martes, 13 de diciembre de 2016

Microrrelato " Y seguía muerto"

Indigente

…el otro, hombre o mujer, siempre muerto, seguía allí tumbado en una esquina del banco, pasaba la gente y nadie se paraba a ver qué es lo que le ocurría. No era el típico banquero con traje y corbata, ¡no! A ese tipo de persona la gente lo atiende y le mira, ¿verdad? Era un pobre desgraciado que no tenía donde caerse muerto. Su aspecto en sus ropas, en su pelo grasiento y sin afeitar, no da confianza, ni tan siquiera para mirarlo. Era un sin nombre y parece ser, que la humanidad en la gente ha desaparecido.  Allí estaba y allí seguía tieso.


98 palabras




Publicar un comentario