jueves, 4 de febrero de 2016

ARRUGAS EN LA SABANA IV y V Despertar y La cita, fin 1ª cp.

         Despertar

                          
                      Ventana  y silla pintada al óleo por Mamen Píriz

     Despierta al alba, una tenue claridad se desliza por las altas montañas. Carmina, cubierta con una bata anuda el cinto y se asoma a la ventana de la sala, siente frío ante la primera corriente del aire fresco del amanecer mira el reloj y se arrellana en la butaca de funda floreada con un libro de Antonio Gala en las manos. Se trata de la última publicación, “Corazón tardío”. Todavía queda una hora para despertar a los niños. Hojea con interés la obra del escritor andaluz deteniéndose en distintos pasajes de la poética e intimista narración. Ha topado con una página y no aparta los ojos de ella pero no ve sino manchas oscuras donde apenas un instante había letras. Parece que el tiempo se hubiese detenido. Carmina no percibe, sólo piensa en lo que acaba de leer: 
 El amor es la amistad íntima de la que disfrutamos esporádicamente, una amistad  desprovista por lo tanto de rutinas e insignificancias cotidianas.

      Cierto es que hay muchas definiciones sobre el amor pero casi todas, al menos así lo entiende Carmina, se mueven en un contexto prefijado de valores convencionales, en lo que ahora se denomina lo políticamente correcto; pero no, hay algo en  esa reflexión que preludia una ruptura de moldes prefabricados, algo que quizás otros han intuido pero no se ha atrevido a expresar por el infundido temor a emitir un juicio basado en el provecho personal o en una fuga de responsabilidades.  

   —¡Mamá! ¿Estás hablando sola?-Carmina, contrae instintivamente sus músculos bdominales en un vano esfuerzo por mitigar el rubor que pigmenta su rostro.



  —Bueno, no... Quería saber si soy capaz de interpretar como si estuviese en el escenario de un teatro un fragmento de este libro de Antonio Gala que me ha gustado mucho. 

   —Pero... ¡ala!, Vete a la cama y aprovecha la media hora de sueño que té queda.

     —El hijo más joven de Carmina, despeinado y con los ojos hinchados por el sueño observa a su madre con incredulidad.

      —¿Antonio Gala? -¿Sabes que es maricón?

    Carmina que ha recobrado la compostura se acerca a su hijo, lo besa en la frente y le acompaña a su habitación. Va a la cocina, saca del frigorífico la mermelada, las rebanadas de pan para tostar y del armario color castaño el bote de Cola-cao, enciende la radio que le saluda con una melodía americana y se dispone a preparar los desayunos.


         La  cita

                                         
                 Espaguetis pintado a acrílico y óleo  por Mamen Piriz

       Una vez más ha quedado sola en casa. Sus hijos habrán comenzado ya la primera clase en el Instituto. Abre la ventana de la habitación de los chavales para que, los rayos del sol primaveral inunden el recinto orientado al este. Se dispone a hacer las camas cuando suena el teléfono.

     Embargada por la emoción, escucha la voz de Salvador que le invita a salir con él pues, dispone de tres horas libres esa mañana. La conversación no ha sido larga, más bien corta pero Carmina cree haber intuido algo especial, inusitado hasta el presente en la voz de Salvador. Es cierto que la transmisión de sus palabras no ha reflejado ninguna circunstancia o sensibilidad distinta a la de otras ocasiones, pero había algo, algún mensaje subliminal en su modo de expresarlas.

      Ataviada con un ceñido suéter verde que realza provocadora sus pechos, una corta falda negra y unos zapatos de tacón alto,ha sacado unos espaguetis  del frigorífico, los ha dejado junto al fuego eléctrico de la cocina, ha amontonado unos botes de comida pre-cocinada, antes de pulsar el botón del ascensor. Una vez dentro, se contempla en la oscura imagen del espejo estrecho y rectangular. La imagen le devuelve el recuerdo de su ropa interior. No era consciente hasta este momento de que se ha puesto el sujetador y las bragas más sexy de su colección del armario.

                                     
   Un tibio sol de junio preside el firmamento azul, ribeteado por finas franjas de nubes albinas. Las semillas que transporta la brisa desde las altas montañas en flor impregnan de aroma de sauce y tulipanes las calles de la ciudad que, todavía no han sufrido la agresión ambiental de la circulación.

  Carmina camina con paso decidido por la acera flanqueada por charcuterías, una panadería, dos cafeterías y una tienda de lencería, Tuerce por una bocacalle y a unos pocos metros se detiene en seco para continuar caminando con una ligera vacilación.

  Ha visto a Salvador comprando el periódico en el quiosco. El periodista también ha advertido la proximidad de su amiga. Están  frente a frente. Se miran sonrientes a los ojos. Apenas han intercambiado algunas frases de saludo mientras caminan juntos, Salvador inicia un tímido intento de apretar la mano de Carmina en la suya pero, en el último instante ha optado por reprimir el cariñoso gesto.

  —Carmina, ¿damos un paseo en coche?  

  —Sí. ¿Por qué no?-ha respondido ella con firmeza.

  —¿Dónde quieres que vallamos?

  —Donde tú quieras.
       
    El automóvil discurre veloz a la izquierda de una avenida de hayas. Carmina rodea con su brazo los hombros y el cuello de su acompañante hasta acariciarle con un dedo su mejilla recién rasurada.
                            La ciudad ha quedado atrás.
  
                                             Pintado a pastel por Mamen Píriz



 Continuara.........
derechos  reservados

Mº Carmen Píriz García - registro: 0910304797905



Publicar un comentario