también en los primeros años del XVI para dar habitación a los ferrones.


                                       Casa-palacio de los Salazar  donde  está el museo y la ferreria.

El Pobal es además un museo que se prolonga al exterior, en un amplio y bello espacio ajardinado, con su sistema de captura de agua o presa, levantada sobre el lecho del río Barbadún, y el canal de 300 metros que transporta el fluido desde este dique hasta dos depósitos o anteparas: uno dispuesto junto al molino, para abastecimiento de éste, y otro, adosado a la ferrería, que almacena el agua para accionar la rueda mayor del mazo y la rueda menor de los émbolos.
                                 Yo  mirando la caída  de agua del molino 

El palacio acoge la recepción del Museo y una exposición sobre la industria molinera en el primer piso. Completan el conjunto dos hornos de pan, recientemente restaurados, y el viejo puente del siglo XVII que salva las aguas del Barbadún.
                                    Molino y caída del agua 

Los equipamientos mecánicos del molino han sido reconstruidos íntegramente, sobre un depósito de agua, estolda y desagüe originales, del siglo XVII, recreando el modelo típico de la comarca encartada

Para visitar la ferrería entramos por la Carbonera y nos dieron unas gafas para evitar accidentes con las chispas del fuego. Aquí nos hicieron las explicaciones antes de la demostración.

Los transversales a esta nave, se  disponen cuatro estancias  adosadas: dos recintos destinados en su tiempo a almacén de los productos  elaborados, concertidos hoy ne salas de exposición de la industria ferrona, el espacio de las  carboners, y la  fragua del siglo XIX, con su  fogón central de  cuatro hornos y herramientas de la época, separadas  ambas por un potente  muro  cortafuegos. Estos  dos últimos espacios productivos exhiben con  veracidad sus primitivas  funciones.
Área del taller en la que , gracias a la fuerza del agua que  caía por las embocaduras del émbolo que daban aire al horno, donde se  calentaba el mineral, mezclado con carbón vegetal hasta reblandecerlo.


   
Demostración en la ferrería: Se enciende el horno de mineral y se levantan los chimbos para que el agua caiga desde la antepara sobre la rueda de palas que acciona los émbolos; el aire aviva el fuego y la barra de hierro introducida en el horno se va calentando. Cuando está suficientemente blanda, se repite la operación del chimbo con la rueda hidráulica que impulsa el mazo y lo hace caer sobre el yunque, golpeando y dando forma a la barra incandescente. Después, en la fragua contigua al taller, el herrero elabora sencillas herramientas manualmente. 

La sala del  mazo, que  sorprendentemente ha conservado este valioso artefacto, además del yunque y del horno de  c¡reducción del mineral semienterrado en el suelo 

                                                 Demostración del Maestro ferrero con el mazo
La ferrería se articula en torno a una nave principal que acoge la sala de los émbolos -el mecanismo para insuflar aire al horno de fundición, que las excavaciones arqueológicas han recuperado-, y la sala del mazo, que sorprendentemente ha conservado este valioso artefacto, además del yunque y del horno de reducción del mineral semienterrado en el suelo.

La otra rueda, accionada por la fuerza del agua que caía por las embocaduras de la antepara, movía el martillo pilón o mazo, que golpeaba el hierro pastoso colocado sobre el yunque permitiendo así eliminar impurezas. 

            Después, en la fragua contigua al taller, el he rrero elabora sencillas herramientas manualmente.



Fuelles que  alimentan el fuego con el aire que emana de ellos  se utilizan  manual por medio de unas  cadenas 

La fragua consta de cuatro fogones alimentados por fuelles que se accionan manualmente. En esta instalación se transformaba las barras de hierro en diversos productos manufacturados.

                  Demostración del maestro herrero dándole forma circular al hierro fundido a 2000º.


Cuando hicimos la visita a la ferrería visitamos el Museo donde había todo tipo de trabajos construidos a lo largo del tiempo 


      Tipos de clavos, herramientas, herrajes, cerraduras, llaves y hasta grilletes para los presos.


                                    Especie de rueda que no recuerdo lo que era

               Herramientas como herraduras, mazos, tenazas, barbacoas, machetes, campanillos, barreneros, aperos de labranza. etc....


Los equipamientos mecánicos del molino han sido reconstruidos íntegramente, sobre un depósito de agua, estolda y desagüe originales, del siglo XVII, recreando el modelo típico de la comarca encartada.

                                                                                            Molino de harina y maiz

Demostración en el molino: el molino harinero, con sus dos pares de muelas, para moler trigo y maíz, respectivamente, se pone en marcha todos los días, en las visitas guiadas.



                                                Maqueta del  molino  de harina y maíz.

Espero que os haya gustado esta visita.
Publicar un comentario