lunes, 28 de agosto de 2017

Palacio Real de La Granja de San Ildefonso

El día 25 vi en televisión El Palacio Real de La Granja de San Ildefonso de Segovia, abrieron el agua del estanque y el agua fluye en las fuentes. Eso me hizo recordar que he visitado la Granja dos ocasiones; una en otoño, me acompañó una amiga, fuimos en una excursión de la Asociación Artistica Eibarresa. Tengo fotos del lugar sacadas en 2005 en papel, son con mucho colorido (no las puedo escanear). La segunda vez fui en la excursión anual con mis amigas. Como siempre vamos un fin de semana. Visitamos Ávila y Segovia, a la granja fuimos el domingo 25 de mayo y las fuentes las ponían en funcionamiento ese día. Así que paso a mostraros las fotos del lugar.

 Palacio Real de La Granja de San Ildefonso y Real Colegiata de la Stma. Trinidad 

El Palacio Real de La Granja de San Ildefonso es una de las residencias de la familia Real Española y se halla situado en la localidad segoviana de Real Sitio de San Ildefonso. Está gestionado por Patrimonio Nacional y se encuentra abierto al público. El palacio es una maravilla por dentro, no dejan sacar fotos. Las fotos  de  interior son de archivo del patrimonio.
El Real Sitio de La Granja está situado en la vertiente norte de la sierra de Guadarrama, a 13 kilómetros de Segovia. Su nombre proviene de una antigua granja que los monjes jerónimos  del monasterio de El Parral  tenían en las inmediaciones.

Interior del palacio, foto archivo
El interior es precioso e interesante. Sus espectaculares estancias que son de por sí obras de arte con los mármoles recubriendo sus columnas, con las molduras que engarzan filigranas que decoran las paredes y los techos, los tapices, las pequeñas y enormes esculturas, el mobiliario único creado a mano, la colección de relojes, las impresionantes lámparas de cientos y miles de cristales, los jarrones de jade y porcelana venidos de China o los bellisímos y sorprendentes frescos en los techos abovedados, sino que también pueden encontrarse hermosísimas fontanas en el interior de la planta inferior del Palacio 

Cámara de la reina foto archivo del patrimonio 

Otra de las salas,  foto  archivo 















Las Fuentes del Palacio Real de La Granja de San Ildefonso son uno de los atractivos turísticos más conocidos de nuestra provincia. Las ocho grandes fuentes se ponen en marcha de forma alterna encendiéndose todas a la vez los días 30 de mayo, 25 de julio y 25 de agosto.


Existen veintiséis fuentes monumentales dentro de los Jardines del palacio. Sus autores estaban encabezados por un grupo de importantes escultores franceses entre los que destacan Jean Thierry, René Frémin, Dumandré o Pitué. La gran mayoría están basadas en la mitología clásica.

Llegamos  tarde porque una de las amigas tuvo un problema y la primera de cascada no la vimos.



Las Ranas

Una maravilla
Comenzaba el espectáculo 


Aparte de que las fuentes son preciosas 

El chorro de agua  a mucha altura

Yo ante la fuente
Representa el castigo de Júpiter a los aldeanos por negarse a dar agua a los hijos de Latona, Apolo y Diana, convirtiéndolos en ranas. De sus bocas surgen grandes chorros dirigidos al centro de la fuente. Es la única de las fuentes que cuenta con depósito propio debido a los más de 60 surtidores que se ponen en funcionamiento. La fontana representa el mito de Latona, madre de Diana, que en su peregrinación sintió sed y pidió agua a los labradores Licios (región de la actual Turquía) y quienes, en vez de ofrecerle agua, enturbiaron la del lago. Como castigo, los convirtió en ranas. Es de las más espectaculares de ver.


Baños de Diana
Esta fuente ya es una maravilla sin agua  

Acteón toca la flauta mientras Diana disfruta de un baño ayudada por sus ninfas. Esta fuente representa el momento antes de que la diosa se dé cuenta de que Acteón la está mirando y desee convertirle en ciervo, deseo que se cumple y que provoca que el hijo de Aristeo acabe devorado por sus propios perros. El conjunto escultórico da la espalda a un alto murallón en cuyo cuerpo central hay un jarrón con flores y en sus laterales dos pilastras que, con sus diferentes niveles decrecientes, hacen que el juego del agua al caer sea espectacular. Esta fuente fue la última en construirse, pero de las más elaboradas, particularmente por el recubrimiento de conchas en su portada. Es la fuente que más agua consume y la más costosa en lo económico. En el centro se puede ver a Diana con cinco ninfas a su vera, ayudándola y perfumándola. Fijáos bien en las esculturas que nacen del estanque pues sólo en una encontraréis a una ninfa con un perro (símbolo de la fidelidad), mientras que en el resto hay cisnes o cervatillos entre otros animales.

Mucha gente  viendo este espectáculo
Yo ante la fuente Baños de Diana

La Fama

Comenzando  el espectáculo  

Todo precioso, mis amigas  sacando fotos 
Espectacular 



La Fama celebra su victoria tocando su trompeta a lomos de Pegaso mientras la Ignorancia y la Envidia, personificados por guerreros vencidos, caen del peñasco sobre el que se encuentra la diosa. Situada a la derecha de la puerta principal, en el parterre de tejos y boj al que da nombre, esta fuente tiene un estanque circular de treinta y dos metros cuadrados y cuenta con veintiún surtidores. El chorro central, que sale de la trompeta de la diosa, alcanza los cuarenta y siete metros de altura.


Los Reales Jardines
  
Aparte de las fuentes el entorno es precioso tanto de paseos y jardines. Los Jardines fueron mandados construir por Felipe V con la idea de que tuvieran más importancia que el propio Palacio. Proyectados por el ingeniero Merchán sobre una superficie de 146 hectáreas, de las cuales 67 son de bosque, los trabajos de jardinería los realizaron Botelou y Carlier. Frente a Palacio se dispuso un jardín con tres ejes paralelos delimitados por la fuente de la Cascada Nueva, la Carrera de Caballos y La Ría.                                   













Con una extensión de ciento cuarenta y seis hestáreas, los jardines rodean el palacio y son uno de los mejores ejemplos del diseño de jardines de la Europa del siglo XVIII.
Fueron diseñados por el jardinero francés René Carlier, que usó las pendientes naturales de las colinas que circundan el palacio como ayuda para la perspectiva visual y como fuente de energía para hacer brotar el agua de cada una de las veintiuna fuentes monumentales que decoran el parque. Carlier falleció en 1722, y su trabajo fue continuado por su compatriota Esteban Boutelou (en francés Étienne Boutelou). Al contrario que en Versalles, donde tenían muchos problemas para conseguir la presión del agua para las fuentes, en el Palacio de la Granja se utilizó la propia pendiente natural del terreno para conseguir una presión no vista hasta entonces en la época lo que permite que algunas fuentes superen los 40 metros de altura.

Información y algunas fotos son  del Patrimonio y Wikipedia.


Entrada al recinto del Palacio 
Jardines fuera 


Palacio y jardines, foto archivo 
En la Granja comimos en un restaurante de la zona un buen cochinillo y después  de estar un rato en sobremesa y cantando nos volvimos a casa todas contestas. 

Cochinillo asado 

¡¡Espero que os haya gustado el reportaje!!

Os pongo otro enlace de esta provincia de Segovia

Segovia ciudad 1-9-17




Publicar un comentario