jueves, 16 de septiembre de 2021

Gatos callejeros

 

 


Gato callejero


Gatos callejeros

Hacia mediodía una gata de color miel con vetas blancas, mira tras el cristal de una ventana buscando a Lola, sus ojos tienen un brillo especial cuando la ve. Esta gata tuvo una camada de seis gatitos, ha dejado de amamantar a sus cachorros. Ahora se preocupa de vigilar que no le falte el alimento a sus pequeños. Cinco de los gatitos están corriendo jugando entre ellos, mientras que otro de sus hermanos, el más pequeño de color blanco tiene media cara y la punta del rabo color miel intenta encaramarse al árbol. Es demasiado pequeño para hacerlo, se cae.


Lola una mujer solitaria, guarda cada día en una servilleta restos de comida para dársela a sus amigos. Antes de retirarse a la siesta es el momento para llamarlos ¡Miau, miau! Y ellos acuden a la cita. Lola se pone a jugar con los gatitos. La gata sabe que el alimento para sus hijos está guardado en el papel que ella lleva en sus manos. Los gatos la conocen bien y la rodean. La gata lame sus manos, agradecida. Todos comen directamente del papel que Lola puso en el suelo. Una vez satisfechos los más pequeños corren y juegan saltando por el jardín de  Lola.


Durante la tarde ya no andan por el lugar. Hasta que llega el anochecer. Lola les lleva restos de las sobras de la cena y les pone cada día en su lugar unas bandejas con agua. Nadie como los gatos sabe quién les lleva comida.  

 250 palabras.

59 comentarios:

  1. Es evidente que Lola tiene mano para con los gatos. Muy tierno tu relato, Mamen.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y comentario Juan Carlos. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Un alma sensible para con los animales. Hacen falta más personas como Lola.
    Un abrazo y suerte en el tintero Mamen.

    ResponderEliminar
  3. Precioso relato basado en el título de una película que yo no conocía.
    Me encantan los gatos por lo que este relato ma ha gustado mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. A quien le gusta los animales es una persona sensible. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Aunque los gatos no son mis animales de compañía favoritos, ese tierno relato le ha hecho ganar puntos, je, je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se que te gustan los perros el tuyo es un pero muy bonito. Pero los gatos aunque me parece que junto a los perros son los animales que más me gustan. Ahora con mis problemas de salud no puedo tener mascotas en casa. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Qué preciosidad.Nosotros alimentamos a muchos gatos(además de los nuestros) y tu relato me ha atrapado.
    Muy feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se que te encantan los gatos ya que escribes tus historias con un gato en tu regazo. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hay gente con un don para atraer a los animales como tu protagonista.
    Un abrazo Mamen
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo que hay gente que le gustan los gatos y hacen todo lo posible para que esten a gusto. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Un relato repleto de ternura. Los animales tienen la capacidad de sentir la gracia y empatía de aquellos humanos que como tú protagonista se acercan a ellos para mejorar su vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hay animales que saben quien les da cariño y alimento y allí van. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Lindo relato y a mi me facinan los gatos. Saludos

    ResponderEliminar
  10. Bonito relato que nos transmite la bondad de Lola y su relación con los gatos. Estos bellos animales le aportan esa compañía que alivia su soledad. Mucha ternura. Felicidades! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lola era una mujer muy solitaria y los gatos le alegraron el fin de sus días. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Muy bien el nucleo de la trama del micro; en donde la soledad es recompesada por la generosidad de Lola, con la gata y sus cachorros. Un cáñlido saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Daniel. Es un micro donde la soledad se recompensa. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Un relato muy tierno, Mamen. Solo voy a acotar que mi gato me vuelve loca con sus maullidos cuando tiene hambre. No quiero imaginar una camada de gatitos hambrientos. jajaja
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hola, Mamen. Un micro tan sencillo como cargado de buenas acciones y sentimientos entre seres distintos, pero que comparten su apartamiento en una sociedad que posiblemente los haya rechazado. Quien se porta bien con los animales podrá ser muchas cosas pero dificilmente mala persona. Saludos 🖐🏼

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una mujer muy solitaria por sus conflictos con sus vecinos . Pero no era mala. Un abrazo.

      Eliminar
  14. ¡Hola, Carmen! Me alegra que el reto te haya motivado para volver a la escritura con este micro que nos muestra la bella relación de Lola con los gatos, una historia que nos hace ver que el prójimo al que debemos ayudar no tiene por qué ser de nuestra misma especie. PD. para futuras participaciones recuerda que debes dejar el enlace a tu relato en los comentarios de la entrada de El Tintero de Oro para que pueda verla seguro. En FB no suelo conectarme demasiado. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias David, no me di cuenta que había dejado el enlace en Facebook. Haber si cojo la dinámica de escribir. Al jubilarme di un vuelco a mis tareas que hacia antes y poco a poco las voy recopilando. Un abrazo.

      Eliminar
  15. En cuanto a esa película. No tenía ni idea de que existía. Me gusta, trataré de verla. Gracias por la recomendación.
    Pasando a tu escrito: Muy claro y visual ¡Punto a favor! Su género no es cuento, es "estampa" en tanto y cuanto no existe punto de quiebre o conflicto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película es un similar a la historia. Pero es un tema que siempre se dio con los animales. Y puede generar la bondad a los animales y quebrar conflictos con las personas. Un abrazo.

      Eliminar
  16. Hola, Mamen. Qué relato más sensible nos traes. Deberían existir munchas más "Lolas" en el mundo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bruno y las hay. Pero a veces nos volcamos en los animales y olvidamos a las personas sobre todo los excluyentes y los mayores. Un abrazo.

