miércoles, 20 de abril de 2016

EL VINO NO ERA PARA ELLA


 El vino no era  para ella
                       

Patrocinia sabia que cada tarde su yerno llegaba a casa después de trabajar y tomaba un trozo de pan, queso y un vaso de vino. Aquella tarde  su hija no estaba y ella  puso en marcha  su  venganza.  Colocó sobre la mesa ese  vaso de vino y sus  viandas y le puso unas gotas especiales en él.  Su hija  volvió temprano y con el calor del camino se bebió  el vino. Su madre que la vio  gritó:
— ¿Hija que  has  hecho? 
—¡Madre! se que  es malo beber vino con el embarazo, pero una vez no hace  daño.
 La hija se cayó fulminante muerta. Estaba embarazada de gemelos  y  los cadáveres ya eran tres. A la madre la venganza  le costó caro. No acabó con su yerno que era al que odiaba sino  con su hija que adoraba. 
Para el concurso de Microcuentos  de Circulo de escritores MICROTERROR V
Publicar un comentario