      Eliminar
  17. Hola, Mamen. Un relato muy tierno. La frase final me ha encantado. Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Hola, Mamen. ¿Qué tal tu veranito?
    No he visto la peli, pero tu relato me recuerda a una tal “Lolita plumas”, una “loca” icónica y anarquista, musa de escritores, músicos y artistas, que durante décadas vendía clínex, chicles y postales por la zona del puerto de Las Palmas. A su muerte le hicieron una estatua rodeada de gatos, pues como la Lola de tu cuento, alimentaba a todos los del barrio porteño.

    Por aquí tienes a Lolita
    https://youtu.be/rbMv-FnL9Co


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isabel, mi verano ha sido tranquilo por aquí cerca visitando los pueblos de alrededor. Teníamos un viaje programado a la isla de la Palma para setiembre pero lo anulamos por el tema del volcán. Esperamos ir en otro momento. Esta lolita plumas de las Palmas que me has puesto un video las hay es casi todos los lugares. Son personas que dan amor por todos los rincones cuando se las conocen. Un abrazo.

      Eliminar
  19. Hola, Mamen. Tu relato, dulce y sensible, me ha recordado la relación que se crea entre los gatos y algunas personas, incluso sin apenas conocerse. Y siempre a voluntad del felino. Es una de las mascotas cuyo carácter siempre me ha fascinado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carles tanto los gatos o perros dan cariño a quien se porta bien con ellos. Son animales entrañables. Un abrazo.

      Eliminar
  20. Hola Mamen, el leerte me dije, este relato retrata el alma sensible de Maria del Carmen, así te sentí, como si fueras esa Lola que alimenta y acaricia a esos gatitos y a su madre...

    Hermoso y generoso tu relato, la película no la conozco. Abrazos y gracias por el deleite de leerte.

    P.D. Aunque no soy amante de las mascotas, tengo dos hermosos gatos en mi casa, ja, ja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga es un retrato que no me pertenece. Soy sensible a los animales y los tuve hace tiempo. Por mi salud no puedo tener mascotas en casa. Pero valoro mucho a la gente que le gustan los animales. Un abrazo.

      Eliminar
  21. Hola Mamen, has retratado casi a la perfección a una vecina que cada día hace similares rituales. Por el pueblo hay,por suerte mucha gente que ayuda a los gatitos. Mi esposo también da comida a los hermosos y sabios amiguitos felinos.
    Me ha gustado mucho. Tiene mucha sensibilidad tu micro.
    Gracias!
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mila siempre hay que cuidar a los animales. Antes detrás de mi casa venían gatos callejeros pero el ayuntamiento los fue eliminando y ya no hay gatos por aquí. Pero ahora admiro a los patos que hay en el rio cuando vamos a caminar por el bidegorri. Un abrazo.

      Eliminar
  22. Que buena estampa con lo smininos, que son ya muchos, habara que regalarlos supongo, porque seis bocas que alimentar y limpiar enloquecerian hasta al mas guapo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese lugar siempre hay gatos y no le falta gente que los alimente. Otro problema son algunos vecinos que no les gusta. Un abrazo.

      Eliminar
  23. Un relato muy tierno y agradable, un buen homenaje para todas las "lolas" que se dedican a cuidar a los animalitos. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hay en cada pueblo una Lola que mira y alimenta a los gatos callejeros. Un abrazo.

      Eliminar
  24. ¡Hola, Carmen! Una emotiva y tierna historia que al leerla me ha llevado a una vecina que hace lo mismo con los gatos callejeros. Los vecinos están hartos, pero yo los veo desde la ventana de mi cocina y es un placer cómo juegan entre ellos y uno pequeñito se esconden en una maceta y va sacando lentamente su cabecita para mirarme.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Los gatos callejeros es lo que tienen que se acostumbran a las personas si se les da comida. Son muy tiernos cuando juegan. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Te ha quedado precioso, lleno de ternura y sensibilidad. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El desvan de Vicensi, gracias por tu visita y tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  27. Hola, Mamen. Se aprecia el amor por esos animales y lo trasmites de maravilla. Como, a su vez, el amor de los gatitos por su madre. Un cuento tierno y bonito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Respuestas
    1. Rajana. Thank you very much for your visit, I hope you come back. A hug.

      Eliminar
  29. Hola Mamen, un bello micro que denota un gran amor por los animales, los gatos en si mismos dan para escribir mil historias, pero en esta has transmitido muy bien esa amor interno, con esa gran frase final. Un saludo, enhorabuena, y fuerte abrazo. Gran micro.

    ResponderEliminar
  30. Muchas gracias Mik Way por tu visita y tu comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Es un placer volver a leerte y de paso agradezco tus letras de recibimiento.
    He leído esta entrada y bien podría ser yo Lola, este verano y ya finalizando el pasado, apareció por mi casa de campo una gata, estaba preñada y yo empecé a darle comida.
    Este verano ha vuelto a aparecer y ya he logrado que se acercase un poco más a mí, los gatos salvajes no se adaptan a ser buenos animales de compañía, les gusta cazar y necesitan libertad.
    A mí nunca me han gustado los gatos, les tengo miedo por algo que me ha pasado con uno cuando era pequeña, pero esta gata...
    Te dejo un fuerte abrazo con mis cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Kasioles los gatos van a donde le dan cariño y comida, Una amiga mía que no es Lola recogió tres gatos en un contenedor (los habían tirado allí) uno de ellos estaba mal herido y lo curó. Desde entonces los tienen en su huerta y cada día los alimenta. No entran en su casa pero andan siempre por allí. Un abrazo.

      Eliminar